Un cuento antinavideño que enternece

  Cultura

Un cuento antinavideño que enternece

‘La señora Potter no es exactamente Santa Claus’ está considerado entre los mejores libros del año. Laura Fernández crea un mundo sin igual

Laura Fernández
Laura Fernández, autora de la obra La Señora Potter no es exactamente Santa Claus.Cortesía

A la desapacible, helada y blanca ciudad de Kimberly Clark Weymouth, un día le llegó un milagro. Pero no era una hazaña de corte papal,  o algún evento paranormal. El milagro fue el arribo de una mujer: Louise Cassidy Feldman.

Ahí, la joven escritora ideó un cuento que poco después maravillaría al mundo. Este, titulado ‘La señora Potter no es exactamente Santa Claus’, abría con la historia de una mujer triste, la señora Potter, que concedía deseos a niños tristes. El relato se hizo tan popular que puso a la fría ciudad sobre el mapa, pues todos sus fanáticos querían conocer la localidad en la que fue escrita.

Con esta premisa arranca ‘La señora Potter no es exactamente Santa Claus’, novela recientemente publicada por la escritora española Laura Fernández y que se ha convertido en un éxito en ventas.

“Yo escribo sobre los lugares que quiero habitar. En este caso empezó siendo una novela sobre alguien que quiere cambiar su origen, pero se acabó convirtiendo en recoger casi todo lo que pienso sobre la maternidad, la creación, el mundo de hoy (...) es mi novela más íntima”, reflexionó la autora.

La obra, que le tomó cinco años, es una especie de matrioska rusa, una historia dentro de otra historia, pues tras la fama del relato de la señora Potter, el pueblo de Kimberly Clark Weymouth pudo reactivar su economía. Entre los habitantes que lograron estabilizarse estuvo Randal Peltzer, quien abrió una muy exitosa tienda de souvenirs.

Imagen MPXK3EVBERBDLBLMF2FQFBTQQY

León, un íntimo relato sobre su legado

Leer más

Ahí, en ese punto, entra Billy, hijo de Randal y protagonista de la novela de Fernández. Y es que el joven manifiesta en voz alta lo que el resto del pueblo sufre en silencio: les avergüenza ser conocidos como la localidad de la señora Potter, pero el turismo es lo único que los mantiene a flote.

Pese a ello, Billy está listo para irse, y en ese proceso el pueblo se divide; un verdadero cuento antinavideño.

“Me he dado cuenta de que en esta novela, más que en ninguna otra de mi carrera, se ve la influencia de Roald Dahl, pues parece un cuento para adultos que mantienen el juego del niño que fueron. Este tipo de libro solo lo puede leer con disfrute alguien que intenta mantener vivo el niño que fue, que creo que es el mejor antídoto contra la realidad y la sociedad contemporánea que nos intenta destruir. Los personajes son una vela encendida y la realidad se encarga de ir soplando para poder apagarla, y así se mantienen”, analizó la autora.

Curiosamente Fernández, quien es periodista, evita trabajar con la realidad en sus novelas, y afirma que esta es una decisión que aplica siempre de manera consciente.

“No es aleatorio, elijo escribir ficción.    La realidad me parece limitada, aburrida, gris, obligatoria… La realidad es hacer cosas todo el rato que no necesariamente son para ti. Pero en la ficción tú puedes hacer lo que quieras”.

Pero no solo quienes mantienen vivo a su niño interior han disfrutado la obra, pues esta ha ganado, en el breve tiempo desde su publicación, varios galardones y ha sido elegida entre las mejores del año por publicaciones de Iberoamérica, entre ellas los diarios El Mundo    y Vanguardia.

El humor es un eje recurrente en la obra, y una característica de la escritura de Fernández. Su uso es uno de los elementos más enternecedores de esta gran novela.

“No tomarse en serio es fundamental para tomarse en serio como es debido, es decir, sintiéndose un personaje de una comedia absurdamente genial”, remató Fernández.

  • Título: La señora Potter no es exactamente Santa Claus 
  • Género: Novela editorial: Random House 
  • Biografía de la autora: Nació en 1981. Estudió Periodismo y ejerce como reportera freelance para numerosas publicaciones europeas.
  •  En 2008 publicó su primera novela, ‘Bienvenidos a Welcome’, que se convirtió en un éxito en ventas. También ha publicado ‘Wendolin Kramer’ y ‘La chica zombie’.