Los pacientes amputados, sin esperanzas ni prótesis

  Guayaquil

Los pacientes amputados, sin esperanzas ni prótesis 

Dos historias de personas amputadas tras un accidente muestran las falencias en el sistema público Hay demora en la entrega y cuestionamientos en la calidad

Prótesis
Hecho. Marcelo cuenta cómo ha sido su evolución con ayuda de fundaciones.Carlos Klinger

Jhonsin Villón, de 29 años, y Marcelo Ramos, de 33, son dos ‘perfectos desconocidos’. No se han visto en la calle, no residen en el mismo sector de Guayaquil, ni se dedican a las mismas profesiones. Sin embargo, tienen más cosas en común de lo que piensan: ambos, en los últimos seis años, sufrieron un accidente de tránsito en el que perdieron una de sus extremidades inferiores.

Discapacidad

Un gremio de personas con discapacidad cuestiona las estadísticas oficiales

Leer más

Cosas de la vida, ambos iban solos en su medio de transporte al momento del choque y recibieron atención en el mismo hospital del sur de la urbe luego del episodio que cambió sus vidas. Allí contrajeron una bacteria que agravó su estado de salud y, como coincidencia final, tuvieron que esperar por casi un año a que la red de salud pública les otorgue una prótesis.

“Tengo casi un año del accidente y mi trabajo me está esperando, pero todavía necesito una prótesis para movilizarme”, cuenta Jhonsin a EXPRESO, sentado en un sofá de su hogar, en Valle de la Flor, en el bloque 21 de Flor de Bastión. De ahí solo se levanta con ayuda de su esposa María Corral, de 42 años, porque en su pierna derecha le practicaron una amputación transfemoral, es decir por arriba de la rodilla, para salvarle la vida.

La preocupación del casi treintañero no es de ahora. Esta data del 25 de diciembre de 2021, día de Navidad, cuando un vehículo lo embistió a las 07:00 en la vía a la costa mientras se movilizaba para visitar a su familia por las fiestas. “Solo me avisaron que había tenido un accidente y que tenía que ir al hospital. Por teléfono no me quisieron decir qué le había pasado”, evoca su cónyuge.

El accidente había sido tan grave que necesitaban de mucha fe para salvarle la pierna, que había quedado comprometida tras el choque. Pero no lo lograron y ahora todavía espera por una prótesis en el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), ya que cuenta con afiliación y solo allí lo reciben.

prótesis
Jhonsin necesita de la ayuda de su esposa para movilizarse dentro y fuera de su hogar.CHRISTIAN VASCONEZ
Sociedad_Religión Católica_Campaña de salud

Una campaña de salud recorre varios barrios en Guayaquil

Leer más

“En el mes de agosto, cuando terminó la terapia física, le pedimos al doctor que lo atendió la orden para la prótesis, porque antes de eso no nos había mencionado nada sobre esa alternativa. Cuando nos entregó la solicitud nos dijo: ‘Pero no aseguramos nada’. ¡Qué forma de ‘alentar’! Luego, cuando fuimos a secretaría de fisiatría para dejar la ficha, fue lo mismo. Allí hasta nos dijeron que no prometían nada porque había solicitudes desde el 2016 y que debíamos esperar”, revela María, quien ‘trabaja’ organizando bingos para sostener su hogar, conformado por una menor de 16 años y otro de 9.

En el caso de Marcelo, ingeniero en Telecomunicaciones, el accidente en el que perdió su pierna izquierda le enseñó a ser recursivo (buscó en otras fundaciones ayuda) y disciplinado, pues, como Jhonsin, ‘confió’ en el IESS y recibió, después de año y medio, una prótesis que lo lastimaba y que nunca le fue útil, según relata.

“El doctor que me atendió en terapia física tampoco conocía sobre las opciones que podía tener. La prótesis (después de cinco años) nunca la usé y la tengo por ahí (...) Creo que con lo invertido en esa prótesis se pudo haber comprado dos más que sean buenas. Lo digo porque una vez vi una proforma”, sostiene Marcelo, quien encontró fuerza en su madre, su familia y amigos para ‘levantarse’ y hasta practicar crossfit y ser parte del equipo de atletismo que representará a Ecuador en los Juegos Paralímpicos de París 2024.

“Para llegar a eso debo cambiar el pie de la prótesis que uso para correr, pero el valor es elevado”, afirma Marcelo.

En el país, las alternativas al sistema público son las fundaciones, que han ayudado con las prótesis a quienes han acudido a ellas

la insulina. ... FD_ C (9124542)

En pos de insulina para vivir y de una prótesis para subsistir

Leer más

Prótesis Imbabura, organización establecida hace seis años en la ciudad de Ibarra, en la Sierra Norte de Ecuador, asegura recibir pacientes de todo el territorio. Santa Elena y Loja, a pesar de la distancia, son dos de las provincias de las que reciben ciudadanos que buscan atención.

“La mayoría de pacientes vienen del sistema público. La necesidad los obliga a buscar opciones”, indica Gabriela, una de sus representantes.

Sin embargo, uno de los aspectos que Gabriela resalta es el tiempo de espera de los pacientes. “Nos dicen que es complicado acceder a una prótesis, que demora mucho, y normalmente a los seis meses de la amputación ya se es candidato para usar una prótesis. No obstante, en el sistema público, si hoy lo amputaron, le dan (la prótesis) más o menos en un año o dos años”.

Alerta.Especialistas como los de Ecuaprótesis 3D afirman que en Ecuador se cotizan prótesis que en otros países ya son obsoletas.  

Recalca que en el tiempo que llevan atendiendo, notaron que el 80 % de quienes llegan en busca de atención son “personas de escasos recursos” y que necesitan de una opción gratuita o más asequible ante los precios elevados de las prótesis.

EMPRESA DE PROTESIS (9630743)
Geovanni Padilla, dueño de Ecuaprótesis 3D muestra partes de las impresiones que realiza en su taller.Freddy Rodriguez

Por otro lado, Geovanni Padilla, dueño de Ecuaprótesis 3D, taller de impresión en 3D que inició sus labores hace cinco años, cuenta que “muchos pacientes llegan del sistema público con la novedad de que han sido mal atendidos”.

“Tengo entendido que no se están entregando prótesis actualmente y, hasta donde conocía, se están cotizando prótesis que en otros países ya no están circulando desde hace 15 o 20 años”. Él cree que esto se debe a la falta de actualización de los médicos tratantes.

La Fundación El Rostro de Jesús, que labora en Manabí y tiene su taller de prótesis y órtesis en Manta, acota que es importante considerar que quienes necesitan de una prótesis no se pueden movilizar por su cuenta y quedan ‘aislados’ de las posibles soluciones. “El MSP tiene tres talleres; uno en Quito, otro en Guayaquil y otro en Loja, y no es que los pacientes puedan trasladarse solos”, aclara. 

  • Autoridades. El sistema de salud responde medias

EXPRESO solicitó su versión a Salud sobre la cantidad de personas que necesitan una prótesis en el país y cuántas han logrado acceder a ellas. No obstante, el requerimiento no fue contestado hasta el cierre de esta edición.

De igual manera, este Diario pidió estadísticas al Hospital Teodoro Maldonado Carbo, lugar donde Marcelo y Jhonsin fueron atendidos y no consiguieron respuesta rápida. La casa de salud contestó con un boletín en el que se detalla que tienen un grupo de afiliados que están a la espera de las prótesis. “Ya hemos estado con el equipo trabajando en este proceso y depurando las listas de los pacientes requirientes”.