Guayaquil

El derecho a la accesibilidad inclusiva se queda en el papel

Aunque las leyes garantizan la movilidad a las personas con discapacidad, no se cumplen. El espacio público también es hostil.

Rampas. Una mujer en silla de rueda es ayudada a subir la acera sin rampa. Al frente, una subida demasiado estrecha.Christian_Vasconez

Solo quien pasa en una silla de ruedas todo el día es capaz de medir las necesidades que encuentra una persona con movilidad reducida en una ciudad como Guayaquil, donde algunas obras de regeneración, locales comerciales y entidades públicas no se han comprometido del todo con la inclusividad, pese a leyes que la amparan, sobran.

Betzabeth Pilaloa es presidenta de la Asociación de Hemipléjicos, Parapléjicos y Cuadripléjicos del Guayas y tiene polio desde que cumplió dos años. Lamenta, por ejemplo, que las veredas sean tan hostiles, que a quien va en silla de ruedas no le queda otra que “rodar como carro en la calle”.

La avenida Malecón se llena de colores por el Día de la Discapacidad

Leer más

Las leyes que han pensado en las personas con movilidad reducida existen. La Constitución, en su artículo 47, numeral 10, garantiza el acceso de manera adecuada a todos los bienes y servicios. Ese mandato se refuerza en el artículo 4 de la Ley Orgánica de Discapacidades y en la Ordenanza de Edificaciones y Construcciones del cantón Guayaquil, aplicada a la accesibilidad. En papel está, pero no se cumple, lamenta Pilaloa.

EXPRESO ha recogido casos en algunas ciudadelas del norte, en donde los vecinos se quejan de lo mal que están las calles. Uno de ellos, un adulto mayor que dejó de ir a la iglesia de la Alborada porque la regeneración del sector no es inclusiva. Otro, el del parque de Urdesa, que no permite la movilización a coches de bebés.

Consciente de esta realidad, Asopléjica emitió un llamado de auxilio el pasado 5 de noviembre a Ximena Gilbert, directora de Inclusión Social del Municipio de Guayaquil y expuso, como ya lo hizo con la Metrovía, observaciones sobre el incumplimiento de su derecho a la accesibilidad.

Accesos. El parque de Urdesa no tiene facilidades para coches.Christian Vásconez

Si bien la ciudad ha trabajado en el tema en zonas regeneradas como el malecón, hay detalles arquitectónicos que representan grandes obstáculos para personas con movilidad reducida, resume el comunicado.

No solo es la regeneración. Son las entidades públicas, los locales comerciales, los centros de entretenimiento, que no tienen acceso a sillas, no han adaptado sus baños a lo que dicta la ordenanza, y aún así funcionan con permisos. Es como si la ciudad se esfuerza a ver la discapacidad solo de lejos, como si se hacen de la vista gorda con el tema, resume la activista.

La accesibilidad universal requiere que el diseño tenga en cuenta la diversidad en la funcionalidad de las capacidades humanas, recuerda la catedrática Ivethyamel Morales, experta en Urbanismo Sostenible y exdecana de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Guayaquil.

Tramité una denuncia sobre la regeneración en la José María Egas. El oficio que recibí indica que la alcaldesa tiene que aprobar los arreglos. Aún no hay solución.

Liliana Carbonell
urbanista y activista por la movilidad sostenible

La norma NTE INEN 2245 establece las características generales y específicas que deben cumplir las rampas que se construyan o habiliten en los entornos construidos, para facilitar el acceso a las personas; también en la Norma Ecuatoriana de la Construcción NE-HS-AU “Accesibilidad Universal” se hallan las especificaciones técnicas que deben cumplir las rampas, precisa.

Si todo está claro en leyes y normas y pese a eso no se cumple con este derecho, lo que falla es la fiscalización a la falta de inclusión de las normas técnicas en la elaboración y diseño de los proyectos, observa.

“La accesibilidad al medio físico y al entorno, debería ser un requisito para la aprobación de cualquier proyecto y quienes no las cumplan, ser multados y nunca más contratados”, opina la experta.

El exdirector de Urbanismo del Municipio, José Núñez, afirma que la entidad es consciente de estas debilidades y programa su mejoramiento, porque “no se puede hacer todo de golpe”.

Hostilidad. Regeneración invasiva en la José María Egas.CARLOS YAGUAL

Liliana Carbonell es una urbanista que vive en la Alborada y gestionó una queja sobre las fallas arquitectónicas de la reciente obra de regeneración urbana en la José María Egas. Lamenta que muchos proyectos se hagan con apuro, para cumplir compromisos políticos y no se sometan a un estudio profundo. “La falta de aplicación de normas de construcción es evidente. El Municipio debería explicar por qué tanto error”, defiende.

Las adaptaciones que manda la norma podrían resultar costosas para el empresario. Por eso las incumple; pero quien está llamado a sancionar es el Cabildo, apunta Dennis Maroto, presidenta de la Fundación Andar Eq, especialista en Movilidad Inclusiva.

En Ecuador, ciudades como Portoviejo trabajan ya en ser más inclusivas, recuerda la urbanista Isabel Escobar. En Europa, las ciudades tienen espacios diseñados tomando en consideración normativas de accesibilidad universal. Para aterrizar esos ejemplos, Guayaquil debe analizar su realidad y proponer cambios en base a su contexto. “Es necesario trabajar con las personas que usan estos espacios”, aconseja.

Hace falta empatía hacia las personas con movilidad reducida y profesionalismo para la elaboración y ejecución de proyectos. Hay normas, no se respetan.

Ivethyamel Morales
catedrática y urbanista especializada en sostenibilidad

Preguntas al Municipio

Sobre este tema, y el publicado ayer sobre la Metrovía, se consultó al departamento de Comunicación del Municipio. Las respuestas llegaron al cierre de esta edición, por lo que las publicaremos mañana.

  • Pregunta 1: ¿Qué harán al respecto el Municipio y qué la fundación Metrovía sobre las quejas de Asopléjica?
  • Pregunta 2: La regeneración urbana de varios sectores tiene fallas en la accesibilidad para personas con movilidad reducida. ¿Se arreglarán estos trabajos? ¿Se ha analizado cuánto tendrá que invertirse y en qué sectores?
  • Pregunta 3: ¿Qué hay de los puentes peatonales?
  • Pregunta 4: A nivel de locales comerciales, ¿exige el Municipio y corrobora que se cumpla la infraestructura para garantizar el acceso a personas con movilidad reducida?
  • ¿Pregunta 5: ¿Qué avances cuantifica el Municipio en el último lustro en materia de movilidad reducida?
  • ¿Pregunta 6: ¿Mantiene la Dirección de Acción Social reuniones con ciudadanos y otros departamentos del Cabildo de Guayaquil al respecto?