Fernando Córdova: “Urdesa ha presentado altibajos por inseguridad, falta de parqueo y regeneración incompleta”

  Guayaquil

Fernando Córdova: “Urdesa ha presentado altibajos por inseguridad, falta de parqueo y regeneración incompleta”

El ingeniero civil vive desde hace 63 años en la tradicional ciudadela, donde inspeccionó la colocación de las primeras tuberías de agua potable y alcantarillado

ENTREVISTA A FERNANDO cordova (7053766)
El ingeniero Fernando Córdova mira fotos del recuerdo, de es época en que trabajó para inspeccionar la instalación de tuberías en Urdesa, en el siglo pasado.JIMMY NEGRETE

Una pared con títulos profesionales y galardones se destaca en la casa del ingeniero Fernando Córdova. No solo tiene el reconocimiento de Accur, que recibió este año por su aporte civil, también sobresalen otras por su trabajo voluntario y profesional a favor de Guayaquil, en especial de Urdesa, la ciudadela de la que habla en dos tiempos: la del siglo XX y la del siglo XXI. El próximo 15 de noviembre, Córdova cumplirá 90 años de vida.

CAMARA DE SEGURIDAD UR (7008927)

Por la unión de los vecinos hay más ojos que vigilan Urdesa

Leer más

- ¿Cómo era Urdesa cuando usted llegó y qué edad tenía en ese entonces?

- Tenía algo más de 20 años de edad, era estudiante en la universidad, de Ingeniería Civil, y era trabajador del Municipio. En ese entonces se construía Urdesa y era quien inspeccionaba a los topógrafos. Al poco tiempo salí del Cabildo y empecé a trabajar directamente para la urbanización, allí me tocó inspeccionar la instalación de la tubería de agua potable y de alcantarillado. Además de ver que se hicieran las calles. A los pocos años me casé y compré un terreno aquí y yo mismo edifiqué mi casa.

- Toda esa tubería que usted inspeccionó ya terminó con su vida útil. Interagua ha tenido que ir cambiando ante el reclamo de los moradores, cuando se ha dañado.

- Claro, todo tiene una vida útil. Ahora hay partes en Urdesa que se inundan y sé que ha habido varios proyectos para evitar esto, vamos a ver cómo nos irá con las lluvias de 2022.

- Y, ¿cómo era la vida en este sector, en la década de los 60, 70?

- Sumamente tranquila, no había robos. Había seguridad. Los niños de esa época salían a jugar y andar en bicicleta sin el susto de ser asaltados. Entre las décadas 80 y 90 las autoridades tuvieron que combatir los carros que ponían música a todo volumen. Eran jóvenes que se ponían a beber y comer, pero hasta ese entonces no había el problema de la droga como hay ahora en todo Guayaquil. Tampoco eran chicos que asaltaban.

El contextoEl ingeniero Fernando Córdova fue uno de los ciudadanos galardonados este año por la Agrupación Cívica, Social y Cultural de Urdesa (Accur), por aportar al crecimiento de la ciudadela. Su contribución ha sido constante y desde que se inició la construcción de la urbanización, de la que añora su tranquilidad y seguridad.

- ¿Qué le falta a la Urdesa de 2021?

- Las bancas deben tener un techo que proteja del sol y de la lluvia. Extraño lo amplia que era la avenida (Víctor) Emilio Estrada, el Municipio la acortó para dar espacio al parqueo. Se debió pensar en edificios de parqueo. He visto un terreno entre Guayacanes e Higueras donde se puede construir uno. Urdesa siempre ha pretendido ser el nuevo centro del Puerto Principal, pero ha tenido altibajos por la inseguridad, falta de parqueo y la regeneración. El Municipio no ha terminado de arreglar todas las calles de la urbanización.

Los accesos al sitio han sido bloqueados por la Policía.

Guayaquil: Asesinato y choque múltiple en Urdesa

Leer más

- ¿Qué extraña de la Urdesa del siglo XX?

- La tranquilidad, el silencio. Ahora hasta los carros hacen más ruido, además que van a toda velocidad; por esto es que sugiero que la Agencia de Tránsito y Movilidad ponga más rompe velocidades. Ahora hay desniveles en las vías, que deben ser solucionados por el Municipio.

- ¿Por qué hay estos desniveles? EXPRESO ha publicado varios artículos sobre esas quejas de los moradores.

- Eso es por el bacheo, ponen una capa sobre otra y la vía queda alta y la acera más baja y entonces se forman esos huecos entre la calle y la acera. Eso nos dificulta la movilidad a todos los peatones. Cuando se construyeron las calles no quedaron así, con esos desniveles que ahora hay.