Universidad de Guayaquil: Estudiantes receptan llamadas que ingresan al 171

  Guayaquil

Universidad de Guayaquil: Estudiantes receptan llamadas que ingresan al 171

En medio de la crisis del coronavirus, los universitarios apoyan desde casa, a través de un sistema redireccionado por CNT. 

Llamadas al 171
Desde sus casas, los estudiantes de Medicina contestan las llamadas que ingresan al 171.Cortesía

Un total de 174 estudiantes de los últimos años de las carreras de medicina y enfermería de la Facultad de Ciencias Médicas, de la Universidad de Guayaquil receptarán las llamadas telefónicas que ingresan a la línea 171 habilitada para atender e identificar posibles casos de COVID-19 de acuerdo a la sintomatología del paciente.

Estudiantes de la UEES

Coronavirus: La UEES ofrecerá asistencia médica virtual

Leer más

Así lo dieron a conocer, este jueves 26 de marzo, las autoridades del alma mater, luego de realizar una convocatoria a los estudiantes para que sean parte del equipo de apoyo del call center de la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT).

“Al llamado respondieron 174 estudiantes, en un acto cívico y digno de respeto y admiración”, señala un comunicado del Vicerrectora Académico de este centro de estudio superior.

La Universidad de Guayaquil gestionó para que estos voluntarios puedan receptar las llamadas entrantes desde la seguridad de su casa, para lo cual CNT habilitó un sistema que redireccione aleatoriamente las llamadas que ingresan a su conmutador.

DSC_0030

Coronavirus: La UEES pide autorización para realizar pruebas en sus laboratorios

Leer más

“Con esta gestión se garantiza la seguridad de nuestros alumnos y se cumple con la disposición del Gobierno Central de movilidad restringida”, anota el comunicado.

Algunos estudiantes de medicina de este centro de estudio superior, que realizan su internado rotativo en diferentes hospitales públicos, denunciaron en días pasados la falta de condiciones de bioseguridad para realizar sus trabajos.

Inclusos, algunas universidades optaron por retirar a sus estudiantes de las casas asistenciales por la falta de garantías para ejecutar sus labores.