Los centros de diálisis impagos se reunieron para tomar nuevas acciones

  Guayaquil

Los centros de diálisis impagos se reunieron para tomar nuevas acciones

Son 160 millones de dólares que el Estado no ha pagado en 11 meses a las unidades

plantón dialisis
Acción. Una de las marchas de pacientes y centros de diálisis en Guayaquil.Cortesía

Los representantes de los centros de diálisis se reunieron ayer, para tomar nuevas acciones por el impago de sus servicios; a la fecha el Estado les debe 160 millones de dólares, dijo a Diario EXPRESO Cristina Freire, vocera de la Asociación de Centros de Diálisis del Ecuador.

La alimentación es clave en el cuidado de los riñones.

8 reglas de oro para cuidar los rinones

Leer más

Agregó que entre los del  Guayas y de Los Ríos la deuda es de 60 millones de dólares, para 20 unidades que hay en estas dos provincias, donde se atienden 3.500 pacientes.

Dado que el problema no es nuevo, porque en el 2019 el Gobierno empezó a no cumplir con los pagos a los centros de diálisis. “A partir de este año pagan parte de la deuda y luego vuelven a acumular el pago de más meses; a la fecha son 11 meses de deuda, aunque existen centros a los que no les han pagado nada”, destacó Freire. Frente a esta situación han decidido realizar una marcha a nivel nacional, para este jueves por la mañana. En todo el país son 12.500 pacientes que se hacen diálisis en estas unidades.

Uno de los puntos que van a exigir es que se cumpla con la sentencia emitida por la Corte Constitucional, en septiembre del año pasado, que ordenaba el pago urgente a los centros de diálisis y que se planifiquen los pagos por parte de los ministerios de Salud y de Finanzas. Sin los recursos no hay cómo pagar sueldos al personal ni cancelar las planillas de luz y agua.  

Operativo. Agentes encubiertos y uniformados se desplegaron en todos los recintos para ejecutar las boletas.

Salud se reúne con dializadoras para hablar sobre una deuda de más de $ 80 millones

Leer más

Freire resaltó que dentro de este problema inquieta que se pone en riesgo la vida de los pacientes, porque sin la diálisis que limpia la sangre, dado que sus riñones están dañados y no pueden hacer esa función, pueden fallecer. De allí que cada vez que hay un plantón o una marcha también participan los enfermos, además del personal y dueños de los centros de diálisis.