Coronoravirus: El hospital del IESS Teodoro Maldonado Carbo entró en estado de 'coma'

  Guayaquil

Coronoravirus: El hospital del IESS Teodoro Maldonado Carbo entró en estado de 'coma'

Los doctores piden trajes de protección para trabajar. El viernes 3 de abril, muchos no asistieron a laborar, el área de emergencia cerró. 

iess del sur
Así lució la emergencia del hospital del Teodoro Maldonado Carbo, por falta de doctores el viernes 3 de abril de 2020.Cortesía

Solo un doctor en la emergencia y otro visitando a los pacientes de COVID-19 tuvo el hospital del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), el viernes 3 de abril de 2020; ¿y el resto de los doctores? Unos están contagiados; otros, han muerto y otros, no tienen trajes de protección. Diario EXPRESO tuvo la información de una fuente que prefirió omitir su nombre.

La problemática empezó desde el viernes 20 de marzo desde 2020, ese día EXPRESO envió preguntas al departamento de relaciones públicas, del hospital del IESS. Allí se preguntó: ¿Hay doctores contagiados del hospital Teodoro Maldonado Carbo contagiados con COVID-19? ¿Cuántos? ¿Cómo los doctores pueden bajar el riesgo de contagio? ¿Han incrementado doctores? ¿Cuántos?

Para el viernes 27 de marzo que no se había recibido las respuestas y se agregó una pregunta más: ¿Ha llegado a su capacidad máxima los hospitales del IESS de Guayaquil? Esta interrogante fue a propósito del vídeo que se hizo viral, donde un joven pedía que internen a su padre. El personal médico lo tuvo un tiempo en la misma camioneta que llegó, con oxígeno.

En esa ocasión, el IESS solo respondió a través de Twitter que sí habían atendido al caballero de la camioneta, pero del resto de preguntas nada.

Ya para esos días la situación laboral del personal sanitario ya era difícil, en 15 días llegó a un estado de crisis, el hospital entró en 'coma'. Al punto de no poder atender a los pacientes que llegaban por la emergencia, ni los residentes podían trabajar por no tener equipo de protección personal.

Las autoridades están al tanto de la situación, pero los trajes de protección y las debidas mascarillas, que tanto se anuncian por las cadenas nacionales, no terminan de llegar a las manos de los doctores y no solo de los que trabajan en el hospital del IESS del sur de Guayaquil. Como muestra, están los vídeos de las enfermeras, de otros hospitales, que han subido a las redes sociales pidiendo los trajes de protección.

El mismo ministerio de Salud, en una cadena nacional, explicó que en los hospitales el virus se mantiene más tiempo suspendido en el aire. "Por lo tanto es obvio que se requiere la mascarilla N 95, los lentes y los debidos trajes", subraya un doctor.

En el hospital Teodoro Maldonado Carbo falta espacio para atender a los pacientes, una situación que también se da en el hospital del IESS ubicado en los Ceibos, como se ve en el vídeo.

Otro problema es que la morgue del hospital está llena de cuerpos como se observa en este otro vídeo.

El personal que labora en dicha entidad está dispuesto a seguir trabajando, pero usando los debidos trajes de protección. Además que solicitan la debida desinfección de todo el hospital, previo el retiro de los cuerpos. Pero, que se los entreguen a sus familiares

Un problema local, pero también internacional

El viernes 3 de abril falleció un doctor del hospital Teodoro Maldonado Carbo, y ello provocó que el personal decida no laboral hasta no recibir los trajes de protección. Antes de ello habían muerto dos terapistas y dos administrativo.

- ¡Qué este mismo problema lo tienen los otros países que luchan con la pandemia del COVID-19! 

- “Sí”, dicen los doctores consultados. Sus nombre se obvian para evitar que los sancionen o los saquen de sus puestos de trabajo.

Los mismo médicos mostraron la opinión que tiene la Organización Internacional de Trabajo (OIT). La entidad explica si se puede clasificar el COVID-19 como una enfermedad profesional. En un escrito dice: “La enfermedad del COVID-19 y el trastorno de estrés postraumático contraídos por exposición en el trabajo, podrían considerarse como enfermedades profesionales. En la medida en que los trabajadores sufran de estas afecciones y estén incapacitados para trabajar como resultado de actividades relacionadas con el trabajo, deberían tener derecho a una indemnización monetaria, a asistencia médica y a los servicios conexos, según lo establecido en el Convenio sobre las prestaciones en caso de accidentes del trabajo y enfermedades profesionales, 1964 (núm. 121). Los familiares a cargo (cónyuge e hijos) de la persona que muere por la enfermedad del COVID-19 contraída en el marco de actividades relacionadas con el trabajo tienen derecho a recibir prestaciones monetarias o una indemnización, así como una asignación o prestación funeraria”.

El mismo documento de la OIT indica que todo trabajador tiene derecho a alejarse de una situación de trabajo o a interrumpirla cuando tiene motivos razonables para creer que ésta entraña un peligro inminente y grave para su vida o su salud. Cuando un miembro del personal ejerza este derecho, deberá estar protegido de consecuencias injustificadas.

En el caso particular del personal sanitario del hospital Teodoro Maldonado Carbo ve un peligro inminente y grave para su vida o su salud, el no tener trajes de protección.

En otros países, como en España, por esta situación un gremio ha puesto una demanda por homicidio improdunte.

La página Web de ConSalud.es cuenta que la Central Sindical Independiente y de Funcionarios ha presentado una denuncia ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo contra el ministerio de Sanidad, Salvadorv Illa, como máxima autoridad del Gobierno en la gestión de la crisis del coronavirus, por su gestión ante la pandemia.

El medio europeo continúa señalando que el gremio considera que la falta de previsión y las insuficientes medidas de protección con las que cuentan los profesionales del Sistema Nacional de Salud pueden ser constituidas de delitos contra los trabajadores por infracción de las normas en materia de prevención laboral, de lesiones y homicidio imprudente. Y todo esto por la falta de previsión y material de protección, destaca ConSalud.es.

Según los datos del ministerio de Sanidad, hasta el 30 de marzo, en España habían 12.298 sanitarios infectados, ¿cuántos habrá en Ecuador? Los doctores y enfermeras de Ecuador esperan que el Gobierno actué con la rapidez que exige la pandamia, para no llegar a los números que tiene el país europeo.

El tema de los trajes de protección, en Ecuador, ha estado presente desde que empezó la emergencia sanitaria. El martes 24 de marzo de 2020, el viceministro de Salud, Ernesto Carrasco, manifestó a la prensa que no había trajes como los que usaron los chinos, aquí para la protección se usa batona desechable, gorro, gafas quirúrgicas, mascarillas N-95, aunque la ideal es la FFM2, pero no hay en el país. En ese día precisó que la ropa blanco estéril es para quienes tratan a los pacientes en terapia intensiva. Pero, los médicos quieren el traje que se usó en China y ese no es el protocolo pertinente.

Las decisiones ahora deben ser a la velocidad de la luz, para apoyar más al personal sanitario. Ellos manifiestan que no quieren que los llamen héroes, sino trabajadores del sistema de salud y que les den trajes, porque esto va asegurar que no ocurra lo que pasó el viernes 3 de abril, una emergencia de un hospital sin suficientes doctores.