La educación virtual también causa problemas a maestros

  Guayaquil

La educación virtual también causa problemas a maestros

Los docentes se formaron para dar clases presenciales, no online. La capacitación tecnológica es insuficiente, sobre todo para los de más edad

Clases virtuales
A muchos maestros se les complica dar clases virtualmente, porque no están a la vanguardia en la aplicación de competencias digitales.Jimmy Negrete / EXPRESO

A los problemas de conectividad que tienen muchos estudiantes para recibir enseñanza virtual, se suma la insuficiente capacitación de los docentes que no cuentan con el conocimiento requerido para navegar por estas aguas que resultan turbias, principalmente para aquellos que durante gran parte de su vida han trabajado con métodos análogos. A ello hay que añadirle el poco tiempo que han tenido para migrar sus clases a esta nueva modalidad a raíz de la pandemia mundial de COVID-19.

Cupos universidad

Un total de 107.911 personas tienen un cupo para la universidad

Leer más

Los maestros reconocen que se formaron para dar clases en forma presencial y no en línea. Sin embargo, muchos señalan que desde marzo pasado comenzaron a capacitarse para brindar enseñanza remota a los 4’746.000 escolares y 700.000 universitarios del país que todavía están fuera de las aulas.

El docente debe ser capaz de planear, crear y diseñar un ecosistema lúdico dinámico que le permita innovar el entorno educativo online.

Milton Maridueña, docente y experto en educación virtual

Pero la tarea no ha sido fácil. Así lo asegura César Muñoz, de 62 años, quien lleva cuatro décadas impartiendo cátedra en la facultad de Ciencias Químicas de la Universidad de Guayaquil, que el próximo 1 de julio inicia las actividades académicas bajo la modalidad virtual.

subcomisión de educación

CES: La intervención a la Universidad de Guayaquil tiene un avance del 77,77%

Leer más

“Para dictar mis clases de Química 1, lo máximo que necesitaba era un proyector para mostrar las diapositivas, así como una pizarra para anotar algunos puntos relevantes para mis alumnos. Nunca requerí de un computador, aunque sí lo manejo; pero no sucede lo mismo con las plataformas a las cuales ahora deberé acudir para impartir la enseñanza virtual. En eso me quedo de año”, cuenta el docente, quien aparte de la capacitación ofrecida por la universidad ha tenido que recurrir a tutoriales en YouTube y a la ayuda de sus nietos para que lo asesoren en el manejo de determinados tipos de sistemas operativos, para ejecutar programas o aplicaciones con varios contenidos.

“Me ha tocado aprender para enseñar; aprender a utilizar las plataformas virtuales que ha dispuesto la universidad, para poder subsanar los efectos del desconocimiento”, menciona.

Si al docente le dieran las herramientas tecnológicas necesarias, aprendería a manejarlas y luego a usarlas en el proceso de enseñanza.

Hugo Fernández, asesor en educación a distancia

La misma situación experimenta Ernesto Martínez, de 64 años, docente de la facultad de Jurisprudencia de una universidad local, quien señala que pasar de lo presencial a estar en línea fue un cambio radical, y apropiarse de las tecnologías se ha convertido en todo un reto que, incluso, lo llevó a estresarse. “Si antes ya era difícil y tomaba mucho tiempo planificar una clase para que salga ‘bien’ en el aula, ahora es más complejo. Tengo que planificar en determinado formato digital y en forma completa y superprolija, ya que la tengo que enviar con antelación. Me toma muchísimo tiempo y me suma una presión que antes no tenía. Ahora tengo que diseñar y armar presentaciones en Powerpoint todas las semanas, porque los estudiantes las necesitan. Tengo que grabar las clases y subirlas para quien no se pudo conectar. Tengo que sacar fotos de la pantalla y las actividades para que la universidad pueda subirlas a las redes”, describe el catedrático.

Para impartir su clase de Derecho Constitucional dice que cuenta con la ayuda de sus hijos, que le explican cómo programar los dispositivos, los tutoriales, también el diseño de presentaciones, videos, etc.

Matriculación universidad

Universidad de Guayaquil tiene 3.000 aulas virtuales para inicio de clases

Leer más

Pero la sensación que hoy experimentan muchos maestros es lógica. Según explica la psicoterapeuta Marcela Tutivén, la educación a distancia les exige utilizar sus capacidades de otra manera, en “un contexto de incertidumbre muy elevada”, fuera de su hábitat natural (el aula), a veces sin el espacio o los recursos suficientes.

Roberto Cedeño, profesor universitario y capacitador para la enseñanza virtual, resalta que el diseñar espacios virtuales no es sencillo, se requiere formación y experiencia. Además, anota, mientras mayor es la edad de un docente, menos digital es.

En cambio, Carlos Varas, experto en educación a distancia, cree que los problemas que están afrontando los docentes se deben a que la enseñanza virtual no había sido tan necesaria como hasta ahora. “Los profesores tienen conocimientos y capacitación en la elaboración de material didáctico de apoyo, el uso de tecnologías de información para apoyo educativo, pero muy pocos tienen experiencia suficiente en una modalidad 100 % virtual”, asegura.

Carolina Espinoza

El esfuerzo de Carolina es reconocido con una beca para estudiar la maestría

Leer más

Cecilia Albornoz, docente, destaca que aún existe en la mente de muchos maestros el modelo clásico de aprendizaje en el aula, con una relación profesor-estudiante en forma directa en un espacio físico concreto. “Esto implica mucho tiempo de preparación de material, lecturas, cuestionarios, videos, etc. Luego, el acompañamiento de cada estudiante, lo que muchas veces es más tiempo, sobre todo la primera vez, como pasa en esta oportunidad”, explica.

Maestro con pizarra
Muchos maestros se resisten a dejar la pizarra.Jimmy Negrete / EXPRESO

A eso se suman problemas de orden práctico, como por ejemplo cómo impartir contenidos que no se pueden dictar de manera virtual, como los laboratorios de física y química o educación física.

A pesar de las falencias, los expertos también afirman que esta crisis es una oportunidad para reforzar los programas virtuales existentes.

EL RESULTADOEl mal manejo de una clase virtual podría tornarla aburrida y originar alumnos desmotivados que preferirán no conectarse y aprender más con un tutorial de YouTube.

  • La investigación

Estudiantes de medicina

9.654 profesionales rendirán examen para ejercer la carrera de medicina

Leer más

“Hay profesores con seudodestrezas tecnológicas”

Una investigación realizada por el experto en educación virtual Milton Maridueña, en cinco universidades públicas del país que cuentan con carreras en modalidad online, determinó que en este momento solo hay ‘profesores híbridos’, con seudodestrezas tecnológicas obtenidas en módulos intensivos y forzados de 40 horas de Moodle+40 de Zoom+40 de Google Meets+40 de Microsoft Teams y 40 de Cisco Webex, etc.

El especialista sostiene que el modelo a aplicar por las nuevas dinámicas de enseñanza-aprendizaje, conocidas en la sociedad de la información como e-learning, exige un nuevo paradigma educativo y una renovación de los contenidos fundamentales, métodos, prácticas y medios de transmisión del conocimiento, para que estén alfabetizados ‘en y para la cultura digital’, en una forma distinta a la modalidad presencial.

“Las universidades adolecen de un nuevo modelo educativo ‘independiente’ del presencial, ya que se han encargado de ‘virtualizar’ la misma dinámica presencial; es decir, hacer lo mismo de las clases magistrales presenciales, pero a través de un computador”, explica el docente de la Universidad de Guayaquil, quien cree que es importante instaurar un centro de capacitación continua para aquellos profesores que demuestren competencias y habilidades digitales.