Guayaquil: En El Paraíso ya tienen agua, pero sus calles siguen dañadas

  Guayaquil

Guayaquil: En El Paraíso ya tienen agua, pero sus calles siguen dañadas

Las vías quedaron destruidas cuando Interagua arregló las tuberías.  Los residentes piden la regeneración de la zona.  El sitio tiene otros problemas

Calles El Paraíso
Varias cuadras de diferentes manzanas de la ciudadela El Paraíso están agrietadas. Los peatones y conductores tienen miedo de transitarlas, además de los daños que sufren sus carros.Christian Vásconez / EXPRESO

Mariela Zambrano, de 40 años, terminó en un centro médico hace un año y medio al doblarse un pie y caerse debido a un hoyo en la manzana P de la calle Los Guayabos, en la ciudadela El Paraíso, norte de la urbe, donde habita desde hace tres décadas.

BACHES Y CRATERES 1

A frenazos: así se movilizan los conductores por las calles de la urbe

Leer más

Una situación casi similar experimentó Sara Álvarez, de 35 años, quien hace dos semanas resbaló por las calles agrietadas frente a su vivienda, ubicada en El Bosque y Los Naranjos, en la misma ciudadela. Aunque ella no requirió asistencia hospitalaria, tuvo que dejar de asistir algunos días a su trabajo, hasta recuperarse del dolor producido por los golpes que le ocasionó la caída.

El mal estado de las calles en la ciudadela El Paraíso es un dolor de cabeza para sus habitantes, quienes afirman que las lluvias y la falta de mantenimiento y de regeneración han dado lugar a la presencia de baches de gran tamaño.

“La solución de un problema dio origen a otro”, lamenta Gardenia Garzón, quien habita en el lugar desde hace 50 años. Ella explica que en diciembre pasado, cuando Interagua terminó los trabajos para solucionar el desabastecimiento de agua que los residentes habían padecido durante varios meses, no se colocó el asfalto de manera correcta, dejando las calles en las peores condiciones: desniveladas y con más agujeros.

Calles El Paraíso
El asfalto de las calles de la ciudadela luce ‘parchado’ en algunos tramos, mientras que en otros se observa un gran descuido.Christian Vásconez / EXPRESO

“Ahora está más complicado el tránsito vehicular y peatonal en El Paraíso. Las personas deben hacer malabares para no caer en los huecos; mientras que los conductores tienen que manejar con cuidado para que sus automotores no sufran más daños de los que ya han tenido en los últimos años”, explica Garzón.

Lo dicho por aquella residente lo pudo observar EXPRESO durante un recorrido efectuado por varios sitios de esta ciudadela.

Por ejemplo, la calle Los Ciruelos es angosta y tiene más de diez huecos en solo una cuadra. Los carros pasan despacio y con cuidado para no perder el control. Las personas evitan caminar por esta vía por el temor de caer en alguno de esos agujeros.

Queremos que el Municipio nos atienda. Nuestra ciudadela necesita una regeneración urgente de sus vías. Desde hace muchos años no se pavimentan las calles.

Marco Solís, residente de El Paraíso
Alborada parques

Los parques se marchitan a la par de las calles en la Alborada

Leer más

“Hay baches que miden más de 15 centímetros de profundidad. Aquí las tareas de bacheo han sido insuficientes y han durado poco tiempo. A veces han venido a tapar los huecos, pero con las lluvias se han vuelto a abrir por el mal trabajo ejecutado”, afirma Clara Herrera, otra residente.

Algunos vecinos han sufrido caídas en estas calles agrietadas. Los carros también sufren daños y eso origina gastos a sus dueños, que tienen que cambiar llantas más de lo debido.

Gardenia Garzón, habitante de El Paraíso

En la calle Las Palmas también se repite la problemática. Los vecinos viven en medio de la gran incomodidad que significa el no contar con accesos y vías de tránsito en buen estado.

Mientras que en la calle Los Guayabos algunos tramos están levantados. Los peatones se tambalean y los autos se estropean al transitar.

Estamos cansados de caminar por estas calles deterioradas. No es justo que los habitantes de la ciudadela vivan preocupados de que en cualquier momento pueden resbalar y caerse.

Noemi Mestanza, residente de El Paraíso
Florida Norte

Guayaquil: Los baches y cableríos, los males de la Florida Norte

Leer más

Marco Solís vive en el sector desde hace más de 20 años y ha sido testigo del deterioro de la arteria. Asegura que el Municipio solamente ha realizado un rebacheo, pero no una intervención integral de las vías.

“Hace cinco años asfaltaron una que otra calle, pero la mayoría no fue atendida y es allí donde se han acentuado los problemas”, relata Solís.

Él ha mantenido reuniones con otros vecinos para gestionar ante las autoridades municipales la regeneración de esta ciudadela, como ha sucedido con otras de Guayaquil.

MedidaEn diciembre pasado, los habitantes de El Paraíso hicieron un plantón para pedir la reparación de las tuberías de agua. Ahora piensan hacer otro, para exigir el arreglo de las calles.

“Nosotros también tenemos derecho a aspirar a vivir mejor. Si el Municipio está regenerando otras ciudadelas, también podría incluir a la nuestra en su lista”, requiere Solís.

Los moradores afirman que a través de autogestión han cubierto los huecos con piedrillas o han colocado cintas para prevenir el daño. Ellos sienten que El Paraíso está abandonado, debido a que los trabajos municipales llegan a cuentagotas, a diferencia de lo que pasa en otros sectores de la urbe.

Calles El Paraíso
Los vecinos evitan caminar por las veredas que han adquirido un color verde por la lama. Temen resbalarse.Christian Vásconez / EXPRESO

Así lo sienten porque las veredas de varias manzanas están resquebrajadas, cubiertas de hierba y moho, debido a la falta de mantenimiento.

Briss del Rio 100

El desorden vehicular cansa a los vecinos de Brisas del Río

Leer más

“Uno tiene que caminar con el miedo de pisar mal y caerse. Las personas mayores de edad nos vemos perjudicadas. Ojalá que las autoridades hagan algo, porque este problema es eterno”, señala Camell Chaarani, de 70 años, quien reside desde hace tres décadas en la calle Los Ciruelos.

En la ciudadela hay otros problemas, como postes de alumbrado eléctrico inclinados, algunas tapas de alcantarillado hundidas y otras levantadas, y la inseguridad que ataca al igual que en otros sectores de la ciudad.