Guayaquil

Coronavirus: "No es viable para Ecuador salir a trabajar con la regla del 10-4"

En Austria aplican 10 días de cuarentena y 4 días de trabajo presencial. La propuesta es de un grupo de científicos

toma de temperatura
Un guardia toma la temperatura corporal a personas que quieren ingresar al Banco del Pacífico, en el Mall del Sur.Lina Zambrano

Un grupo de científicos para reabrir la economía del mundo sugieren la regla 10-4, que consiste en aprovechar el punto débil del virus del coronavirus. Esta estrategia la va llevar Austria, pero expertos en epidemias indican que no sería viable para Ecuador.

MINUTO A MINUTO | Coronavirus en Ecuador y el mundo: todas las noticias actualizadas

El mundo entero busca la forma de lograr que todas las empresas puedan trabajar, pero sin que ello provoque una nueva ola de contagios que los obligue a regresar a una cuarentena. Por ejemplo Corea del Sur después de abrir su economía ha tenido que volver a cerrar bares y locales de ocio nocturno porque tuvieron un repunte de casos de COVID-19.

Entonces un grupo de científicos del Instituto Weizmann de Israel propone un modelo cíclico 10-4, que consiste en estar 10 días de cuarentena y 4 de trabajo, según lo cuenta la BBC y el The New York Times.

La BBC explica que los investigadores proponen un modelo matemático que consiste en estar 10 días en cuarentena y 4 días yendo al trabajo o a la escuela. “El modelo básicamente se aprovecha de una debilidad del coronavirus: su período de latencia, es decir, el retraso promedio de tres días entre el momento en que una persona se infecta y el instante en que puede contagiar a otros”, escribe la BBC.

Bajo la propuesta del Instituto Weizmann de Israel, Diario EXPRESO preguntó a dos expertos en epidemias si eso es posible en Guayaquil y replicarlo en el resto del país.

Atención médica
Doctores del Municipio de Guayaquil y de la Gobernación atienden a la ciudadanía por los síntomas de COVID-19 y otras enfermedades.Cortesía

El epidiomólogo, Mario Paredes, explica que la situación no tan fácil de llevar en el país, “si bien es cierto que existe un período de latencia (tiempo que pasa desde la exposición a algo que puede causar una enfermedad) en promedio, en el país hay otra situación. Puntualmente la comunidad no está educada en salud, no tiene un conocimiento cierto en la patología y no se ha considerdo en Austria o en Israel, no hay enfermedades intercurrentes (la que se presenta en el curso de otra enfermedad sin que tenga relación directa) y que se pueden parecer al COVID-19, porque se expresan como síndromes gripales entre ellas tenemos el dengue, el zika, chincunguña, que en unas ocasiones se presenta como una simple gripe, o se pueden presentar de inicio con síntomas respiratorios o síntomas de afección en las vías respiratorias superiores. Tenemos el sarampión, que también puede presentarse de manera incial, en especial en los niños, como una gripe; y pues estas enfermedades no existen en esas otras latitudes pueden confundir el diagnóstico o el autodiagnóstico que se hacen las personas. Entonces tratar de considerar un período de latencia me parece bastante difícil en el país. Además las enfermedades se pueden presentar en la misma persona, es decir tener dengue y COVID-19 a la vez. No se puede olvidar a la influenza A y B y la HN1, en base a esto no se puede tener un período de latencia claro. Además muchos, en especial los jóvenes, pueden ser asintomáticos. Por eso es poco probable aplicar esta estrategia en Ecuador”.

Para el epidiomólo Francisco Andino lo mejor es el distanciamiento de horario, para que no exista la hora pico en los buses. Guayaquil, como ciudad, se quiere plantear trabajar desde las 6:00 hasta las 22:00, donde ese distanciamiento sea a nivel del esquema del horario. “Pueden haber planteamientos interesantes, que son viables, pero todo depende del criterio de la economía de la población, de la educación y cultura que tengamos; por eso el rol fundamental del comunicador social, en esta etapa, es educar y comunica adecuadamente las medidas que se deben tomar frente el problema”, dice.

Resalta que junto al distanciamiento de horario también debe existir el laboral, donde hay que categorizar a la población, la que tiene inmunidad y la que no tiene.