Guayaquil

Francisco Villacís: “Con la llegada de la pandemia nos fuimos al abismo”

Es el presidente de la Asociación de Disc jockeys de Guayaquil. Participó en la última marcha de los trabajadores de los centros de diversión nocturna

DJ
Participación. Villacís acompañó a diferentes trabajadores de los centros de diversión nocturna de Guayaquil a la marcha del lunes 22 de marzo.Juan Ponce / Expreso

Francisco Villacís se suma al pedido de los trabajadores del ocio nocturno en que haya una verdadera reactivación para este gremio. Critica el hecho de que esto sí se dé en cantones vecinos como Daule y Samborondón donde, asegura, sí hay más oportunidades para permanecer vigente en el mercado.

La pandemia de la COVID-19 apagó la fiesta. No hay baile. Frente a ese escenario, ¿cuál es el estado actual de los disc jockeys de Guayaquil?

Con la llegada de la pandemia nos fuimos al abismo. Atravesamos una situación complicada. Esta pandemia nos mandó a la famosa frase “reinvéntate”, pero no es lo mismo decirle a un carnicero que vaya a vender papa si toda su vida vendió carne. Podemos hacerlo, pero ya está pasando mucho tiempo y vemos que Daule y Samborondón sí están reactivados, con las medidas de bioseguridad del caso. Por eso exigimos que esto mismo pase en Guayaquil y así que nos ayuden porque nuestra economía está quebrada. Hay lugares que ahora contratan a un DJ solo para poner música ambiental de una o dos horas, y eso nos complica. Hay casos de compañeros que tienen medidas sus raciones de comida.

Entonces considera que, ¿ya debería Guayaquil estar igual que esos cantones?

Por supuesto, Daule y Samborondón están reactivados por eso queremos que se aplique lo mismo acá. La gente de Guayaquil se va a farrear a Samborondón o las ciudadelas de Daule y todo el mundo está haciendo una especie de zona rosa allá.

ERNESTO VASQUEZ

Ernesto Vásquez: "A los negocios formales o legales nos hacen pedazos”

Leer más

¿Y cuáles han sido sus acciones para llegar a los oídos de las autoridades locales?

Nos hemos sumado a las tres marchas que ha llevado al frente el gremio de los centros de diversión nocturna de Guayaquil durante la pandemia. Aquí estamos pidiendo lo mismo, desde la persona que vende cigarrillos fuera de los locales hasta los dueños, todo es una cadena. Esa es nuestra forma de llegar.

¿Qué falta por hacer?

Ya hemos agotado todos los recursos. Desde la primera marcha les presentamos a las autoridades un video de cómo estaba presentado y protegido el DJ, salonero y todo trabajador de este sector para un evento. Y lo hemos presentado las tres veces. Sabemos y estamos conscientes de que este tema de la pandemia es difícil, pero si no nos mata la pandemia, nos mata el hambre. Lo hemos dicho siempre, las autoridades lo saben. Actualmente estamos solo sobreviviendo.

Los protestantes portan carteles, bocinas y camisetas de color negro con leyendas como "Guayaquil reactívate" y "el pueblo solo salva al pueblo".

Centros de diversión nocturna: "No soportamos más restricciones"

Leer más

Los trabajadores del ocio nocturno piden, además, la ampliación de los aforos y los horarios. ¿Esto también les beneficiará?

Sí, lo estamos solicitando y esperamos que las autoridades tomen conciencia de que nos dedicamos a esta labor, que queremos trabajar y, por supuesto, que haya flexibilidad a los horarios.

¿Y las fiestas?

Las fiestas pueden realizarse temprano, en horarios que beneficien a todos, al igual que un evento o una reunión. Tenemos todo planificado. Por eso es necesario que se amplíen los aforos, que las autoridades sean más flexibles. Por ejemplo, en la Asociación de Guayaquil están inscritos unos 300 disc jockeys de los 3.000 que hay en la urbe, y pocos se dedican de lleno a una fiesta. Unos 20 o 30 Dj solo tienen este trabajo una o dos veces al mes. Y la mayoría responde a temas corporativos.