Guayaquil

Vecinos de La Pradera 3 exigen atención

La maleza abunda en los parques. Piden ayuda al Municipio

Pradera
Hecho. En esas condiciones permanece el parque de la manzana D.Diana Sotomayor

Quienes habitan en la ciudadela La Pradera 3, en el sur de Guayaquil, se quejan de que los niños del vecindario no tengan cómo distraerse, debido al estado en el que se encuentran la mayoría de sus parques.

LA PRADERA

La Pradera anhela que su bosque sea un centro cultural

Leer más

“Los chicos están de vacaciones y ni siquiera en esos espacios pueden distraerse. Hay maleza por todos lados y, con ello, mosquitos. Toca tenerlos encerrados en casa, o llevarlos al mall, que tampoco es lo más cómodo”, manifiesta a EXPRESO Mariana Delgado, residente de la manzana D, villa 84, donde precisamente se encuentra un pequeño parque donde la maleza supera casi el metro de altura.

En el sitio, donde existe una pequeña gruta, ya ni las familias pueden reunirse a rezar porque resulta incómodo instalarse allí.

Antes, agrega Ismenia Santos, también residente, las familias se congregaban por las noches. Y mientras los adultos oraban, los niños jugaban en el parque. “Ahora no podemos hacer ni lo uno ni lo otro. Los chicos se sientan en los juegos y el monte les llega a la cintura. Ahora no nos queda de otra que conversar solo en las veredas”, advierte.

Los residentes, quienes aseguran que la situación es la misma en La Pradera 1 y 2, piden al Municipio de Guayaquil que el personal de áreas verdes recorra el vecindario para que empiecen a regenerar los espacios que, lamentan, necesita ser mejorado.

PRADERA 2 PEATONALES

La Pradera 2 tiene peatonales que demandan regeneración

Leer más

“Sería interesante que sean más acogedores, tengan sombras. En La Pradera necesitamos espacios para compartir, como antes, entre vecinos”, coinciden los residentes, al solicitar también a las autoridades mayor atención respecto a la iluminación del sector y la basura. 

"Por la lluvia, ahora observas los desechos en todos lados. Limpiamos, pero las alcantarillas están tan sucias, repletas también de basura, que todo sale a flote", se queja Mérida Morán, habitante de la tercera etapa.