Guayaquil

Interagua sobre lluvias en Guayaquil: “Pero el agua bajó rápido”

El aguacero que soportó el Puerto Principal causó los mismos estragos del pasado. Expertos plantean ideas para evitar las inundaciones.

guayaquil lluvias
Urdesa. En este sector, los habitantes fueron pieza clave para ayudar a desplazarse a los conductores.Blanca Moncada / EXPRESO

La lluvia que soportó Guayaquil la tarde y noche del pasado miércoles 26 de febrero dejó como resultado una docena de árboles caídos y veintitrés calles y viviendas repletas de agua. Nada que Guayaquil no haya vivido los últimos treinta años en una precipitación fuerte. 

thumbnail_ASI ESTOS RECINTOS INUNDADOS

La lluvia genera daños en dos cantones del Guayas

Leer más

Los 108,4 litros de agua por metro cuadrado que cayeron sobre la ciudad se suman a la tormenta de quejas ciudadanas que congestionaron las redes con videos y fotos, con moradores cansados de que la historia, año a año, se repita. 

“¿Por qué si todos los años sabemos que somos víctimas del invierno, la ciudad no cuenta con un plan para prevenirlo? ¿Acaso quieren que nos ahoguemos?”, se quejó Walter Álava, residente de la ciudadela Urdesa, una de las muchas zonas afectadas

Actualmente Guayaquil, como lo ha publicado antes EXPRESO, está en el cuarto lugar de una lista negra de las ciudades más vulnerables del mundo en temas de inundaciones desde hace seis años; pero ni siquiera esa voz de alerta de la investigación de Future Flood Losses in Major Coastal Cities, publicada en Nature Climate Change, ha logrado amortiguar el impacto de los inviernos los últimos años. Esto aunque el Banco Mundial aconsejó a los territorios implicados tomar acciones inmediatas. 

infografía
.Infografía Expreso

En el Puerto Principal, al menos, no ha habido avances significativos en la materia, y aquello se evidencia no solo en las “acumulaciones temporales de agua” que se registraron en diferentes avenidas, como las llama técnicamente Interagua, sino también en la voz de los expertos, quienes afirman que la deuda pendiente sigue estando en la prevención. 

Lluvia

Doce árboles se cayeron durante el aguacero

Leer más

Ese discurso de conocedores de planificación y expertos en inundaciones dista del oficial, que, en cambio, observa un panorama prometedor en cuanto a avances, con obras que son socializadas en ruedas de prensa como la de ayer en la tarde en la Corporación para la Seguridad Ciudadana de Guayaquil.

En una conversación con EXPRESO antes de ese encuentro, Ilfn Florsheim, vocera de Interagua, defendió que desde octubre todos los años se trabaja en un plan preinvernal e invernal, que incluye la limpieza de los sistemas de agua lluvia de la urbe, para soportar el invierno.

Han colocado, precisó, 80 válvulas antirretorno de defogues de aguas lluvias en los sectores más bajos de la ciudad, y han mejorado los canales de aguas lluvias en sectores como Samanes y Sauces, que registran una menor acumulación de agua, aseguró.

Detalle104 litros de agua por metro cuadrado cayeron sobre Guayaquil el pasado 26 de febrero.

Si estos resultados han sido tan prometedores, lo práctico sería que se genere una solución integral que replique estas soluciones en otras zonas. Florsheim lo sabe, pero argumenta que es un trabajo que se hace paso a paso, pues hay que tener en cuenta los costos de inversión, lo que implica hacer obras y avanzar según las necesidades. 

catedral se llena de agua

La Catedral de Guayaquil se inundó en Miércoles de Ceniza

Leer más

De allí que en sectores como Urdesa, la avenida Las Aguas, Ceibos, tres tramos de la vía a Daule, Alborada, el centro y otros se hayan parecido a Venecia la noche del miércoles. Algo para lo que la vocera de Interagua también tiene respuesta: “Sí... se llenaron las calles, pero el agua bajó rápido (...)”.

“Por ese exceso de agua caída, no se puede pedir que no haya acumulación. Sin embargo, a la medianoche ya no había una gota de agua en las calles”, insiste. 

Al respecto, Jackson Herrera, gerente de Emapag, precisó en rueda de prensa que las obras que cambiarán las acumulaciones avanzan. En la Martha de Roldós faltan 200 metros de obra y en Urdesa hay un avance del 25 %. 

guayaquil lluvias
La Alborada. En este sector del norte fue tal el nivel de agua acumulada, que en las calles se armaron hasta pequeñas olas.Amelia Andrade / EXPRESO

Los funcionarios también coincidieron en que gran parte de la responsabilidad recae en la ciudadanía, pues la acumulación de basura resultó un denominador común en las zonas que presentaron acumulación. 

Florsheim continúa: Guayaquil viene trabajando muchos años en este tema. Esta vez, la situación fue mejor que en inviernos pasados.

lluvia Universidad de Guayaquil

Cuatro facultades de la Universidad de Guayaquil fueron afectadas por la lluvia

Leer más

Si bien el planificador urbano y arquitecto Brick Reyes reconoce que en una lluvia como la que registró Guayaquil, difícilmente las redes de alcantarillado van a soportar, advierte que sí existen obras que podrían darle una solución final al problema, siempre que se realicen de forma integral.

Reyes sugiere crear una especie de ductos cajón enormes que, para tener una idea, permitan que una persona ingrese caminando para darle mantenimiento, o den cabida a maquinaria para que cumpla con el mismo fin. 

“Estoy hablando de obras a mayor escala que han dado resultados en ciudades como Los Ángeles (Estados Unidos). Eso ayudaría a descongestionar el flujo bajo cualquier circunstancia”, sostiene. Sobre el costo que esta obra tendría, él no se detiene a pensar en ello. 

EmergenciaLas autoridades mantienen activas las alarmas ante esta época invernal. Se entregarán unos 34 mil toldos en toda la ciudad.

“El presupuesto frente al beneficio social que la implementación de la obra puede traer, resulta insignificante. El dinero que se pierde con cada inundación o afectación tras las lluvias en la ciudad, incluido lo que gastarán los ciudadanos por enfermarse, es enorme”. Las autoridades, enfatiza, tienen que apostar por obras de este calibre.

“Es una necesidad, no hay que pensarlo...”. Lo mismo, agrega, debe pasar con el dragado del río, un trabajo que, a su juicio, debió cristalizarse hace años. “Si esta obra no se la hace ya, de inmediato, la sedimentación que baja de la cuenca del río Guayas seguirá acumulándose. Con el tiempo será peor...”. 

Pero aunque para expertos en el tema como Pablo Suárez, ingeniero civil e hidrógrafo, el dragado o cualquier otro mejoramiento de los cauces en efecto son obras que van a contribuir positivamente a la ciudad, considera que tampoco es el único remedio. 

Para Suárez, el problema del taponamiento recae en la falta de cultura por parte del ciudadano. “Los problemas se dan en época de invierno. ¿Qué quiere decir eso? Que tenemos ocho meses para precautelar que durante el siguiente invierno, no tengamos basura en los colectores”.

¿Qué hacer? Más aún si hay campañas y estas resultan insuficientes. Hay que empoderarse, como se lo hizo hace décadas, cuando Guayaquil empezó a transformarse, manifiesta. “Hay que trabajar en la conciencia del ciudadano. Solo eso evitará las secuelas. Guayaquil es una ciudad que cuenta con mucha infraestructura, que sí ha hecho una fuerte inversión para dar sistemas sanitarios adecuados”. 

Ricardo da Cruz e Sousa, arquitecto paisajista y experto en planificación y riesgo, cree que lo que le falta a Guayaquil es apostar por la innovación. “Las soluciones hidráulicas son demasiado tradicionales. En otros países se apuesta por soluciones basadas en la naturaleza: soluciones diseñadas de acuerdo con las condiciones geográficas. Pero para llegar allá hacen falta estudios y hacer equipo con quienes saben”, afirmó.

El año pasado, solo en Guayas, las lluvias dejaron un saldo de 20 muertos, 18 ríos desbordados y medio millar de damnificados.

Una pesadilla que se repite año a año

  • guayaquil lluvias
    21 de enero de 2013. Un aguacero causó inundaciones en varios sectores de Guayaquil. La casa de Zoila Parra, ubicada en la vía Perimetral y av. Casuarina, fue una de las afectadas. El Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi) reportó que sobre la ciudad cayeron 80 litros de agua por metro cuadrado ese día.Archivo
  • guayaquil lluvias
    8 de mayo de 2014. Una tormenta deja cuatro fallecidos. En Guayaquil, los bloques 1 y 2 de El Fortín fueron los más afectados por el desborde de un canal cerca de este sector (foto). Según el Inamhi, en los ocho primeros días de mayo de ese año cayeron 153 litros de agua por metro cuadrado en el norte.Archivo
  • guayaquil lluvias
    17 de marzo de 2015. Una lluvia de varias horas causó estragos en diversos sectores. De acuerdo con el Inamhi, en la ciudadela Universitaria la caída de agua llegó a 36,7 milímetros, en la vía a Daule a 30,3 milímetros y en el sur a 29 milímetros.Archivo
  • guayaquil lluvias
    19 de enero de 2016. Una lluvia anegó la avenida Juan Tanca Marengo, la vía a Daule y otros sectores de la ciudad. El entonces alcalde Jaime Nebot atribuyó el estancamiento del agua a la obstrucción de las alcantarillas con basura por personas que tuvieron la intención de delinquir.Archivo
  • guayaquil lluvias
    19 de abril de 2017. Varias avenidas y calles de la ciudad, como la Juan Tanca Marengo, la Quito (a la altura del estadio Capwell), la vía a Daule y la Víctor Emilio Estrada, quedaron anegadas. Según el Inamhi, el registro acumulado de abril de ese año hasta esa lluvia fue de 235 milímetros, cuando normalmente es de 207,2 milímetros. Una casa en el cerro Santa Ana se desplomó.Archivo