Ocio

Arturo Peniche se separa de su esposa tras 38 años de matrimonio

El galán mexicano de telenovelas como 'María Mercedes' atraviesa una crisis conyugal y afirma que el coronavirus arrasó con su relación.

Arturo-Peniche
Con su esposa, Gabriela Ortiz.Redes sociales

Uno de los galanes más queridos y populares de la TV mexicana y de América Latina, Arturo Peniche se separó de su esposa, Gabriela Ortiz, desde hace aproximadamente un mes y medio, tras 38 años de matrimonio.

Gabriela Pazmiño

A pesar de la orden de prisión preventiva en su contra, Gabriela Pazmiño celebra los 14 años de su hija

Leer más

Durante la transmisión del programa ‘En casa de Mara’, con la periodista Mara Patricia Castañeda, el actor de 58 años confesó que la relación se fue desgastando hasta el punto de sentirse como un estorbo.

"Cuando ya tu pareja comienza a ver demasiados defectos en ti, es porque ya estás estorbando, para el buen entendedor, pocas palabras.... ya siento que estorbo, que no funciono como hombre, no sirvo y tengo ganas de seguir funcionando como hombre y amando como la amo, pero ya me di cuenta que le estorbo y me tengo que quitar de ahí”, comentó.

Sin embargo afirmó que no considera el divorcio como una opción. No quiero fracasos en mi vida por eso no me divorcio… jamás me voy a divorciar... a lo mejor ella necesitará divorciarse algún día, pero no creo que se pueda dar”.

La pandemia por el coronavirus impactó en su entorno familiar malogrando la relación con su esposa, con quien está casado desde 1982.

Rafael Cuesta

Rafael Cuesta: "Ya no me gusta lo que hago"

Leer más

Ella llegó a recriminarle su ausencia durante el periodo de confinamiento. Arturo Peniche se encontraba lejos de su casa grabando y no podía acercarse a la ciudad para reducir el riesgo de contagiarse, lo que provocó el malestar de su pareja, pero aseguró que se mantuvo al pendiente del bienestar de sus familiares.

El hijo del protagonista de 'Amor en silencio' y 'María Mercedes', el actor Brandon Peniche dijo: “Sé el matrimonio que tienen y conozco perfectamente a mi papá, las relaciones humanas son muy complicadas, sabemos que hay altibajos. Somos personas ordinarias con un trabajo extraordinario, somos iguales a cualquier otra persona”.