Guayaquil

Playas pide una morgue para evitar trámites engorrosos

los cadáveres esperan largas horas para ser retirados.  Las autopsias se las realizan en Guayaquil.  Los gastos suman hasta $ 1.000

Playas morgue
Miembros del Comité de Acción Social Narcisa de Jesús observan el lugar donde  se construye la morgue de Playas.Néstor Mendoza / Expreso

“El dolor que causa la muerte de un ser querido se multiplica cuando hay que esperar horas para que el cadáver sea retirado de la calle, cuando es por muerte violenta, ahogados o accidentes. Criminalística viene del cantón Milagro porque en Playas no hay morgue para hacer autopsias”. Así resume Ángel Alfredo Álava, habitante de la zona, los tristes escenarios que se ven en este cantón cuando alguien pierde la vida por circunstancias ajenas a una muerte natural.

COVID

Epidemiólogo Alberto Campodómico: “Potenciar el teletrabajo para evitar que las personas salgan de sus casas”

Leer más

Para que un cadáver sea llevado a la morgue en Guayaquil, hay que esperar hasta que llegue criminalística desde Milagro, que se tarda de cuatro a seis horas. Cuando el cuerpo es de Playas regresa entre 24 y 48 horas y a veces hasta más, tras hacer una serie de engorrosos trámites cuyos gastos suman hasta 1.000 dólares, según Álava. Cuando los muertos son de otro lugar, igual esperan el mismo tiempo para ser retirados.

En Guayaquil los familiares de los difuntos son extorsionados, le piden mucho dinero para darle agilidad a los trámites para sacar a sus muertos de la morgue.

Ángel Álava, miembro del comité

“Muchos no tiene dinero para esos trámites y viajes, es una situación difícil y dolorosa”, señala Alfredo Espinoza, otro habitante, que da fe de estos tristes episodios, pues sus parientes lo han vivido.

Los artesanos estaban varados con su mercaderia

Empresarios y comerciantes levantan sus objeciones a la Ley de Feriados

Leer más

Cuando se ahoga un turista o un pescador es llevado a la playa. “Es desgarrador verlos tirado en la arena tapados con un plástico negro en medio del llanto de sus familiares hasta que criminalística los retire”, comentó Sergio Mejillones, servidor turístico de la playa.

Playas morgue
La obra está paralizada por falta de recursos.Néstor Mendoza / Expreso

Álava es parte del Comité de Acción Social Narcisa de Jesús, que se conformó con 39 personas para trabajar en el proyecto de la construcción de una morgue, para el cantón y sus lugares aledaños.

Salinas

Salinas: No habrá acceso a las playas durante todos los fines de semana de abril

Leer más

Creado en el 2013, el comité ha logrado iniciar la obra civil, que lleva un 40 % de avance, con recursos conseguidos con autogestión, haciendo rifas, vendiendo colada morada y con la ayuda de personas que han colaborado con materiales y la mano de obra.

Hasta hace tres años los cadáveres los llevaban en baldes de camioneta al anfiteatro de Guayaquil, ahora por lo menos criminalista los lleva de una manera más humana

Azucena Meza, presidenta del comité

El comité del cementerio Saul Torbay, que administra el camposanto, que no es municipal, les donó el terreno; los ingenieros que son miembros honorarios, le hicieron los planos sin cobrar.

Pese a los esfuerzos la obra está paralizada hace meses, porque los recursos y la colaboración comenzaron a escasear. Por lo menos se necesitan 60.000 dólares para culminar la obra civil, estima la abogada Edilma Coronel Cevallos, miembro del Comité.

InfraestructuraEl mantenimiento de la obra será cubierto con las cuotas de los que requieran el servicio del anfiteatro. Los valores serán cómodos.

Lo primero es terminar de construir la infraestructura que cuenta con los estudios técnicos; de ahí se coordinará con el Consejo de la Judicatura, Ministerio de Salud y Fiscalía, para que cada entidad aporte con el recurso humano correspondiente e insumos, como médicos legistas, peritos, entre otros. También se dialogará con el Municipio que es el que debe regentar el anfiteatro como sucede en otros cantones, refiere Mariana Zamora, vicepresidenta del comité.

Gabriel-martínez2

Martínez: "Queremos buscar otras formas para controlar antes de poner estados de excepción focalizados"

Leer más

”Es una obra que la necesita Playas; no hay dónde hacer una necropsia en una población turística de 60.000 habitantes en pleno siglo XXI, es inaudito”, puntualizó Azucena Meza, presidenta del comité.

Una negra historia que fue cerrada

En 1986, un grupo de ciudadanos voluntarios construyó un pequeño cuarto en el cementerio que servía como morgue; tenía un mesón, donde se abrían los cadáveres. Allí iban a parar asesinados, ahogados y los que morían por accidentes. El trabajo lo hacían personas empíricas y utilizaban martillos, serruchos y hasta cinceles. El certificado de defunción lo entregaba cualquier médico. Luego, este lugar fue cerrado, recuerda Alfredo Espinoza, quien reitera la necesidad de que Playas tenga una morgue.