Guayaquil

La Universidad Laica abre un salón de estimulación temprana

Los estudiantes de Educación Inicial y Psicopedagogía aprenden la importancia de esta actividad

Estimulaciój Temprana
En el área socioafectiva se le enseña al niño a perder el miedo y a relacionarse con los demás.Amelia Andrade / EXPRESO

La Universidad Laica Vicente Rocafuerte aperturó un salón de estimulación temprana para desarrollar al máximo las capacidades cognitivas, físicas y psíquicas de los niños de 0 a 6 años de edad; y para que los estudiantes de Educación Inicial y Psicopedagogía tengan un espacio para poner en práctica lo aprendido en el aula.

La estimulación temprana es un conjunto de medios, técnicas y actividades con base científica y aplicada en forma sistémica y secuencial que se emplea en niños desde su nacimiento hasta los seis años, para desarrollar al máximo sus capacidades cognitivas, físicas y psíquicas. También permite evitar estados no deseados en el desarrollo y ayudar a los padres, con eficacia y autonomía, en el cuidado y desarrollo del infante.

Conlleva cambios que se ven favorecidos por la intensa plasticidad neuronal ocurrida en los primeros seis años de edad. Su correcto aprovechamiento supone convertirse en un adulto con cualidades cognitivas que benefician la calidad de vida (ámbito académico, laboral, personal, etc.).

Para favorecer el óptimo desarrollo del niño, las actividades de estimulación se enfocan en cuatro áreas: cognitiva, motriz, lenguaje y socioemocional.

Estimulación temprana
Los niños aprenden habilidades y destrezas a través de varias actividades.Amelia Andrade / EXPRESO

El área de lenguaje está relacionada a las habilidades que le permitirán al niño comunicarse con su entorno. Los expertos recomiendan hablarle al niño de manera articulada, relacionándolo con cada actividad que realice, de esta manera reconocerá los sonidos o palabras que escuche dándoles un significado para luego imitarlos.

El área cognitiva le permitirá al niño comprender, relacionar, adaptarse a nuevas situaciones, haciendo uso del pensamiento y la interacción directa con los objetos y el mundo que lo rodea. Para desarrollar esta área necesita de experiencias, así el niño podrá desarrollar sus niveles de pensamiento, su capacidad de razonar, poner atención, seguir instrucciones y reaccionar de forma rápida ante diversas situaciones.

El área motriz está relacionada con la habilidad para moverse y desplazarse, permitiendo al niño tomar contacto con el mundo. También comprende la coordinación entre lo que se ve y lo que se toca, lo que lo hace capaz de tomar los objetos con los dedos, pintar, dibujar, hacer nudos, etc.

Para desarrollar esta área es necesario dejar al niño tocar, manipular e incluso llevarse a la boca lo que ve, permitir que explore pero sin dejar de establecer límites frente a posibles riesgos.

El área socioemocional incluye las experiencias afectivas y la socialización del niño, que le permitirá sentirse querido y seguro, capaz de relacionarse con otros de acuerdo a normas comunes.

Los programas de estimulación temprana ayudan a los padres a llevar las técnicas al hogar.

Quienes se forman como docentes en diferentes niveles, especialmente aquellos que siguen las carreras de Educación Inicial o Psicopedagogía, ven en su malla curricular asignaturas que tienen relación con el desarrollo físico e intelectual de los niños.