El hombre de la campana fue restaurado tras ser vandalizado

  Guayaquil

El hombre de la campana fue restaurado tras ser vandalizado

El hombre de la campana
El pasado 1 de marzo, un individuo arrancó la cabeza de la esculturaCortesía

Luego de que el pasado 1 de marzo la estatua de El hombre de la campana, ubicada en la calle Boyacá, entre Vélez y 9 de Octubre, haya sido vandalizada por un hombre que pateó su cabeza y le arrancó el brazo; esta fue restaurada y ayer expuesta en el sitio donde se encontraba.

Árboles autopista Narcisa de Jesús

Los doce árboles destruidos en la autopista Narcisa de Jesús fueron reemplazados

Leer más

La restauración de la pieza, que rinde homenaje a Julio Espinoza, icónico hincha de Barcelona, estuvo a cargo de la artista Diana Ponce, quien realizó la estatua. Ella trabajó en la figura de resina y fibra de vidrio, y una vez que se recuperó la mayor parte del brazo en el que lleva el aro, que representa a la campana que tocaba Espinoza, reforzó esa parte y recubrió todo el monumento con una pátina de bronce.

La semana anterior, el hecho vandálico, publicado por EXPRESO, quedó registrado por una cámara de la Corporación para la Seguridad Ciudadana, por lo que el sujeto que rompió la obra y quien lo acompañaba y se llevó la pieza arrancada, fueron detenidos por la Policía.

Para la ciudadanía, urge que los controles hacia este tipo de estructuras se mantengan e intensifiquen. “En el Puerto Principal hay tanta gente dañada y que roba todo lo que encuentra a su paso, que hasta lo poco que da vida a la ciudad se está perdiendo. Urge más atención y sanciones económicas que duelan”, señaló Lissete Castro, habitante de la calle Panamá.

Escultura El hombre de la campana
Así quedó la estructura ya restaurada.Cortesía

"Nadie se da cuenta de que estas esculturas podrían ser el enganche para el turista, aquí podría crearse una ruta de monumentos... Pero con todo el vandalismo que estos reciben, es imposible. Así Guayaquil no puede destacar. Faltan ojos que monitoreen y sanciones nuestra historia", recalca Nelson Cruz, habitante de Urdesa.