Guayaquil

Niels Olsen: “Lo que nos falta como destino es oferta de turismo rural”

Es el director de la Hacienda La Danesa e integrante del Comité Cívico de Emergencia y Reactivación Turística de la provincia del Guayas

Estudió Marketing y Administración de Empresas en Estados Unidos y tiene una maestría en Turismo Sostenible realizada en la Universidad de Monash (Australia). Se describe como un emprendedor social que se enfoca en elevar y empoderar a su comunidad.
Estudió Marketing y Administración de Empresas en Estados Unidos y tiene una maestría en Turismo Sostenible realizada en la Universidad de Monash (Australia). Se describe como un emprendedor social que se enfoca en elevar y empoderar a su comunidad.Christian Vásconez / EXPRESO

Niels Olsen manifiesta que tras un año de pandemia, el turismo rural ha tenido un repunte, pero que falta más trabajo por hacer, sobre todo en Guayaquil para no seguir en desventaja frente a Quito. Reconoce que el viajero ahora busca sentirse seguro y aprovechar las actividades al aire libre. Espera un mejor escenario con el trabajo en equipo que se dé entre la empresa pública y privada.

AEROPUERTO

COVID-19: La OMS subraya que no debe exigirse la vacuna a los viajeros internacionales

Leer más

- ¿Cuál es el panorama actual del turismo rural tras un año de la pandemia?

- El último año ha estado cargado de desafíos y oportunidades. En mi caso no logramos recuperar los tres meses y medio que estuvimos cerrados, pero la ocupación y ventas de los meses operativos fue superior a los meses del año anterior. Esto nos permitió continuar la ampliación de un restaurante, bar y biblioteca e iniciar con la construcción de dos nuevas habitaciones. Encontramos eficiencias en nuestra operación y nos reinventamos. Creo que aprendimos a navegar en esta tormenta con humildad y ganas de fortalecernos.

- ¿Y cuál es el estado del gremio en la provincia del Guayas?

- Eso va a depender a quién se lo pregunte. Hay ciertas empresas que se están recuperando bastante bien, hay otras que no y otras que continúan cerrando. A nivel nacional más de 30 hoteles han cerrado de forma definitiva, pero no hay una cifra exacta. En el caso del turismo rural son ciertas las predicciones de los profesionales de la industria de que el turismo rural sería el primer sector dentro del turismo en recuperarse. Esto porque las personas no quieren hospedarse en hoteles con muchas personas, sino que quieren sentirse seguros, hacer actividades al aire libre y por la naturaleza del turismo rural, eso se da automáticamente, pero lo que hace falta en Ecuador es asistencia por parte del Estado. No puede seguir cobrándole impuestos o intereses a una industria que ha sufrido un montón y no está facturando en este momento. Para el próximo gobierno tenemos que tener un trabajo en equipo entre la empresa privada y la empresa pública. Necesitamos acostumbrar a los funcionarios públicos a rendir cuentas de su trabajo.

- ¿El turismo rural ha tenido un repunte en la provincia? ¿Cómo ha sido la acogida de los ciudadanos?

- Sí, creo que a pesar de que las familias no están viajando internacionalmente, igual tienen ganas de descansar y desconectarse del día a día para disfrutar a su familiar y coleccionar recuerdos. Los ecuatorianos tienen ganas de viajar y están buscando experiencias especiales.

- ¿Han servido las mesas de reactivación donde han participado otros actores turísticos y autoridades de la provincia?

- Han servido para conocernos y crear una red de apoyo. Si podemos rescatar algo de la pandemia es que ha unido muchísimo a la industria y este debería ser nuestro fondo para surgir como la espuma y corregir las cosas que no se han hecho correctamente en el pasado. Aún hay muchas ideas que no se han concretado y comprendo que la falta de dinero, el pronto cambio de gobierno y la pandemia hacen que estos esfuerzos se concreten, pero aquí seguimos al pie del cañón junto a los diferentes líderes de las asociaciones y presionando a las autoridades que tomen el turismo como la industria productiva del futuro del Ecuador.

Puerto Santa Ana llama a caminantes y atrae por sus locales diversos.

El Santa Ana vive en el Puerto y agoniza en las escalinatas

Leer más

- ¿Qué alternativas hacen falta para levantar esta industria, el turismo de campo?

- El turismo de campo está creciendo. En el Guayas son cada vez más experiencias que se están desarrollando, como por ejemplo la visita a los viñedos de Dos Hemisferios y otras fincas como La Nina. Aún faltan más ofertas en la provincia si nos comparamos con Pichincha y sus alrededores. En la provincia del Guayas nos falta un trabajado articulado entre la empresa privada y los municipios. En otras ciudades turísticas del mundo como, por ejemplo, Melbourne (Australia), la ciudad trabaja de la mano con Victoria, su provincia, porque comprende que el turismo rural convierte a las ciudades en más atractivas para el turista. La Empresa Pública de Turismo de Guayaquil es muy hermética y aún no se da cuenta que lo que nos falta como destino es oferta de turismo rural, como lo ha trabajado Quito por muchos años.

- ¿Por qué sucede esto?

- La Empresa Pública de Turismo ha hecho un excelente trabajo para fomentar el turismo interno, pero nos falta trabajo para atraer más turismo internacional a Guayaquil. Nos falta también trabajar articuladamente con diferentes haciendas o fincas del turismo rural no necesariamente que estén dentro de Guayaquil, sino que sean de toda la provincia del Guayas y pueden ser hasta de Cuenca.

- ¿Ha tenido acercamientos con la institución?

- Tuve varios acercamientos de una manera desinteresada y sin fines de lucro. Solo quiero aportar lo que aprendí en Melbourne mientras hacía mi maestría de turismo sostenible, pero seguramente tienen otras prioridades o no tenían una estructura armada para poder montar un comité cívico quizás, y constantemente he dado mis recomendaciones a través de redes sociales, artículos escritos a la prensa, pero quizás todavía están listos para recibir recomendaciones. Reconozco que ha hecho sus mejores esfuerzos, pero hay campo para mejorar.