Los parques y veredas sirven de garajes en la Alborada

  Guayaquil

Los parques y veredas sirven de garajes en la Alborada

La falta de espacios en sus casas lleva a los vecinos a invadir la vía pública para estacionar sus carros. Los peatones encuentran obstáculos a su paso

Carros en parques
Muchos residentes de la Alborada colocan sus carros, de día y de noche, en el parque infantil, donde un anuncio de cuidar el área verde no los inmuta.Miguel Canales / EXPRESO

A Marcos Molina le toma cerca de quince minutos sacar su carro del parqueadero de la séptima etapa de la ciudadela Alborada, norte de la ciudad. Su vivienda no cuenta con garaje propio, por lo que a veces deja su automotor en un estacionamiento general ubicado a más de 200 metros de su residencia.

informales sauces

Guayaquil: La informalidad reduce el espacio público en Sauces 6

Leer más

Y es precisamente ese tiempo que no quiere perder Daniel Terán y los otros vecinos de la manzana 145, quienes ante la falta de parqueo cercano han optado por dejar su vehículo sobre las veredas de sus casas.

Si bien está prohibido el uso del espacio público para fines comerciales o en beneficio personal, aumenta el número de residentes de este sector que violan las normas y convierten las aceras y veredas en patios, garajes y hasta en pequeños talleres.

Los vehículos estacionados en las veredas forman doble columna y se convierten en un obstáculo, pues por ellos se complica el caminar con tranquilidad por aquellas calles destinadas al uso exclusivo de peatones.

carros en veredas
Este niño, que pasea a su hermanito en un coche, debe bajar de la vereda ante el obstáculo que le produce un automotor mal parqueado.Miguel Canales / EXPRESO

“Mi madre, que se moviliza en silla de ruedas, tiene problemas para transitar por estas veredas llenas de carros. No es justo que se corchen las vías y se deje al peatón indefenso”, se queja Manuel Solano, quien todas las tardes saca a pasear a su progenitora.

Muchos vecinos no estamos de acuerdo con que los parques sean convertidos en garajes. Hemos pedido al Municipio que rescate las áreas verdes para el uso recreativo.

Roberto Alarcón, habitante de la séptima etapa de la Alborada

Lo mismo opina Karla Becerra, a quien se le dificulta salir con su hijo de siete meses en su cochecito. “Es complicado circular por la vereda ocupada, por eso he optado por llevar al niño cargado”, relata.

Los carros duermen sobre las veredas, junto a las casas. Las calles peatonales se estrechan y cuando están en las avenidas principales el peatón debe tirarse a la calle.

Jenny Ugarte, residente de la Alborada, séptima etapa

La invasión del espacio público está prohibida en la ordenanza para la facilitación de la circulación vehicular en la ciudad de Guayaquil, que fija en su artículo 6 una multa del 15 % del salario básico para quien se estacione en lugares prohibidos por la Autoridad de Tránsito y Movilidad (ATM).

carros en veredas
Los carros estacionados sobre las veredas impiden caminar a los peatones, que reclaman controles para erradicar este problema.Miguel Canales / EXPRESO

Pero esta ordenanza no es cumplida, a pesar de los operativos que dicen realizar las autoridades de tránsito.

COMERCIIO

La venta informal invade las aceras de los barrios del norte

Leer más

Walter Sarmiento vive desde hace 15 años en la Alborada y siempre deja su vehículo en el estacionamiento general. No obstante, dice que el desorden es un problema que mantiene divididos a los vecinos. Quienes guardan sus vehículos temprano tienen el inconveniente de que al día siguiente 30 carros los bloquean y no pueden salir enseguida con su automotor. “Es por ese motivo que algunos prefieren dejarlos sobre las veredas de sus casas”, anota.

Muchos vecinos no estamos de acuerdo con que los parques sean convertidos en garajes. Hemos pedido al Municipio que rescate las áreas verdes para el uso recreativo.

Mauricio Bajaña, vecino de la Alborada, séptima etapa

Sarmiento comenta que a pesar de que algunas viviendas sí cuentan con un espacio para garaje, hay familias que tienen más de un carro, por lo que se ven obligadas a tomarse las calles, aunque estas no sean muy amplias para aparcar sus unidades. “Esto ocasiona que en las noches, cuando ya todos llegan a sus casas, sea difícil circular porque te encuentras con autos estacionados de lado y lado de las veredas”.

La carencia de áreas para parqueos también ha llevado a los vecinos a tomarse las áreas verdes destinadas para la recreación infantil.

carros en veredas 3
Las señales de no parquear son irrespetadas los muchos residentes de la Alborada.Miguel Canales / EXPRESO

Eso sucede en la manzana 719, donde un parque está ocupado por vehículos. En el lugar han desaparecido los juegos infantiles y solamente queda un letrero colgado en un árbol en el que se lee: “Cuide el parque que es de todos”.

ProblemaLa falta de parqueo en vías principales, hace que los conductores paren sobre las aceras para hacer compras en tiendas y almacenes. 
Retiro de informales en zonas cercanas a Mercados Municipales  2

Guayaquil: recuperan el espacio público en zonas aledañas de mercados y vías céntricas

Leer más

Víctor Landázuri, quien habita en el sitio desde hace 30 años, narra que esta área fue ocupada por los propios vecinos que no tienen donde dejar sus vehículos, ya que en el parqueadero general solo hay espacio para 30 unidades y en la manzana hay más de 80 carros. ¿Entonces, dónde los iban a guardar los restantes?, pregunta el residente, quien no está de acuerdo con la invasión al parque, pero tampoco se atreve a cuestionar a sus vecinos.

Algunos residentes, como Carlos Cedeño y Manuel Tigreros, promueven la recuperación de las áreas recreativas invadidas, pero los dueños de carros defienden el espacio para los vehículos.