Una red que teje la acogida

  Guayaquil

Una red que teje la acogida

Más de 32 organizaciones nacionales e internacionales brindan apoyo a migrantes, quienes a su vez dan trabajo a locales

Acogida Venezuela
Kemerlyn Gil logró finalmente instalar un restaurante en la ciudadela donde vive con su hija y esposo. En el negocio ha dado acogida a otros extranjeros y a nacionales.Juan Faustos / EXPRESO

Con 50 dólares en sus manos, Kemerlyn Gil Briceño llegó hace tres años a Guayaquil, con la esperanza y determinación de mejorar su condición de vida y la de su familia.

Como muchos coterráneos se vio forzada a salir de su natal Valencia, en el estado de Carabobo, Venezuela, por la inflación insostenible que se vivía y que la hizo cerrar su negocio de venta de productos para limpieza del hogar, dejar sus dos casas; y, principalmente a su padre, su familiar más cercano. Pero las ganas de salir adelante, hoy, se reflejan en el restaurante de su propiedad, donde le ha dado trabajo a otros extranjeros y ecuatorianos, así como le tendieron la mano a ella.

emprendimiento

Tres venezolanos ponen su arte y color en las fiestas de los guayaquileños

Leer más

Kemerlyn fue acogida por la Red de Movilidad Humana Región Costa que agrupa a 32 organizaciones nacionales e internacionales, quienes han puesto a disposición de migrantes o refugiados en Guayaquil y de otras ciudades de la Costa ecuatoriana una ayuda confiable y segura. Esto, a través de su sistema de servicios migratorios ofrecidos por organizaciones de la sociedad civil e instituciones públicas y difundidos con el apoyo del Programa Promire de GIZ Ecuador-Cooperación Técnica Alemana.

Red de acogida
Algunos migrantes han dado trabajo a otros a través de los emprendimientos que tienen.Juan Faustos / EXPRESO

“La red es un espacio en donde cuentan con esa mano amiga que ayuda a poder ubicarse en un país que no es el suyo y en el que están al ser prácticamente obligados a salir de sus países por los problemas políticos y económicos que viven”, explica Ronald Borges, miembro de la Red de Movilidad Humana-Región Costa y quien coordina la casa de acogida Un Techo para un Camino de Hogar de Cristo, donde han llegado cerca de 18.000 personas, la mayoría venezolanas, desde 2018.

Entre los servicios que brinda la red está el alojamiento temporal y alimentación. Se les brinda albergue temporal de hasta 6 meses focalizado en mujeres víctimas y sus hijos, menores de edad, además de protección en casas de acogida o adolescentes en vivienda asistida y seguimiento.

SectoresLas personas en movilidad humana se asientan más en: Pascuales, Bastión Popular, Los Vergeles, La Florida, la Entrada de la 8, Nueva Prosperina, Socio Vivienda y Mapasingue

“Yo entré a la Red de acogida por Hogar de Cristo, que nos ha dado mucha formación desde el año 2020, antes de la pandemia. Comencé primero con un curso, de ahí fui avanzando, luego hice finanzas, administración, cómo llevar los cálculos, toda esa parte que ayuda al crecimiento (...)”, detalla Kemerlyn. Reconoce que conoció a algunas personas que a lo largo de su proceso la ayudaron con “capital semilla”, otros con formación, gastronomía y hasta cursos emocionales que necesitan. “No es fácil, pero con esfuerzo, tenacidad y constancia se ha logrado avanzar”, sostiene mientras ayuda a preparar la comida que va a ofrecer para el almuerzo, en el restaurante que abrió en la ciudadela Ciudad Victoria 1, en el noroeste de la ciudad.

billar

Padre, una palabra que busca tocar el corazón de los ecuatorianos

Leer más

Inició con una carreta afuera de la vivienda que ahora está pagando junto con la persona que se casó, un ecuatoriano. Luego siguió con otra carreta y hace pocos meses abrió el restaurante donde le ha dado trabajo a un extranjero, de nacionalidad colombiana, a un coterráneo; y, actualmente a Andrea Mora, una ecuatoriana de 27 años, quien asegura sentirse feliz de trabajar en el sitio.

TareaLa Red de Movilidad Humana, a través del Comité de Derechos Humanos (CDH), educa y fortalece en el tema de derechos humanos y deberes de refugiados y migrantes en las comunidades como parte de la labor.

Vivian Cartagena, vocera de la Red, cree que el impacto es distinto en lo que se hace desde el Gobierno central y la cooperación internacional hacia pasos estratégicos como las fronteras: la norte con Tulcán y la sur con El Oro, Loja, “pero la Costa queda un poco más de lado por lo que se aúnan esfuerzos de organizaciones de la sociedad civil básicamente, organizaciones comunitarias de derechos humanos que son las que tienen levantada la información de las personas que llegan a esas comunidades, las de protección que tienen esos vacíos y las necesidades con las que llegan”.

Aunque su situación es diferente, Rossy Rodríguez pasó por similar situación que su compatriota Kemerlyn.

ApoyoCerca de 18.000 migrantes han sido acogidos en los últimos tres años por la Red de Acogida Costa, la mayoría proviene de Venezuela

En 2018 llegó a Ecuador con sus tres hijos, tras enviudar y vender todo lo que había adquirido en su matrimonio. Buscaba otro lado con mejor futuro, lo que la hizo quedarse en el país.

A pesar de toda la venta de sus bienes, apenas le quedaron 500 dólares en efectivo después de comprar los pasajes, por lo que debió ‘vivir’ cuatro días en la terminal terrestre de la ciudad. “A partir de ahí fuimos rescatadas por las personas de Hogar de Cristo, donde nos dieron nociones de cómo vender, hacer una cosa u otra. Nos estuvieron asesorando y hacerme plantar en tierra, porque estaba en shock (...)”, narra Rossi. Un estado en el que permaneció hasta que vivió en una casa para refugiados, algunos de los cuales encontró amables y otros hostiles.

Inmigrantes venezolanos

Advierten de insuficiencia de recursos para acoger a migrantes

Leer más

De ahí nos fuimos a Hogar de Nazaret donde vivimos los tres años y medio”, añade la madre al explicar que el emprendimiento que desarrolló (una panadería) ha sufrido altas y bajas. No le ha sido fácil pagar alquiler, servicios básicos y los estudios de dos de sus hijos, menores de edad. “Mi situación actual no es la mejor, pero tampoco la peor en el sentido que tengo más claro el panorama”, sostiene la madre.

Más de cien mil acogidos en esfuerzo articulado

La idea de crear la Red nació en 2009, pero en 2019 cambió su nombre de Mesa de Movilidad Humana a Red de Movilidad Humana Región Costa. Entre todos los miembros se calcula que han llegado a asistir y proteger a más de cien mil personas en movilidad humana, en su mayoría de nacionalidad venezolana. “La Red no tiene fuente de financiación, nadie la subsidia. Es un espacio que articula esfuerzos y servicios de cada uno de los integrantes, sea en alojamiento temporal, alimentación, protección y asesoría legal, apoyo a emprendimientos para mejorar condiciones y medios de vida (...) están articulados con instituciones como la Defensoría del Pueblo, la Defensoría Pública (...)”, señala la vocera en el ámbito de incidencia, Vivian Cartagena, politóloga guayaquileña, activista feminista y ambientalista.