Guayaquileños: “Los vigilantes de la ATM tienen horario de oficina”

  Guayaquil

Guayaquileños: “Los vigilantes de la ATM tienen horario de oficina”

En un recorrido nocturno se evidenció la escasa presencia de agentes después de las 18:30.  Ciudadanía exige “se trabaje más” para evitar los atascones

transito sin agentes
Muchos transeúntes tienen problemas para lograr cruzar las calles debido a que no hay agentes de la ATM para darles paso. Se quejan y exigen más control.Miguel Canales / EXPRESO

“El tráfico es un caos”, “no se puede circular con tranquilidad por las noches en Guayaquil”, “tardo demasiado en recorrer pocos kilómetros”, “estoy harto de vivir esto en mi ciudad”, son algunas de las frases que más se escuchan en las noches guayaquileñas.

Avenida Las Monjas

Ciudadana: "Los conos en la calle no sirven, que trabaje la ATM”

Leer más

EXPRESO ha contado en varias ediciones la odisea que viven los conductores para poder circular en horarios nocturnos por la avenida Francisco de Orellana, Domingo Comín, la Machala, Los Ríos, Juan Tanca Marengo, entre otros puntos críticos, pero pese a las quejas la situación se mantiene.

“Los agentes de la ATM (Agencia de Tránsito y Movilidad) tienen horario de oficinistas, en las noches nunca se los ve. En el día trabajan a medias, pero luego de las 18:30 son invisibles”, denuncia el conductor Lucas Monroy.

Un equipo de EXPRESO realizó un recorrido por las principales calles de Guayaquil para constatar la queja ciudadana y evidenció que el tráfico entre las 17:00 y 20:00 se vuelve caótico, que la presencia de agentes es escasa y que en la mayoría de lugares es nula.

transito sin agentes
El tránsito vehicular se vuelve muy lento en la mayoría de avenidas principales de Guayaquil. Los trancones se vuelven muy comunes después de las 18:00.Christian Vásconez / EXPRESO

“¿Dígame dónde están los vigilantes? Yo no veo ninguno. Así es siempre aquí en la Carlos Julio Arosemena”, respondió enérgico Luis Illescas, peatón que asegura tiene problemas para cruzar la calle. “Esto es un sufrimiento, los conductores no respetan la luz roja, se quedan en zonas prohibidas y no hay quién los sancione. Aquí hacen lo que les da la gana, no hay ni dios ni ley”, expresó el hombre.

Después de las 18:00 están muy escasos los agentes de tránsito en Guayaquil. Hago un llamado a las autoridades para que se pongan atentos con el control vehicular por las noches.

Manuel Villafuerte, conductor

A lo largo de la avenida Carlos Julio Arosemena no se encontró ningún vigilante a las 19:00. Eduardo Tama, conductor de un bus escolar, no entiende lo que pasa con los agentes de tránsito. “Los señores en la noche no aparecen, capaz tienen otras actividades, no sé cuáles, pero no están presentes. Hay tanto trabajo por hacer, tanto tráfico que descongestionar, pero parece que estuvieran escondidos para evitar las quejas ciudadanas”, reclamó.

En la Alborada, Sauces, La Garzota y en casi todo el norte no hay vigilantes, en Guayaquil solo los encuentras por ciertos lugares turísticos, pero de ahí no se aparecen.

Rafael León, conductor
oscuridad en la Francisco de Orellana

La nula iluminación vuelve más peligrosa a la Orellana

Leer más

Más adelante, al ingresar a Los Ceibos, cerca del desvío para tomar la vía Perimetral, se logró observar un pequeño operativo a cargo de un vigilante.

Los conductores exigen explicaciones a la ATM. “Tienen una fila de kilómetros y ni un solo vigilante, ni uno solo. Y al único que hacen trabajar lo tienen aquí en un operativo sin sentido que lo único que provoca es tráfico. Que de esto se encarguen otras autoridades, pero el agente, al menos a esta hora pico debe estar atento al tránsito, reclamó Aurelio Centeno.

Se estima que el parque automotor de Guayaquil asciende a 680.000 vehículos; mientras que en la otra orilla están alrededor de 1.100 agentes, incluidos oficiales, jefes, supervisores y conductores, de acuerdo a una fuente de la ATM.

Las cifras, bajo la mirada de algunos especialistas de planificación y tránsito, dan cuenta que el personal no es suficiente.

Yo ruedo todas las noches y son poquísimos los agentes en ese horario. Hay zonas con mucho tráfico y no aparecen. Deben trabajar más, Guayaquil lo necesita.

Víctor Marcial, taxista

Sobre el tema se consultó con la autoridad pertinente, pero hasta el cierre de esta nota no hubo respuesta.

Pese al tráfico habitual, en el recorrido se evidenció que tanto en la Perimetral, avenida Portete, Los Ríos, Esmeraldas, Tungurahua y en otras vías principales del sur de la ciudad no hay agentes.

VíasLas Américas, Francisco de Orellana, Carlos Julio Arosemena y Esmeraldas son las más conflictivas debido al intenso tráfico en las horas pico.
ORELLANA 5

Ciudadanía: “Siento tanto terror al cruzar la vía que me quedo sin aliento”

Leer más

Crece la molestia de los taxistas que piden más atención de las autoridades. “¿Quién regula el trabajo de ellos? Deberían doblar sus turnos o que tengan horarios nocturnos, porque parece que en la noche todos descansan”, insistió José Chóez, quien se encontraba poniendo gasolina en la calle Gómez Rendón, donde tampoco habían vigilantes.

Sin embargo, para Chóez sí hay ocasiones en las que aparecen. “Si hay un choque o algún accidente, ahí están; ‘arreglan’ y se van”, comentó.

En el recorrido tampoco se observó a los vigilantes en la avenida Quito, 10 de Agosto, Colón y Chile. Cerca al Malecón 2000, a la altura de la avenida 9 de Octubre, habían dos agentes conversando. Dijeron que estaban realizando operativos de rutina y que estarán en el sitio hasta las 21:00 (30 minutos más).

“¡Qué bueno que estén aquí, pero deben llegar a las zonas más conflictivas porque allá es donde se los necesita!”, comentó Sara Cobos al respecto.

Eran las 21:30 y el tráfico ya disminuía. A esa hora la avenida Pedro Menéndez Gilbert, La Democracia y Las Américas se volvían especies de autopistas para los conductores que iban a toda velocidad. “Muchos conductores se pasan las rojas y no respetan las señales de tránsito, por eso ocurren los accidentes y cero vigilantes por aquí. Debe existir más control”, reclamó David Montalvo, miembro de una cooperativa de taxis.