Guayaquil

Guayaquil no se quiere mirar en el espejo de Yunda

Ediles del correísmo afines al alcalde anteponen el bien de la capital a las banderas. Concejales porteños de oposición no se deslindan de Viteri

Alcaldía de Guayaquil
Guayaquil. La mayoría de los concejales de la ciudad apuntan que lo sucedido en Quito no se podría jamás replicar.JUAN FAUSTOS SANDOVAL

El tiempo en el que la Revolución Ciudadana actuaba en bloque dentro del Concejo Metropolitano de Quito terminó. Hoy son el grupo más débil en el Cabildo.

Santiago Guarderas

Vicealcalde de Quito advierte que denunciará las contrataciones de último momento

Leer más

La votación que definió la remoción del alcalde Jorge Yunda demostró que incluso el jefe de ese bloque, Juan Carlos Fiallo, puede anteponer la “visión de ciudad” y “la conciencia individual” por sobre la ideología y el partidismo. Él fue la gran baja del grupo afín al correísmo.

Ayer, mientras los demás concejales de su línea votaban “abstención” al pedido de la remoción de Yunda, Fiallo decidió apoyar la censura del Alcalde. El edil dice que no hay una ruptura en su bloque, sino una “muestra de madurez política” que les permite “respetar las diferentes formas de pensar”.

Mónica Sandoval, una de las más cercanas a Rafael Correa, quien incluso se refiere a él como “querido presidente” en su Twitter, fue la segunda concejal que decidió “dejar atrás las banderas políticas” y condenar “la improvisación municipal”.

YUNDA

Jorge Yunda sigue en el cargo hasta saber si presenta un recurso al TCE

Leer más

Su nombre es el que más suena dentro del Concejo para convertirse en la nueva vicealcaldesa de la capital. Santiago Guarderas, quien actualmente ocupa ese cargo hasta que el Tribunal Contencioso Electoral revise lo actuado por el Concejo, dijo ayer que se iniciaron las conversaciones con todos los concejales, “porque aquí lo fundamental es elaborar una agenda mínima para llevar adelante la gestión municipal”. Y adelantó que, de confirmarse la subrogación de Yunda, su gestión se enfocará en la reactivación económica de Quito y la vacunación.

Yunda
El blindaje abandona a Jorge Yunda.Expreso

Por una regla de paridad de género, quien ocupe la Vicealcaldía debe de ser una de las nueve concejales. “Sandoval es una mujer muy solvente, pero dentro de su propio bloque hay quienes dicen que no la apoyarían, que no quieren cogobernar, sino que prefieren estar en la oposición”, dijo a EXPRESO uno de los ediles, quien pidió no ser identificado.

La tercera baja del bloque correísta es Brith Vaca, que más que militante histórica de la Revolución Ciudadana llegó a la Alcaldía a través del partido Fuerza Compromiso Social, del exministro Iván Espinel, hoy detenido por corrupción.

CENSURA YUNDA

La remoción de Yunda se sustenta en formalismos

Leer más

En el momento de la votación, Vaca advirtió que su apoyo a la remoción del titular del Municipio no es una carta en blanco. Horas después, en una entrevista radial reveló que sus motivaciones para apoyar la remoción fueron “las pruebas y una reunión que tuvimos con el presidente Rafael Correa y él dijo, en esa sabiduría de los líderes, cuando todos teníamos nuestro criterio distinto, él nos escuchó y dio sus argumentos también. Y cuando yo le dije: ¡Está en el Cootad! ¡Está establecido en el Cootad (Código de Ordenamiento Territorial)!”.

Con la salida de Yunda, si se concreta, también deben ser reconfiguradas las 21 comisiones y la salida de gerentes de empresas municipales que llegaron de la mano del actual alcalde. Guarderas adelantó que, llegado ese punto, “hará lo que más convenga a Quito”.

Pero que 14 concejales de 21 hayan visto en incumplimientos formales una razón para sacarlo no significa que ese palmetazo al tablero político se pueda replicar a autoridades de otras ciudades, que también, cuando menos, tienen incumplimientos o falencias en sus compromisos.

El escenario de Quito es distinto al de Guayaquil. Acá, los procesos que ha iniciado Fiscalía son por proyectos pedidos por la misma alcaldesa; y esos, más que problemas, han sido escándalos mediáticos.

Egis Caicedo,
concejal

En Guayaquil, al margen de los casos que están en investigación por el uso de recursos, revelados por este Diario, existe además inconformidad por parte de los habitantes, que se sienten desatendidos y reclaman que se dé prioridad a una variedad de necesidades, como la construcción de parques, o la regeneración de calles y veredas, que no son amigables ni inclusivas en la mayoría de los casos. Sin embargo los concejales, los oficialistas y de la oposición, no ven ahí una razón suficiente que sustente una acción contra la Alcaldía como la de Quito.

veredas
Este es el estado de los parterres de Sauces, un vecindario del norte de Guayaquil.Christian Vinueza
postes con cables

Barrios de Guayaquil: Viviendo entre las telarañas de cables

Leer más

Para los consultados, lo sucedido en la capital es lamentable, aunque totalmente legítimo, consideran que es casi imposible de aplicar en el Puerto. “Los concejales han tenido todo el argumento necesario para proceder como lo hicieron. Ahora, todo lo logrado será calificado por otra instancia, de tal manera que se ratifique o niegue su destitución. Sin embargo, lo sucedido allá no podría replicarse en el Puerto Principal, porque estamos hablando de escenarios totalmente distintos”, argumenta la concejala Luzmila Nicolalde (PSC), quien al igual que los ediles Egis Caicedo (PSC), Jorge Rodríguez (PSC) y Héctor Vanegas (independiente) defienden que la alcaldesa Cynthia Viteri está cumpliendo con su gestión.

Guayaquil siempre ha tenido la gran suerte, desde hace 30 años, de ser administrada de forma honesta y transparente. Que pase en Guayaquil lo que ha pasado en Quito, no es posible. No hay punto de comparación entre los casos.

Luzmila Nicolalde,
concejala

Esto, pese a que la ciudadanía ha levantado su voz decenas de veces para exigir explicaciones a una serie de contratos y proyectos, como el de Letras Vivas, Óleos del Bicentenario y de limpieza de calles, que ahora investiga la Fiscalía y analiza la Contraloría. Pero, para Caicedo, esos procesos en los que se investiga a Viteri y otras personas, incluidos algunos funcionarios municipales, por presunto peculado y sobreprecios, responden nada más que a “escándalos mediáticos”.

Parterre Alborada

Las trabas para el peatón no se van de la Alborada

Leer más

“El ciudadano común reconoce la gestión de la alcaldesa, que supera el 65 % de aprobación (según la encuestadora Market), y por ello la realidad entre la capital y nosotros es extremadamente distinta. No es comparable. Aquí esta situación no puede darse porque, para empezar, lo solucionamos con diálogo. Diálogo interno”, señala Caicedo.

Y no solo eso. Ediles, como Vanegas, argumentan que “esa bulla” que en Quito se está sintiendo, el Puerto Principal tampoco la experimentará en la actual administración, porque “Guayaquil no se prestará nunca para ese show”, como llama a lo sucedido en el Concejo Metropolitano.

Guayaquil no se va a prestar al show que está haciendo Quito. En Guayaquil, en el Gobierno municipal podemos tener diferencias, mas lo que no vamos a tolerar jamás es que se afecta la gobernabilidad.

Héctor Vanegas,
concejal

Deja claro que cada ciudad se maneja de manera diferente, pero considera que los concejales de Quito han politizado el tema y bajo esa línea han permitido que el tema se convierta en un “escándalo”. “Nosotros podemos tener diferencias, pero no vamos a tolerar actos que afecten a la gobernabilidad; eso no. No es el camino. Hay cosas que se pueden señalar, discutir, pero al interior del Concejo”.

Frente a esta situación, la edil Lídice Aldás (Revolución Ciudadana), quien en un reportaje anterior aseguró que ser concejala crítica de la ciudad es una labor ardua y compleja, espera nada más que Guayaquil en ningún momento deba pasar por algo similar.

Cumbres Bajas

Contaminación: El huésped que nadie quiere en el vecindario

Leer más

Aunque reconoce que en la gestión de Viteri, de su parte y de la de los ciudadanos, hubo preocupaciones en torno a los problemas antes detallados; manifiesta que ahora se han disipado. “Que se esté reorganizando el presupuesto y se hayan cancelado algunos proyectos, es buena señal. Claro, no sé cuáles son, aún esa información no nos ha llegado”, advierte; al dejar claro que si hay irregularidades que se encuentran y están en evidencia, cualquier autoridad debe dar un paso al costado y en cualquier ciudad del país. “Quito, Guayaquil, donde sea...”.

Si hay cosas que han encontrado y están en evidencia, cualquier autoridad debe dar un paso al costado en cualquier ciudad del país. Transparencia y obras prioritarias es lo que más requiere la ciudadanía.

Lídice Aldás,
concejala

Rodríguez, de la línea de Viteri, por su parte agrega otra diferencia. “Los cuestionamientos que están en la Fiscalía, en Guayaquil, han sido respondidos y se continuará haciéndolo. En Quito, en cambio, los cuestionamientos tienen respaldo de la Contraloría y además su alcalde usa grillete desde hace más de un año. Las historias son absolutamente distintas”, piensa.

En Guayaquil puede haber una visión diferente de un grupo de ciudadanos, pero la administración de Cynthia Viteri tiene más del 65 % de aceptación. No es comparable, por lo tanto, a lo que pasa en Quito.

Jorge Rodríguez,
concejal