La delincuencia entorpece la educación de los niños

  Guayaquil

La delincuencia entorpece la educación de los niños

La violencia se toma los exteriores de los planteles en los sectores populares.  Las extorsiones son frecuentes.  Algunos locales vuelven a la virtualidad 

inseguridad colegios
Agentes metropolitanos vigilan el orden en los exteriores de varios planteles del centro, sur y norte de la ciudad, donde la presencia policial es escasa.Álex Lima / EXPRESO

Los robos y asesinatos en los exteriores de las unidades educativas, las ‘vacunas’ que los extorsionadores piden a padres y profesores, así como los daños que los delincuentes ocasionan a los locales escolares, han complicado la educación de los niños y adolescentes de los sectores populares de Guayaquil y los ha obligado a recibir clases de manera irregular.

Escuela Dolores Veintimilla

Las clases presenciales en un plantel de la urbe son irregulares por la inseguridad

Leer más

En la Unidad Educativa Fiscal Dolores Veintimilla de Galindo, ubicada en el bloque 9 de Flor de Bastión, noroeste de la ciudad, los padres están angustiados y se mantienen en vigilia en los exteriores del plantel, ya que no quieren que se vuelva a repetir lo ocurrido hace tres semanas, cuando un alumno fue baleado cuando salía de clases.

“Estamos desesperados. Nadie nos garantiza la seguridad de nuestros hijos”, dice Margarita Moreno, madre de dos hijos a quienes va a dejar y a retirar del plantel, donde las clases son irregulares.

Margarita cuenta que de vez en cuando llegan militares y policías a resguardar la zona. “Pero solo van a tomarse una foto y luego se retiran. También están presentes cuando algún medio de comunicación realiza alguna cobertura periodística”, asegura indignada.

Algo similar ocurre en la escuela 3 de Diciembre, ubicada en Horizontes del Fortín, donde la semana pasada una mujer fue acribillada luego de dejar a su hijo en el plantel.

Las autoridades policiales no se están tomando en serio la seguridad de los estudiantes, quienes a diario corren peligro cuando vienen a la escuela o se van a la casa.

Jamilex Moreno, madre de familia

“Parece que este caso no tiene nada que ver con la institución, pero sí creemos necesario la presencia de la policía en el sector, ya que esta es escasa y los delincuentes se aprovechan de aquello”, señala Ernesto Carrión, padre de familia, quien esperaba que su hija salga de la entidad para llevarla a su casa.

Algunos compañeros de mi hijo están estudiando desde casa, como lo hicieron en la pandemia. Lamentablemente no cuentan con los implementos para la virtualidad.

Alejandro Ortiz, padre de familia

A este complicado ambiente se suman las extorsiones. En la escuela fiscal Blanca García Plaza de Arias, ubicada en el sector de Nueva Prosperina, noroeste de la ciudad, las amenazas de cobro de ‘vacunas’ les ha quitado la tranquilidad a la comunidad educativa.

La presencia de la Policía Nacional es escasa en los exteriores de los planteles. Solo los agentes metropolitanos se encuentran al ingreso y salida de los estudiantes.

William Suárez, padre de familia

“Están haciendo llegar panfletos donde advierten que debemos entregar dinero si queremos estar tranquilos”, cuenta Ana León, quien no envía a sus hijos a clases presenciales, pero no por la pandemia, sino por el temor de que les ocurra alguna desgracia.

Los policías de vez en cuando llegan a los exteriores de las escuelas, pero solo a tomarse fotos. Luego se van y no regresan. Los controles deben ser constantes.

Magdalena Muñoz, madre de familia

“Todos los días voy a la escuela a retirar y a dejar las tareas”, menciona en los exteriores del plantel donde tampoco hay un resguardo policial constante.

inseguridad colegios
Los padres de familia son los vigilantes de sus hijos a quienes acompañan diariamente hasta las instituciones educativas para evitar que algo les pase.Álex Lima / EXPRESO

La misma medida ha adoptado Carlos Mendoza, padre de dos niños que se educan en la escuela Violeta Luna Carrera, ubicada en Ciudad Victoria. “Nos piden cinco dólares a la semana y les han advertido a los maestros que si no colaboran van a poner explosivos. La semana pasada la institución amaneció rociada de gasolina. Estamos aterrados y no tenemos el apoyo de nadie”, dijo.

PeligroMonte Sinaí, Lomas de la Florida, Flor de Bastión, Balerio Estacio, Sergio Toral, Ciudad de Dios, Ciudad Victoria y Nueva Prosperina son algunos sectores conflictivos.

Asimismo, desde el 3 de septiembre pasado, 3.399 estudiantes de las unidades educativas fiscales Pedro Vicente Maldonado y Carlos Mora Peñafiel, en Socio Vivienda 2, están en la virtualidad, luego de una balacera que se produjo en la zona.

extorsión escuela

Padres desesperados por las amenazas y extorsiones a los planteles educativos

Leer más

María Romero, madre de familia, sostiene que esta medida es acertada para garantizar la integridad de los alumnos. Sin embargo, se queja porque en su casa no hay los implementos necesarios para que su hijo siga educándose.

Varios centros educativos están resguardados por agentes metropolitanos, quienes se ocupan de mantener el orden en los alrededores y evitar que alguna irregularidad se produzca. Ellos están presentes al ingreso y salida de clases de los estudiantes.