Guayaquil

Coronavirus: En Guayaquil no todas las iglesias abrirán sus puertas este 24 de mayo

Una comisión diocesana elabora un estudio de casos para conocer cuáles parroquias podrán hacerlo

Iglesia San José antes de la pandemia
Situación. Se elabora un estudio para conocoer cuáles parroquias abrirán sus puertas.Archivo / EXPRESO

Acogiéndose a las decisiones emitidas por el COE nacional, la Conferencia Episcopal Ecuatoriana elaboró un protocolo con las exigencias sanitarias debidas para la reapertura de los templos católicos en el país.

ramitis

Coronavirus: La Iglesia Católica plantea abrir sus templos a finales de mayo

Leer más

Ante ello, la Arquidiócesis de Guayaquil, dispuso que una comisión diocesana elabore un estudio de casos para conocer cuáles son las parroquias que podrán abrir sus puertas para este 24 de mayo, fecha tentativa del cambio de color del semáforo de rojo a amarillo en la ciudad. 

Coronavirus en Ecuador: noticias actualizadas minuto a minuto

La comisión deberá emitir la autorización de la reapertura solo a las parroquias que cumplan con los protocolos debidos. Posteriormente, luego del 25 de mayo se pondrá en conocimiento cuáles serán las iglesias que pueden abrir.

No todas las parroquias se abrirán al mismo tiempo, esto se debe a que algunas se ubican en sectores identificados como focos de infección.

Monseñor Luis Cabrera, arzobispo de Guayaquil.

No obstante, para la reapertura progresiva de las centros religiosos se han definido tres etapas, donde en todas es obligatorio el uso de tapabocas, utilizar gel antibacterial, mantener la distancia de al menos dos metros y ubicarse en el lugar señalado en cada templo.

  • En la primera fase (semáforo rojo–amarillo), los fieles podrán ingresar para dedicar 15 minutos a la oración personal. Se puede recibir el sacramento de la confesión, en lugares abiertos, cumpliendo con la distancia requerida. El sacerdote podrá bendecir el agua y objetos religiosos, si la feligresía lo solicita desde su sitio.

  • En la segunda fase (semáforo amarillo–verde), se autoriza al sacerdote a dar la comunión a la feligresía fuera de la misa. Su recepción se hará en la mano, siguiendo las disposiciones de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana. En esta fase aún no pueden asistir personas de grupos vulnerables.

  • En la tercera fase (semáforo verde), el sacerdote podrá celebrar la eucaristía con la presencia del 30 % del público, según la capacidad de cada templo. Se suspende el rito de la paz y solo los miembros de una misma familia pueden sentarse juntos durante la celebración religiosa. Los encuentros de grupos, convivencias, retiros y catequesis se seguirán realizando de manera virtual hasta segunda orden.

Ante estas disposiciones, el arzobispo de Guayaquil, monseñor Luis Cabrera, manifestó que los feligreses pueden continuar siguiendo las misas que se transmiten a través de las cuentas de Facebook de cada parroquia de la urbe.