Ocio

Arthur Hanlon: "Yo canto con mis manos"

El concertista estadounidense se acerca al mercado latino de una manera más íntima con un disco cantado por mujeres

Arthur Hanlon
Arthur Hanlon para el disco Piano y Mujer.Cortesía

Piano y mujer. Manos y voces. Estos elementos, juntos, han creado un trabajo musical lleno de una gran belleza, ternura y temple femenino. Piano y mujer es el nombre del décimo álbum de Arthur Hanlon, pianista estadounidense que desde sus años universitarios ha estado cerca del mundo latino, del cual se confiesa un enamorado.

Según su biografía, inició su carrera a principios de este milenio. Él mismo cuenta que la mezcla de culturas siempre le ha sido familiar al ser hijo de migrantes irlandeses. Se crió en Detroit, Michigan, y desde su infancia estuvo conectado con el piano, el instrumento que le permite hablar con sus manos. En su adolescencia decidió mudarse a Nueva York para estudiar música. Fue allí, en el centro de educación Manhattan School of Music, que como estudiante se conectó con el español y la cultura latina. “Era un barrio lleno de boricuas, dominicanos y colombianos. Busqué inspiración y me conecté con el merengue, la salsa, la bachata. Todo eso llenó mis oídos”, explica a EXPRESIONES.

Matías Novoa

Matías Novoa: Un galán que va pasito a pasito

Leer más

La dirección de su carrera cambió y ahora, con más de 20 años en la industria, Arthur ha podido ser compositor, arreglista y también hacer colaboraciones con las estrellas latinas más destacadas. En su lista figuran Marc Anthony, Laura Pausini, Natalia Jiménez, Bernie Williams, Cheo Feliciano, Chino y Nacho, Ozuna, Chocquibtown y Ricardo Montaner.

“En la música latina es el ritmo lo más destacado. No importa si es ranchera, rock o tango, siempre es contagioso y esa es su gran atracción. Y hay mucho piano en eso”.

Esta cuarentena, la inspiración lo llenó. El tiempo libre y las amistades lo llevaron a armar este proyecto de piano compuesto de 13 canciones. Aquí participan varias de sus amigas del mundo del espectáculo, entre ellas Kanny García, Natalia Jiménez, Goyo, Nella y Evaluna Montaner.

“El título y el concepto nacieron en la pandemia. Pero yo me enamoré de la idea cuando tenía 17 años y empecé a tocar en clubes y bares. Muchas veces la gente no tenía para pagar a una banda entera, entonces me contrataban con la frase: “Arthur con el piano y la mujer”. Y no sé. Es un formato que me encanta”, acepta.

Es un regresar a sus orígenes y llevarlo a otro sitial con una gran puesta en escena, grabada desde el Faena Theater de Miami y transmitida en streaming por HBO Max y HBO Latino a mediados de abril.

Valentina Ferrer y J Balvin

J Balvin se está preparando para ser papá

Leer más

Trabajando con amigas

  • “Yo creo mucho en la energía y la química, por eso ellas fueron las escogidas”, explica Arthur sobre las voces femeninas que forman parte de su disco.

  • “Kanny García y yo nos conocimos hace varios años en una cena pequeña con varios amigos e inmediatamente hablamos de la música. Fue como por tres horas que me contaba que ella también toca violonchelo”.

  •  ”Con Natalia Jiménez llevamos de amistad algo más de ocho años. Yo grabé el disco Encanta del Caribe, en el que también ella participó, así nació esta cercanía”.

  • “A Goyo la conocí cuando trabajé un sencillo con Chocquibtown y desde ahí me enamoré de su voz”.

  •  “Y a Evaluna la conozco por su papá, Ricardo Montaner. Una de mis primeras canciones que llegaron a Latinoamérica fue cantada por él (Ya te olvidé). Entonces la conozco hace muchos años”.

Imperdibles

  • Primero se grabó la música en estudio. Luego se pensó en llevar el resultado a la parte visual.

  • Por las restricciones del COVID, fue un reto reunir a los artistas para llevar a cabo la presentación. Goyo estaba en Colombia, Evaluna en Miami, Kanny en Puerto Rico, Natalia en México y Nella entre Nueva York y Venezuela.

  • HBO se emocionó por la nostalgia y energía del proyecto. Así fue como se concretó esta difusión por televisión.

  •  Se grabó el 15 de octubre de 2020 en el hotel Faena que estaba completamente cerrado. Allí quitaron todos los muebles y mesas para convertir el teatro en un gran escenario.