Actividades artísticas: A la espera de un golpe de suerte

  Ocio

Actividades artísticas: A la espera de un golpe de suerte

EXPRESIONES conversó con el actor guayaquileño Fernando Moya sobre la situación cultural en New York. Además, le contamos cómo se vive en la ciudad y en Europa.

SudsLincolnCenter2020_HyphenPhotography-14
Fernando Moya en Suds, una experiencia multisensorial para niños que tuvo lugar en el Lincoln Center de Nueva York Foto: cortesía Fernando Moya

“Los artistas tenemos la devoción de un monje por nuestro trabajo y, como los monjes, algunos tendremos visiones y otros trabajaremos toda nuestra vida para conocer la gloria”, escribió Julia Cameron en el final de la introducción de su reconocido libro El camino del artista

Cuando dedicarse al arte continúa siendo subestimado en ciertas partes del mundo, aparecen personas que inspiran a otros que hacerlo no es una locura. El actor guayaquileño Fernando Moya vive desde hace 8 años en Nueva York, una ciudad de la que está completamente enamorado y en la que, por supuesto, se respira en cada esquina creatividad y pasión por este mundo.

Se vale todo

Se vale todo, un canto a la libertad y a la vida

Leer más

La experiencia de estar fuera de su país por tanto tiempo le ha permitido crecer en lo personal y profesional y ha abierto su mentalidad ante la importancia de la visibilidad de la diversidad, asegura. La interrogante de qué pasará con el futuro, qué podremos hacer y qué no ataca a las personas de todas las profesiones, sin embargo, y como se ha dicho varias veces, el sector cultural sigue sintiendo los estragos de no poder resurgir del todo de esta crisis mundial que trajo la pandemia.

¿Cómo se vive allá? Fernando cuenta que antes de la cuarentena participó en la obra ZeroSpace por 8 meses y cuando esta llegó, se canceló todo inmediatamente. Broadway, Lincoln Center y Metropolitan son los que marcan de alguna manera el futuro de la danza, la música y el teatro en vivo en la ciudad, siguen todavía sin una fecha oficial de saber cuándo reabrirá todo, y ya anunciaron que hay algunas famosas ‘performances’ que no se verán nunca más. La incertidumbre puede que aumente, pero las ganas de hacer arte, están intactas.

En una reciente publicación en EXPRESIONES, el director artístico del Teatro Sánchez Aguilar, Ramón Barranco, reconoció que el teatro vía streaming seguirá por un largo rato, sin embargo, jamás igualará a la experiencia de estar en vivo, y en esto también coincide Moya.

Para cambiar un poco la sensación de distancia de esta nueva modalidad de consumo, con la compañía You&I de la que es cofundador junto con su compañera Allie Marotta crearon algunas puestas en escena con el objetivo de volverlas más interactivas para la audiencia. 

Una de ellas es Hearts of Cranes, en la que invitan a las personas que están detrás de la pantalla a crear un origami. Pensamos en cómo podríamos ofrecerles un momento restaurativo, de exploración, en el que al mismo tiempo puedan entretenerse y disfrutar. Creamos este mundo de teatro inmersivo donde hay un intercambio con las personas, señala.

Es momento de crear nuevas oportunidades, reitera el también bailarín, quien está dispuesto a entregarlo todo a esta actividad que tan pleno lo hace, y con la que cada día, confirma y redescubre que escogió el camino indicado.

  • “Hay que ser multitasking”

¿Qué pasa con los actores? La actriz guayaquileña Cristina Tomsich dice sentirse insegura. “De lo que me he dado cuenta en este tiempo es de que los guayaquileños sí accionamos, aunque nos saltamos algunas partes del proceso. En noviembre del año pasado tuve bastante trabajo y sentí cierta reactivación económica. Pero ahora se siente lo contrario, hay mucha incertidumbre de saber si van a volver a cerrar los teatros. De todas maneras, los artistas vivimos con este sentimiento constantemente, porque la verdad es que hay muy pocos que se dedican únicamente a esto. Hay que ser multitasking y el contexto actual nos obliga aún más”, señala.

Adelanta que está preparando una obra para ser presentada en febrero en Pop Up, pero está a la expectativa de saber si podrá presentarla o no.

  • El teatro en Guayaquil

El espacio teatral Pop Up en Guayaquil está abierto desde hace unos meses, con funciones en las que se obliga al uso de mascarillas y cortinas de plástico que separan al público de los actores. La situación no ha sido tan compleja para ellos, simplemente porque la esencia de esta propuesta siempre fue con un aforo reducido.

No es el mismo caso del Teatro Centro de Arte, cuyo director de Marketing, David Faggioni, asegura que debieron rediseñar las actividades. “El cambio no ha sido sencillo y hemos tenido fuertes repercusiones a nivel financiero en nuestra institución. La economía del país se ha visto afectada de manera general y el entretenimiento artístico es la primera reducción que realizan las familias, priorizando los gastos fundamentales”. En 2020, su oferta de eventos presenciales y virtuales fue muy variada y, poco a poco, el público fue retomando la confianza, “pero las medidas restrictivas que se tomaron al final del año de alguna forma representaron pasos hacia atrás en los avances logrados”

¿Lo que esperan para este año? Regresar a la presencialidad en las escuelas de arte con un plan piloto que está a la espera de aprobación, asegura Faggioni. Y agrega que, en cuanto a eventos, manejarán tres modalidades basadas en lo aprendido el año pasado. “Ofreceremos eventos presenciales de gran formato en nuestro teatro principal al 50% del aforo, así como conciertos y obras infantiles en el teatro experimental. Mantendremos nuestros programas virtuales con contenidos culturales para nuestros medios digitales y transmisiones en vivo de los eventos de entrada libre como por ejemplo los conciertos de la Orquesta Filarmónica Municipal”.

  • En Europa continúa el reclamo

Luego de una serie de protestas llevadas a cabo el año pasado en España con el eslogan ‘La cultura es segura’, lideradas por personas relacionadas a la industria que pedían que los dejen volver a sus actividades, este 2021, las cosas han resultado mejores. Los teatros más pequeños abren sus puertas con aforo limitado.

80323320_1010024026007476_2642344819157893120_o

'Matar a un conejo', o cómo patear el pedestal donde yace la poesía

Leer más

Sin embargo, en otras ciudades del Viejo Continente como Berlín y países como Suiza, Francia, Reino Unido e Italia, los reclamos continúan y hasta han enviado una carta al Parlamento Europeo firmada por grandes personalidades relacionadas, en la que exponen la necesidad de la reapertura inmediata por el bien de la sociedad y de quienes trabajan dentro.