Guayaquil

Coronavirus en Ecuador: Los niños están fuera del plan de reactivación

El regreso a la nueva normalidad da cabida a una interrogante: ¿quién los cuidará en casa? No hay indicios de cuándo podrán salir

España
España.- El Gobierno español permitió que los niños salieran a dar un paseo en las calles, en compañía de un adulto.El País
93154211_3331261483554822_2615387538528927744_n

El número de emergencias sanitarias se redujo en 48 %

Leer más

El país se prepara para volver a la nueva normalidad para el 4 de mayo, pero ¿qué pasa con los niños? Hasta ahora se ha dicho que para reactivar la economía durante esta crisis sanitaria que se vive a causa del coronavirus, el personal que trabaja, por ejemplo, en sectores como la construcción, el comercio y en las notarías, podrán ya volver a sus puestos. Muchos son padres, saldrán a la calle, entonces, ¿bajo el cuidado de quién estarán los chicos, si incluso las guarderías aún no abren?

MINUTO A MINUTO | Coronavirus en Ecuador y el mundo: todas las noticias actualizadas

Que a la larga no vayan a tener quién los monitoree, teniendo en cuenta que si antes lo hacían los abuelos, ahora se torna difícil porque estos no pueden salir de casa; reconoce la psicóloga educativa Jenny Alvarado, es preocupante.

Los niños Son parte del grupo que debe permanecer en su totalidad en casa. Se ha anunciado que los parques, plazas y espacios públicos seguirán cerrados.

Y lo es por todos lados, piensa. “¿Quién lo ayudará a estudiar? ¿Quién vigilará que no salga de casa y se alimente como debe? Las autoridades deben recapacitar y no levantar aún el aislamiento. Que sea como lo plantean ahora, de forma fraccionada, complica más las cosas. Hay que esperar. No se puede lanzar algo así a la ligera”.

Carlos González, psicólogo clínico e infantil, comparte esa opinión. Para él, si bien es necesario dinamizar la economía, para evitar posibles brotes, agrega, es necesario analizar a fondo qué pasará con cada familia y sus miembros.

El virus es comunitario y no sabemos realmente dónde los niños vayan a estar seguros. Los niños necesitan salir, pero no podemos hacer una generalidad porque hay chicos que naturalmente son deprimidos.

Leonor Alarcón,
Pediatra

“Si los padres salen, podrán tener sus ingresos económicos, pero también existe el riesgo a que puedan infectarse e infectar a sus hijos. Esto, sobre todo si no toman todas las medidas de precaución, que en efecto no todos las siguen al pie de la letra”, advierte. Para él, es necesario que la mayoría de padres se reactive hoy a través de la modalidad de teletrabajo. Y es que por el distanciamiento social, incluso el personal que trabajaba en los hogares cuidando a los niños, ahora no puede hacerlo por prevención. “Que alguien entre y salga de casa, aumenta las alarmas y el riesgo. Es muy pronto. Creería que hay que esperar un mes más...”.

Sin embargo, esta no es la única preocupación que gira en torno a los menores de edad, que llevan ya 40 días encerrados en casa. En España, ayer a más de seis millones de niños menores de 14 años les permitieron salir de casa a dar un paseo de una hora, acompañados siempre de un adulto.

coronavirus
Aislamiento.- Amelia Lindao, de 4 años, juega en casa con sus padres, diariamente. La familia cumple con el aislamiento y mantiene en casa a la menor.JUAN FAUSTOS
A1-6518344 (16518344)

Coronavirus en Ecuador: La CTE emitió 3.612 citaciones durante la cuarentena

Leer más

“Ojalá y pronto en Guayaquil pueda darse algo similar. Camila está cansada de estar encerrada. Ya no sé qué juego inventarme. Lo he hecho de todo para que no se deprima y aún así, la noto distinta ciertos días, como con ganas de no querer hacer ya nada”, cuenta Milena Ocaña, quien vive en Belo Horizonte y pese a sentirse segura -dice que en su etapa no se reportó ningún caso de COVID-19- ha evitado que su hija de 7 años salga incluso al patio.

Camila, cuenta, sueña con salir a andar en bicicleta con sus amigas por la ciudadela y luego hacer un pícnic sobre el césped, como cada viernes lo hacía.

“Me gusta jugar Fornite, pero a veces ya me aburro. Mis papás no dejan ni que me pare en la vereda de la casa a conversar con otras personas. Solo juego play, quiero salir a correr y subirme a mi patineta. Son muchos días en casa”, cuenta, por su lado, Sebastián Salcedo, de 9 años, quien vive en Los Ceibos.

Lo que está pasando en relación a los niños es serio y no se está pensando como se debe en ello. Hoy, aunque la economía importa y mucho, se debe pensar en los menores y su bienestar. Es constitucional.

Jenny Alvarado,
psicóloga educativa 

En España, como lo relata Diario El País, en esta primera salida hubo niños que dijeron no acordarse de pedalear o de montar su bicicleta. Sebastián dice que él sí sabe cómo hacerlo. “Aprendí a usarla desde los 4 años”, piensa. Agustina Terán, de 5 años de edad, no piensa lo mismo. Su madre, Tatiana Vera, guayaquileña que vive en Samanes 4, asegura que ese es el temor más grande de su hija.

“Apenas dos semanas antes de que empiece el confinamiento, habíamos empezado a andar en bicicleta. La llevábamos todas las tardes al parque de Samanes, ahora he intentado que la use en el pequeño patio que tenemos, dice que no se acuerda... Sueño con que esto acabe”. La situación también es angustiante para los chicos.

ControlCuando empiecen a flexibilizar las medidas,  a decir de los consultados, se deberá abrir los parques bajo horarios. Habrá que desinfectarlos constantemente, se tendrá que hacer un control de cuántos niños hay. Usar el Internet para mostrar a los pequeños nuevos sitios del mundo.

La doctora en Pediatría, Leonor Alarcón, explica a EXPRESO que los niños, como los adultos, por naturaleza tienen la necesidad de salir. Sin embargo, el encierro a ellos se les complica más porque son más dinámicos y activos. “Ellos no comprenden lo que sucede fuera de casa y por eso la carga mental es más alta. Si para el adulto el distanciamiento e aislamiento social es complicado, para un niño, que no logra entender mucho la situación, es peor”, argumenta.

España
Medida. En España, los niños pueden salir a dar un paseo solo por un hora y cerca de casa.El País

La ministra de Gobierno, María Paula Romo, ha anunciado que los lugares que continúan cerrados, de manera obligatoria, son los espacios públicos como parques, plazas, cines y otros puntos de concurrencia masiva. Si bien es cierto, los especialistas coinciden en que esta es una buena medida para evitar la propagación del virus, consideran que para animar a los niños, en algunos casos y con todas las medidas necesarias, se pueden hacer excepciones.


Todos los días mi hijo me pregunta por qué ya no vamos al parque. No comprende bien lo que le explico. Aunque hacemos actividades en casa, igual se desespera. Su ansiedad me preocupa.

Giselle Álava,
Madre de un menor de 4 años
tiendas

Coronavirus en Ecuador: El camino listo para la nueva normalidad

Leer más

Por ejemplo,  Alarcón indica que en las urbanizaciones y ciudadelas cerradas, donde hay un parque para niños o espacio de entretenimiento podrían salir acompañados de un adulto a dar un paseo. Siempre y cuando el lugar se desinfecte y se tomen las medidas de cuidado como el uso de guantes y mascarillas.

“Como están en desarrollo, salir les ayudará en su motricidad gruesa y en su motricidad fina, que tendrá gran beneficio, además, a su mente. Lo que se debe evitar son los sitios con mucha circulación de personas. Por eso en los barrios, lugares abiertos, no es recomendable la salida”, menciona.

Músculos
Hay que medir cuánto tiempo al día de actividad tiene el niño. Cuánto tiempo baila; juega a la pelota; corre y cuánto tiempo pasa sentado. Esto es necesario para saber, que aún estando encerrado en casa, los chicos están estirando sus músculos.

Otro punto importante a tratar, dice la doctora, es que no se puede generalizar esta medida, en caso de que las autoridades la analicen, porque una parte de la población infantil es inmunológicamente deprimida. Aunque el sistema inmune de los pequeños es virgen y por ende no les afecta la pandemia como a los adultos, hay niños con enfermedades cardiacas, asma, síndrome de Down, entre otras enfermedades propias. Para este grupo salir implica un riesgo más grande si llegan a contagiarse del virus.

España
Mundo. En Ecuador, los padres esperan con ánsias que sus hijos puedan salir, así sea por poco tiempo, como España.El País

La psicóloga experta en niños, Lila Adana, coincide en que sí es necesario sacar a los pequeños y en que sí se lo puede hacer en Ecuador. No obstante, aclara que la decisión de sacarlos o no, deben hacerla los padres en función de cómo son sus viviendas. Es decir, si la casa es amplia y tiene un patio trasero al aire libre, si son varios hijos, no hay esa necesidad.

“En este país si podríamos aperturar esa medida. Pero como lo ha hecho España, asumiendo actividades simples como dar una vuelta a la manzana, más no llevarlos a la farmacia, no llevarlos a los supermercados y evitar los parques”, enumera.

Psicológicamente, un paseo corto, dice la especialista, ayudará a reducir la ansiedad en los niños, que si bien no logran comprender la situación por la que atraviesa el mundo, saben que algo malo pasa porque emocionalmente sus padres se lo transmiten.

Observar 
Cuando son niños pequeños, es importante y conveniente que los padres carguen a sus hijos para que ellos vean el panorama a través de la ventana. Esto, explica Huerta, para que los pequeños vean algo distinto y no solo la televisión.

“A más de salir a tomar aire, otro detalle importante que ayuda a los niños y adolescentes, especialmente a quienes están entre los 6 a 8 años de edad, es tener contacto con sus amigos, con sus pares. Esto puede ser a través del celular o manteniendo el distanciamiento”, recomienda.

RECOMENDACIONES

La importancia de tomar el sol

Los niños necesitan luz solar, actividad física, sudar, correr y oxigenar sus cuerpo. Así lo explica la psicóloga clínica especializada en niños Caro Huerta.

“La situación en Guayaquil aún es muy compleja para que los niños vuelvan a jugar como lo hacían en los espacios abiertos. No recomiendo sacarlos a jugar, pero sí hay estrategias para que ellos no se depriman”, cuenta.

Si hay en casa ventanas, balcones o terrazas, la profesional recomienda, exponer en las tardes allí a los pequeños para que reciban el sol y que puedan ver al exterior. Esto los refresca y ayuda a relajarse y conectarse con el exterior.