Guayaquil

Ser Bachiller: Desde su inicio la prueba ha tenido cinco cambios

Del 17 al 23 de enero, en el régimen Costa, se la receptará con los nuevos ajustes

Ser Bachiller1
Los bachilleres del régimen Costa serán los primeros en dar la prueba con los nuevos ajustes /GUAYAQUIL- ECUADOR/ ALEX LIMA / EXPRESOArchivo

En el 2010, la Ley de Educación Superior dispuso que el ingreso a las instituciones de educación superior debía estar regulado por el Sistema de Nivelación y Admisión (SNNA), que desde el 2011 estableció el Examen Nacional de Educación Superior (ENES), una prueba de aptitudes sobre 1.000 puntos, que debían rendir los aspirantes para ingresar a la universidad. Era opcional.

Desde 2014 fue obligatoria para los estudiantes que cursaban el último año de bachillerato en los colegios fiscales, fiscomisionales, particulares y municipales.

Image 2019-12-27 at 11.38.13

Edwin Palma: “Hay toda una logística para evitar que la prueba se filtre”

Leer más

Hasta el 2016 los estudiantes realizaban la Ser Bachiller para graduarse en la secundaria; luego se presentaban al ENES y se postulaba para una carrera y una institución. La puntuación determinaba la asignación de un cupo.

Pero en 2017 el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (Ineval) puso en marcha el examen unificado al cual denominó Ser Bachiller, para evaluar el aprendizaje en los campos de aptitud abstracta, dominio matemático, dominio lingüístico, dominio científico y dominio social. Este le permitía graduarse en el colegio a acceder a un cupo en el sistema de educación superior.

Desde el 17 al 23 de enero de 2020 los bachilleres rendirán la prueba con otros ajustes. Esta cubrirá el 60 % del puntaje para ingresar a la universidad, el 40 % restante saldrá del rendimiento académico en las aulas. Baja de 160 a 120 preguntas, transversaliza el campo abstracto en el resto de componentes y aplica acciones afirmativas por discapacidad o grupo etnográfico.

ser bachiller 11
Los estudiantes se han preparado para esta nueva jornada de evaluación.Jimmy Negrete/ EXPRESO

El examen se ajustó a los estándares del 2016, el anterior estaba en función del 2012.

Pero los ajustes y cambios y que ha tenido la prueba que permite el acceso a la universidad no han dado los resultados esperados, según criterio de rectores, estudiantes y expertos en educación consultados por EXPRESO.

Ellos aseguran que miles de jóvenes han sido excluidos de la educación superior y otros están estudiando carreras que no les gusta o que no eran su primera opción.

thumbnail_20191211_104439

La prueba Ser Bachiller genera dudas en los estudiantes

Leer más

Roberto Briones, catedrático universitario y experto en educación, señala que desde que la prueba se puso en marcha estuvo sesgada, ya que medía en los jóvenes algo que el Gobierno quería que los chicos sepan, pero que evidentemente no sabían porque el colegio no los preparaba. “A la prueba le fueron haciendo correcciones como parches, ya que siguió conservando el mismo objetivo”, anota.

La prueba Ser Bachiller inicialmente media procesos cognitivos. La de ahora ha tenido cambios que no han sido coherentes con la realidad de la formación de los chicos en los colegios, agrega el experto.

“Sigue midiendo el idílico proceso: querer que los estudiantes lleguen a un estándar para el cual no se ha trabajado. Esa es la gran falla para que ni ayer ni hoy responda a la realidad de lo que los chicos aprenden o deberían aprender en los colegios”, argumenta.

Considera que la prueba necesita ser más realista y que debería ser elaborada por los profesores de los colegios, quienes saben lo que los chicos están aprendiendo en el aula.

Jean Carlos Intriago, dirigente estudiantil universitario, concuerda con Briones. Dice que el examen debe tener otro tipo de preguntas dirigidas a la formación académica que haya tenido el bachiller.

Luis León, experto en educación, considera necesario que la prueba siga teniendo cambios. “Se debe ir retroalimentando el proceso y mejorando la prueba para que esta sea justa y equitativa”, menciona.

Marcos León, estudiante de tercero de bachillerato, quien deberá rendir la prueba la próxima semana, dice tener muchas expectativas con este nuevo modelo de evaluación. “Esperamos que los resultados sean mejores y que los estudiantes tengamos un acceso directo a la universidad”, manifestó.

Los mismo dijo, Manuel Cervantes, de 21, años, quien se graduó hace dos años de bachiller y hasta ahora no ha podido obtener un puntaje que le permita postular a la carrera que desea: Medicina.

“Ojalá que ahora las preguntas estén acorde a lo que uno ha aprendido en el colegio”, recalca el joven, quien se ha preparado para este nueva jornada.