Un bulevar que pierde brillo

  Guayaquil

Un bulevar que pierde brillo

Varios tramos de la avenida 9 de Octubre permanecen oscuros, lo que genera inseguridad en turistas y transeúntes. El sector del parque Centenario es el más tétrico

RECORRIDO CALLE 9 DE O (8104806)
Sector. La luminosidad en la Plaza San Francisco alivia un poco el paso de los transeúntes.Freddy Rodríguez

Con los nervios de punta, así permaneció Esther Madero durante los cincuenta segundos que estuvo en la esquina de la avenida 9 de Octubre y Pichincha, a la espera de que la recojan por su trabajo. “Siento miedo esperar”, confesó con una sonrisa, mientras miraba la llegada de su carro.

cente 1

El desafío de caminar sin caerse por el barrio Centenario de Guayaquil

Leer más

¿Miedo? Sí. A medida que el sol cae varios puntos de la principal vía de Guayaquil comienzan a quedar no solo en penumbras, sino desolados, lo que apresura el paso de quienes trabajan y transitan alrededor y a lo largo del bulevar, también conocida así desde finales del siglo XIX.

“No inspira ninguna tranquilidad estar aquí a esta hora, como puede ver es todo botado, es más peligroso, es muy desolado”, recalcó Esther al referirse a esa avenida ícono de la Perla del Pacífico, pero que todas las noches se opaca por falta de una mejor iluminación y control en seguridad.

RECORRIDO CALLE 9 DE O (8104774)
Daños. Además de la falta de una buena iluminación, hay daños en varias baldosas, lo que afea la avenida.Freddy Rodríguez

En un recorrido realizado por EXPRESO, desde la calle Lorenzo de Garaycoa hasta el Malecón Simón Bolívar, se evidenció ese temor de muchos transeúntes y visitantes locales, nacionales y hasta extranjeros, que esperan ver un bulevar más encendido en las noches, seguro y limpio todo el día.

“Se ve muy oscuro. Debería haber más policías en conjunto con Fuerzas Armadas porque así no se puede caminar tranquilo, además hay mucha suciedad, por aquí hay muchos bancos que necesitan mayor resguardo, al igual que los empleados y, a veces, sale mucha gente con dinero”, opinó Adonis Espinoza, quien circula todos los días por esa avenida.

Al igual que Esther considera que esa falta de iluminación en algunos tramos de la 9 de Octubre la hacen ver más insegura, sumado a la falta de un patrullaje más continuo. Durante el recorrido de este Diario, desde las 18:30 hasta las 20:00 del pasado martes 26 de abril, apenas se pudo observar un punto de control policial, con motorizados apostados a la altura de la calle Rumichaca. Luego una patrulla policial que solo pasó por la vía. Hora y media después circuló una camioneta negra de la Corporación para la Seguridad Ciudadana. No se observó ningún policía a pie.

RECORRIDO CALLE 9 DE O (8104788)
1. Luz. Son las luces de los vehículos las que ayudan en algunos tramos a iluminar la 9 de Octubre.Freddy Rodríguez

Son los alrededores del parque Centenario, también emblema de la ciudad, donde se observa más penumbra, lo que conlleva a esa percepción de inseguridad y de miedo. De hecho, mientras se fotografiaba el lugar, un hombre con acento extranjero se acercó de forma prepotente y amenazante al equipo periodístico para impedir que le tomen fotos. Estaba sentado junto con otros individuos en un bordillo del cerramiento del parque, a pocos metros de un puesto policial, donde apenas se podían divisar las siluetas de quienes caminaban por el sitio. De ese lado, las luminarias estaban apagadas, mientras que del otro, una no funciona; y, aunque las otras lámparas estaban encendidas, su luz era tétrica. En la esquina de Lorenzo de Garaycoa tampoco funcionaban las luminarias, lo que, en su conjunto, así como otras a la altura de la calle Escobedo, aún acordonada por la caída de una casa patrimonial, generan incertidumbre.

Para la arquitecta Rosa Edith Rada, docente de la Universidad Católica, la 9 de Octubre es una vía de carácter peatonal muy importante, donde hay mucho comercio, servicios, edificios, algunos con residencia. “Es una vía que podría unir a ese centro con una peatonización permanente, no la esporádica que se da de repente y que vemos da muy buenos resultados. Esta podría ser una vía con circulación vehicular restringida con carácter peatonal”, considera la urbanista.

Y con esa peatonización que a diario se observa sorteada con la circulación vehicular, darle la seguridad y la iluminación que requiere la avenida. “Se desarrolla todo un festival peatonal, porque ese carácter debe tener. Esa tranquilidad del caminante, de poder servirse algo: un helado, un café, almorzar, estar en un ambiente con sombra, no artificial; sino de árboles que den mayor confort, con mucha jardinería (...) iluminado en la parte de abajo, de arriba. Particularmente involucraría espacios donde podamos incorporar a los vendedores ambulantes, pero formalizados, con un servicio de primer orden porque es una vía muy grande que permitiría mucho (...)”, considera la profesional.

RECORRIDO CALLE 9 DE O (8104772)
Basura. Otro problema que tiene la vía es la basura, que se acumula en tachos.Freddy Rodríguez

Y eso es lo que esperaba ver Frank Carpio, quien llegó de Cañar para visitar la ciudad. “Justo le decía a mi compañero que falta iluminación porque no sabemos quien pasa al otro lado, puede ocurrir que nos arrebaten algo y con tanto tránsito. Llamaría más la atención si se la ilumina más, más aún porque es turístico”, sugirió el turista local, quien aprovechó esa oscuridad que resaltaba la imagen azulada de la iglesia San Francisco para tomarse una foto con Carlos Andrés, de Machala.

DistanciaLa avenida tiene una extensión de 2 kilómetros aproximadamente y llega hasta el puente 5 de Junio. La calle tiene un ancho de 50 metros, el tramo del centro sin parterre.

Eso intentaron hacer tres hermanos y un primo de Christian Ortega, de entre 18 a 20 años, quienes paseaban una noche de domingo por la 9, pero fueron sorprendidos por unos sujetos. “Tuvimos que correr a auxiliarlos, cuando llegamos, la policía había agarrado a ese grupo de delincuentes, pero por ahí mismo los soltó, incluso estaban armados con cuchillos”, recordó el joven, quien junto con Kenia Lua coincidían en que las luminarias no son suficientes para darles seguridad en la vía insigne de Guayaquil.