Guayaquil

De azafata en Venezuela, a ‘confidente’ en local nocturno en Guayaquil

Cris es mesera, vende licor y escucha a los clientes. La Gobernación lidera el operativo ‘Contrata Bien’, para evitar la explotación laboral.

cris, azafata venezolana, mesera en Guayaquil
Cris conversa con la policía de Migración, le pregunta cómo puede legalizar su estadía en Ecuador.Lina Zambrano

El ritmo tropical, el baile y la algarabía se corta en seco. Las risas se borran. La policía pide cédula de identidad y empieza el cacheo. Son las 01:15 del sábado 22 de febrero. Es el inicio del feriado de carnaval.

En el sector, que popularmente se conoce como la zona rosa del Suburbio, el ambiente de fiesta se apaga con la presencia de unos 60 policías que hacen un control para evitar la explotación laboral.

Las meseras de uno de los locales nocturnos del sector resaltan. Son altas y su ropa se ajusta a sus figuras curvilíneas.

Las autoridades identifican, en uno de los negocios, a 13 venezolanas que no tienen visa para trabajar en Ecuador. Entre ellas está Cris, una azafata y modelo que ahora labora como mesera.

La intranquilidad se apodera de sus compañeras de trabajo; unas lloran, otras llaman a amigos o familiares. Temen ir presas, pero las autoridades no están allí para eso, sino para hacer respetar sus derechos y que no sean explotadas por los patrones; que cuenten con el seguro social y el pago del salario que manda la ley.

La Gobernación del Guayas, la Intendencia, el Servicio de Rentas Internas, Migración, la Policía Nacional y los ministerios de Trabajo y de Salud ejecutan, desde la madrugada del sábado, el operativo ‘Contrata Bien’.

Clausuraron 9 locales, 23 negocios verificados, 28 extranjeros notificados con salida voluntaria; 4 multados y 1 detenido por portar arma.

Cris se acerca a las autoridades ecuatorianas y, con un tono calmado y educado, pide que le expliquen la razón del control. Ella reconoce que no tiene pasaporte y hasta debe pagar una multa por superar el tiempo de estadía en Ecuador como turista.

Luego de recibir las instrucciones de las autoridades acepta una entrevista con Diario EXPRESO. Dice: “En Caracas era azafata y modelo, en Guayaquil soy mesera y confidente de los clientes que vienen a este local nocturno. Unos cuentan sus tristezas, otros, sus logros”.

Cris carga con sus propios problemas, está ilegal en el país y eso limita las opciones para encontrar trabajo.

Además, debe ahorrar 400 dólares para pagar una multa, se le acabó el tiempo que podía estar en Ecuador como turista. Adicional a ello, deberá tener otros 200 dólares para solicitar su pasaporte a Venezuela, el que puede demorar en llegar más de seis meses desde que ella lo solicite.

Debe reunir todo ese dinero sin desatender a su hijo menor de edad, quien está con ella en Guayaquil.

Pese a todo ello, la azafata venezolana aprendió a poner a un costado sus problemas y sus tristezas, como estar fuera de su tierra para ser quien pone toda la atención al cliente que quiere tomarse un trago y conversar. Mientras la persona beba más licor o cerveza, ella gana más dinero. El local paga $ 0,50 por cerveza, $ 1 por licor y $ 5 por botella de whisky.

“En un buen sábado se gana hasta $ 60, pero hoy con el operativo me quedé sin paga”, manifiesta Cris, cuya personalidad es extrovertida y pregunta: “¿cómo hago para trabajar en un canal de televisión?, tengo estudios también en ello”.

- Ve a los canales y pregunta cuándo son los casting.

- “Lo voy a hacer, no te imaginas lo que es tener que dejar tu tierra, tu hogar y emprender un viaje de cinco días y en ese tiempo comer solo galleta y agua. Hice un viaje tan largo y no encontré trabajo, entonces me ofrecieron ser mesera en este local. Aquí trabajo con mi prima, ella es graduada en marketing”.

Cada chica tiene sus propias cruces de martirio, pero ponen su mejor sonrisa y se vuelven confidentes de quienes entre trago y trago les cuentan su vida, sus amores, sus desengaños, sus sueños y sus éxitos. Entre tanto, como dice Cris, a ellas les toca “echar pichón” (hacer un esfuerzo) para seguir adelante.

“Ahora se debe solicitar el pasaporte”

Los venezolanos que tienen más de un año en Ecuador necesitan del pasaporte para legalizar su estadía en el país. “Así pueden obtener la visa, por razones humanitarias, que da el decreto 826 que es desde el 25 de julio del 2019, hasta el 31 de marzo de 2020”, explica a Diario EXPRESO Juan Prada, abogado especializado en migración de venezolanos. Agrega que ahora hay producción del pasaporte en Venezuela y se debe solicitarlo, ello cuesta $ 200, más $ 80 por trámites.