Cine

Las revelaciones del último amante de Judy Garland

Con motivo del próximo estreno del filme que retrata la vida de la gran artista, el pianista John Meyer habla de la relación que mantuvo con ella.

65963807_386833821940647_561476844381119253_n(1)
Judy Garland fue una de las grandes estrellas de la era dorada de HollywoodInstagram

En enero de 2020 llegará a los cines de Ecuador y de todo el mundo, Judy, el filme que recrea la vida y obra de la cantante y actriz Judy Garland. Por ese motivo, son muchas las revelaciones que salen a luz en estos días sobre la mítica estrella de Hollywood. 

El pianista John Meyer, quien ahora tiene 79 años pero que había cumplido 28 cuando conoció a la mamá de Liza Minnelli, ha revivido algunos momentos de los que compartió íntimamente con la inolvidable protagonista de El mago de Oz y Ha nacido una estrella. 

Foto de Sistema Grana (30819279)

La crítica: Last Christmas, otra oportunidad para amar

Leer más

Un amigo en común los presentó y cuando esto ocurrió la Garland ya se había divorciado en cuatro ocasiones y tenía tres hijos de dos de esos esposos.

Para ese momento, la diva estaba completamente arruinada, tenía deudas con el fisco, después de que su agente financiero le hiciera una mala jugada. No tenía dónde vivir y era huésped del hotel Saint Moritz de Nueva York con sus dos hijos pequeños. Después de engañar a la administración de mil maneras, la echaron por no pagar la cuenta.

"Ella tenía una maleta, un vestidito negro, un par de medias y unos zapatos de tacón. Eso era todo. Ah, y un abrigo de visón", recuerda Meyer. Rápidamente se fueron a vivir a Park Avenue, una de las calles más lujosas de la ciudad... pero al apartamento de los padres de él. "Al fondo había una habitación libre, se la enseñé y me dijo: 'Perfecto, me mudaré aquí". Entonces Garland estaba literalmente en la lona, a tal punto "solo tenía un billete de cinco dólares en el monedero", añade él. Sus últimos años los vivió a base de vodka y Ritalin, un fármaco usado para tratar la hiperactividad. 

El filme del que ya se pasa el tráiler en las salas de cine de Ecuador, será protagonizado por Renée Zellweger, cuya soberbia actuación ya ha sido compensada con una nominación a los premios Globos de Oro.