Guayaquil

Jefe de la Policía: "En Durán, comprar droga es como comprar pan o gaseosa"

El cantón ha sido escenario de numerosas muertes violentas las últimas semanas. La Policía propone un llamado a la conciencia a través de una campaña.

Con esta señal se llama a la paz en los lugares donde hubo muerte violenta.
Con esta señal se llama a la paz en los lugares donde hubo muerte violenta.Freddy Rodríguez / Expreso

En el sitio donde se han suscitado las últimas muertes violentas en el cantón Durán -solo en este mes de octubre han ocurrido siete- se ha pintado ya sea sobre la calzada o acera, una paloma con un ramo de laurel en el pico y una leyenda que reza: ‘Por un Durán más seguro’.

LA DELINCUENCIA EN DUrán

La violencia de las cárceles lanza tentáculos en Durán

Leer más

El proyecto tiene como fin llamar la atención a la conciencia de la comunidad para evitar que se sigan cometiendo estos hechos, que mantienen en alarma a los habitantes de la localidad guayasense. La problemática ha obligado a las autoridades a establecer nuevas acciones como, por ejemplo, que los militares se sumen a los patrullajes que ejecuta la Policía Nacional.

El jefe del Distrito Durán, William Calle, quien presentó esta campaña en conjunto con habitantes del cerro Las Cabras y líderes barriales, asegura que se escogió este sitio debido a los problemas que allí se presentan como el acopio, venta y consumo de drogas.

“En los últimos meses he capturado a 50 personas. Aquí en Durán se encuentra fácilmente la droga en cuatro o cinco esquinas. Es como comprar pan o gaseosa y el supermercado es el cerro Las Cabras. Es preocupante. Hay mucho microtráfico; es un negocio muy lucrativo y por eso se pelean”, afirmó a EXPRESO.

Por ello, el jefe policial hizo un llamado a la ciudadanía para que, sobre todo los adolescentes y jóvenes, se dediquen a “trabajar, estudiar y progresar”.

Presos recapturados

Militares se suman a los patrullajes en el cantón Durán

Leer más

Reconoció que pese a los controles que se ejecutan los problemas continúan, y que parte de las soluciones sería la construcción de un mirador y de una Unidad de Policía Comunitaria (UPC), en la parte alta del cerro, para que habiten unos 22 policías. “Ellos tienen que convivir allí para ser parte de la comunidad”, agregó el uniformado.

El psicólogo clínico Samuel Merlano considera que pintar el símbolo en aquellos puntos no es eficaz y afirma que los cambios inician desde el núcleo familiar, paralelamente, con programas de Gobierno, cambios y leyes firmes.