Ocio

Los 30 años de Mundo de fieras

La telenovela venezolana consolidó la carrera actoral de Catherine Fulop quien era la chica del momento.

Luis José Santander, Rosalinda Serfaty, Catherine Fulop y Jean Carlo Simancas.
Luis José Santander, Rosalinda Serfaty, Catherine Fulop y Jean Carlo Simancas en 1991.Instagram

Luego del éxito de Mi amada Beatriz (1987), Abigail (1988) y Pasionaria (1990), la actriz venezolana Catherine Fulop se anotó otro éxito con Mundo de fieras, la producción de Venevisión cuya truculenta trama conquistó también a la audiencia ecuatoriana.

Era 1991 y cada noche, por la pantalla de Telecentro (TC), el televidente sufría por las vicisitudes de Charito, interpretada por la Fulop, una joven campesina cuya madre moribunda logra contactarse con Leoncio (Orangel Delfín), el padre de la muchacha a quien comunica que debe hacerse cargo de ella.

Belinda y Lupillo Rivera

Lupillo Rivera se disculpa con Belinda

Leer más

El hombre, de buena posición económica, vive en Caracas con su esposa Miriam (Chelo Rodríguez) y su hija, la desequilibrada Joselyn (Rosalinda Serfaty). Ambas tratan de la peor manera a Charito, quien trabaja como sirvienta. Todo empeora cuando fallece Leoncio. En medio de tanta tragedia surge la figura de José Manuel Bustamante (Jean Carlo Simancas), quien se enamora de Charito. El único problema es que él está casado con Joselyn. 

Para el actor, director y productor venezolano Jeff Nieto, al hablar de Mundo de fieras existe un antes y un después en la vida artística de Catherine Fulop. “Ella ya era una figura internacional cuando transmitieron esta telenovela maravillosa que no solo triunfó en la televisión venezolana, hablamos de un producto de exportación”.

Danilo Carrera

Danilo Carrera en un clásico de Lucía Méndez

Leer más

El presentador de En contacto Henry Bustamante recuerda que el año en que se transmitió esta producción se encontraba en el primer año de colegio. “Ella arrastraba dos éxitos: Abigail y Pasionaria, y en la época de Mundo de fieras gozaba de gran popularidad. Para Rosalinda Serfaty fue un reto al interpretar su primer antagónico. El formato del cuento de hadas gustó mucho en ese entonces, ahora se opta por presentar historias más reales, los gustos y las situaciones cambian”.