Guayaquil

El sí a bodas sin ser un año regular

De julio a septiembre de este año, en Guayaquil hubo 2.355 matrimonios civiles. Casarse en esta época, por el aforo, se gasta menos

novios 1
Joyería. Unas parejas cotizan los anillos para casarse en los próximos meses.Freddy Rodriguez

El coronavirus cambió el sueño de casarse teniendo cientos de invitados en el salón más elegante de la ciudad; lo reemplazó por un aforo limitado de máximo 60 personas en un local de eventos; y si la fiesta es en casa, solo con quienes viven en la misma vivienda. Pese a ello miles de parejas se atreven a decir: ¡Sí, acepto!

Sesión de foto

Bodas burbuja, la nueva onda del sector del ocio para fiestas

Leer más

De julio a septiembre de este año, en la ciudad, en las sedes del Registro Civil administradas por el Municipio y el Gobierno, se realizaron 2.355 bodas civiles. En relación al 2019 son 520 ceremonias menos, pero como el 2020 no es un año regular no se puede comparar. Y es más, llama la atención que, aún en esta época, en la que se registran todavía decenas de casos de COVID-19, sean miles las parejas que han optado por no postergar la fecha.

Las desventajas de celebrar una boda en tiempo de COVID es que las normas de bioseguridad cambian constantemente. “Por el cambio de medidas no solo lloran los novios, también lo hacemos los organizadores de las fiestas. Antes del feriado de noviembre el aforo en un salón era de 30 % de su capacidad, en el feriado se permitieron 100 personas y ahora bajó a 60”, señala a EXPRESO Xavier Zavala, presidente de la Asociación de Planes y Proveedores de Eventos de Ecuador.

novios2
Registro. Isaac Valle vino desde Nueva York para casarse con Karen Peñafiel.Freddy Rodriguez

Mientras que la ventaja es que por el coronavirus nadie se resiente por no ser invitado: ni amigos, ni parientes, ni compadres, ni vecinos y así se gasta menos.

matrimonio colectivo

Quince parejas participaron en un matrimonio colectivo al pie del río Guayas

Leer más

Hay historias de amor en que el novio tuvo que esperar que abran las fronteras para venir. Es el caso de Isaac Valle, quien vino desde Nueva York (EE. UU.) para casarse, el miércoles 4 de noviembre, con Karen Peñafiel.

Originalmente la fiesta era para 200 personas con un costo entre 10.000 y 12.000 dólares. Pero al final fue con 10 invitados y con un gasto de $ 500.

“Renuncié a la fiesta soñada y al vestido estilo princesa. Pero, al final, por amor todo valió la pena. Disfruté a lo máximo la recepción para 10 personas”, menciona Peñafiel.

Casarse ahora en las oficinas del Registro Civil no es fácil, solo pueden ir dos testigos. “Pero lo hice así por amor y porque uno no sabe si en un amanecer suspenden las bodas a domicilio, como pasó antes, comenta Marecily Pérez, quien se casó con Carlos Morocho después de seis años de noviazgo. Ellos habían planificado una boda con 150 invitados y tuvieron solo 20.

Las parejas no se conocen entre sí, pero las novias comparten el mismo gusto: no usar el vestido tradicional.

novios3
El beso. Carlos Morocho y Maricely Pérez se casaron el 4 de noviembre.Freddy Rodriguez

De la tendencia hablan expertos en trajes para matrimonio. Está de moda mandar a confeccionar un traje que no cueste más de $ 300. El vestido tradicional de boda, el más sencillo, cuesta unos $ 700, explica Natasha Weisner, diseñadora de moda.

QUITO

Coronavirus: Ecuador suma 1.323 casos en un día y acumula 171.433 contagios

Leer más

Wiesner agrega que lo que no han omitido es la elegante bata, que se usa en la prueba del maquillaje. Día en que se hace una sesión de fotos para la novia.

Igual la meta por la pandemia es ahorrar, por eso se venden más los vestidos sencillos, así bajan el costo en un 50 %, dice Jéssica Limón, administradora del local Novias By D Limón.

CeremoniaLos registros civiles de Guayaquil retomaron las bodas a domicilio; pero con aforo limitado. Según la norma vigente, en un salón de evento pueden estar 60 personas.

Otra tendencia es dejar la boda eclesiástica para después. “Planificamos las dos bodas para la misma fecha, con 250 invitados, con un gasto de $ 13.000, pero la COVID-19 nos obligó a dividir las ceremonias. Nos casamos solo por el Registro Civil”, relata Felipe Bazán, quien se casó en octubre con Viviana Cordero.

Bazán al igual que las otras parejas entrevistadas planifican la boda por la iglesia para después, con la ilusión de poder hacer la fiesta de la que se privaron ahora.

NOVIOS
Los esposos Rodolfo y Génesis Cordero decoraron su casa para tener una fiesta virtual por su boda.Cortesía

Para medir si los matrimonios van a continuar en lo que queda del 2020 se hizo un recorrido por el centro.

En treinta minutos ingresaron cinco parejas a la Joyería Marthita, unos para retirar los aros como Livingston García y Melany Mendoza, quienes se casan el próximo 14 de noviembre. O como Orlando Mite y Dennisse González, quienes cotizaron los anillos porque se casarán en diciembre.

Al respecto la dueña de la joyería, Martha Castillo de Yépez, señala que la pandemia ha animado a casarse hasta a quienes por años viven juntos. “En estos días atendí a una pareja que lleva viviendo juntos 35 años y decidieron casarse, y es que al final lo más importante es la familia y el amor”, indica Castillo.

novios 4
Virtual. Jesús Burgos y Wendy Estévez oran en un discurso bíblico en línea, virtualmente se conectaron al evento 150 invitados.Cortesía

CIENTOS DE INVITADOS, PERO EN FIESTA VIRTUAL

En medio de las restricciones por el coronavirus, hay parejas que optan por la fiesta virtual. Wendy Estévez y Jesús Burgos se casaron el 10 de septiembre de este año. Tuvieron 150 invitados en el discurso bíblico para casados y en la celebración en línea. “Tuvimos solo 12 invitados presenciales, el resto fueron virtuales y el gasto fue solo de 200 dólares”, dijo Estévez.

Una experiencia similar tuvieron Rodolfo Cordero y su ahora esposa Génesis. Ellos se casaron el 26 de junio, la fiesta fue con 200 invitados a través de una plataforma. El gasto fue de unos 250 dólares.

invitados virtuales
Algunos de los 200 invitados virtuales que tuvieron Rodolfo y Génesis Cordero en la celebración de su boda.Cortesía

Sobre esta tendencia la dueña de Eva Planner, Evelyn Sánchez, indicó que hay quienes envían torta, bocaditos, comida, licor y recuerdo a los invitados virtuales.

Aunque hay otra opción, en que cada invitado se encarga de lo que se va a servir mientras está en la fiesta en línea, entonces se decora solo la casa de los novios, indicó Rita Chacón, organizadora de eventos.