Playas rechaza convivir con el fétido vecino que los contamina

  Guayaquil

Playas rechaza convivir con el fétido vecino que los contamina

Los habitantes denuncian los malos olores que genera la laguna de oxidación El daño afecta al río Critican la indiferencia de las autoridades frente al tema

Piscinas de oxidacipon (8694668)
La estructura no había recibido mantenimiento al menos hace dos décadasNestor Mendoza

Genaro Vera ya perdió la cuenta de cuántas veces ha alzado su voz para pedir que solucionen el problema de los malos olores que emanan las lagunas de oxidación, ubicadas a 300 metros de su casa, en el norte de Playas.

SIEMBRA DE ARBOLES EN (7355820)

Guayaquil: árboles contra el mal olor

Leer más

Vera, de 70 años, nació en la Ciudadela del Deportista, junto al estadio de la Liga cantonal y, según los recuerdos de cuando era un niño, no convivía con este vecino maloliente que -tal como ha pasado en Guayaquil, también con las lagunas de oxidación- no permite ya a las familias ni comer ni dormir. Las estructuras están ahí desde hace más de 25 años. “Y claro, las instalaron en este sitio porque a nadie se lo ocurrió que el balneario crecería hacia este punto. Faltó planificación, pero falta también mantenimiento, pues en otras metrópolis del mundo uno puede convivir con ellas sin percibir esta fetidez que nos enferma”, se queja.

Las lagunasSon tres que están interconectadas entre sí. Aunque Hidroplayas dice que no está colapsada, los olores son insoportables. 

En la Ciudadela del Deportista, en Refugio del Mar y paradójicamente en otra que se llama Brisas de Playas, las molestias son exactas. En las tres incluso ya hay quejas por las migrañas que los habitantes sienten a causa de los olores y las alergias que sobre todo los niños han desarrollado.

Viviana Tapia, de Brisas de Playas, ironiza la situación. “No sé en qué se inspiraron para ponerle ese nombre al barrio, si aquí la única brisa que nos llega es la de la contaminación y podredumbre, y es que basta solo con ver el color del agua de las estructuras”, sentencia al referirse a la coloración rojiza de sus aguas, las mismas que a través de un canal de desfogue, llega al río Arenas, que atraviesa seis barrios.

El habitante José Rivera, quien se ha hartado de caminar con mascarilla, más que por la presencia del coronavirus, por el olor que percibe a su alrededor; recuerda que hace 20 años, al menos, no ha visto a autoridad alguna preocuparse por el problema. “Ni un solo alcalde ha venido, ni un solo gobernante o concejal. Si estas lagunas están como están es por la negligencia de nuestros gobernantes, a quienes nada les importa”, señala Leonel García, de Brisas de Playas.

Los malos olores nos afectan tanto que he dejado de comer muchas veces, dormir también resulta imposible. El mal olor atraviesa las paredes de tu casa.

Viviana Tapia, ciudadana

El ambientalista Rafael Badillo, quien ha hecho un análisis de la coloración, indica que el material orgánico procedente de las lagunas puede generar vectores infecciosos dentro de la población. “Esa coloración corresponde a agua con niveles bajos de oxígeno y alta carga orgánica contaminante, que no solo es capaz de contaminar el suelo, los ríos y mares, sino que también es capaz de transmitir virus y bacterias infecciosas a la población”, detalla.

Planta Las Esclusas

“La planta Las Esclusas es un logro a nuestro aguante”

Leer más

Badillo recuerda que en el pasado ya se reportó una rotura de un muro y el agua se fue por el río infectando todo al pasar cerca de las casas. “La situación fue crítica y podría repetirse”, alerta.

Sobre esta situación y el descontento de las familias, EXPRESO solicitó una entrevista con el alcalde Dany Mite para saber por qué no ha reaccionado ni ha tomado medidas urgentes o ha sancionado al ente a cargo de la administración de la laguna, que es Hidroplayas; pero desde la Alcaldía aseguraron que Mite se encontraba de viaje, en París, “participando de un foro global de ciudades sostenibles”.

Piscinas de oxidacipon (8694671)
La misma coloración de las lagunas la tiene el río Arenas, donde desembocan las aguas de la estructura.Nestor Mendoza

Frente a ello, este Diario buscó con el mismo fin a la vicealcaldesa Tarcila Jácome, pero hasta el cierre de la edición no respondió al requerimiento de entrevistarla.

Quien sí se pronunció fue el gerente de Hidroplayas E.P., Carlos Rizzo, quien lleva cinco meses en el cargo; y asegura que los olores, si bien surgen por la carga orgánica que ingresa a las estructuras, no responden a un colapso.

Que la estructura tiene capacidad para funcionar bien al menos unos 10 años, dijo. Que están habilitadas, cumpliendo con sus procesos químicos y biológicos, y que no han existido desbordamientos, agregó.

“Hoy, en vista de que hay olores que se perciben y se ven influenciados hasta por la dirección del viento, estamos aumentando los químicos e incorporando un tratamiento a base de bacterias. Con esto, los olores irán desapareciendo paulatinamente en un plazo de 45 días”, sostiene el funcionario, que inició ya la reforestación del área para así crear un muro natural que ayude a oxigenar el entorno.

Vivo en el barrio Enrique Torbay, por aquí también pasa el río con sus aguas rojizas, contaminadas por las lagunas. Así llevamos años y nadie nunca hace nada.

Carlos Becerra, ciudadano
Relleno sanitario en Playas

Viviendo entre ratas y basura en el botadero municipal de Playas

Leer más

“A esto se sumará un tratamiento que haremos con algas, esto terminará con el olor y el color que no es contaminante”, argumenta Rizzo, al asegurar que, contrario a lo que denuncia la ciudadanía y el ambientalista, el color de los espacios se da por el sedimento de las lagunas. “Durante 20 años no se les dio mantenimiento y tenía los niveles de fósforo y nitrógeno muy altos. Ahora que lo hemos hecho, se ha removido todo”, cuenta.

Lagunas de oxidación Playas
Las familias ya no soportan el olor ni de las lagunas ni del río que los rodea, y la que fluyen las aguas de las estructuras.Néstor Mendoza

Pero para la ciudadanía, ese argumento no es válido. “Si hay mal olor es porque todo está podrido y, a consecuencia de ello, todo cambia. Aun así, no me iré contra Rizzo, que recién llegó. Lo haré contra Mite, que ha destinado lo que pagamos en tributo yo no sé en qué. En Playas no hay nada... Por eso me da risa escuchar que el alcalde diga que está en París participando de ese foro. Para qué, me pregunto yo; si el alcalde no conoce la palabra desarrollo”, se quejó el guayaquileño Antonio León, propietario de una vivienda en el cantón.