Los artesanos de monigotes se alistan en medio de la tensión

  Guayaquil

Los artesanos de monigotes se alistan en medio de la tensión

Los emprendedores temen que la delincuencia y los ‘vacunadores’ no los dejen trabajar tranquilos.  Piden más atención policial en la calle 6 de Marzo

monigotes
Los artesanos confiesan que hay incertidumbre por la situación de inseguridad que se vive en la ciudad. Esperan mayor resguardo policial.Freddy Rodriguez / EXPRESO

Con sentimientos encontrados, así están los artesanos que se alistan a comercializar los monigotes representativos al Fin de Año, en las calles de Guayaquil. Sienten alegría de exponer nuevamente sus creaciones, pero también angustia y temor de ser víctimas de extorsionadores, de la delincuencia; o, una vez más, quedarse con la mercadería varada.

extorsión

“Prefiero poner candado y no sufrir los efectos del hampa”

Leer más

En la popular calle 6 de Marzo, al sur de la ciudad, ya se preparan para recibir a los miles de personas que van en busca de los años viejos, ya sean los tradicionales o que represente a algún personaje de la actualidad.

“Arranqué entre julio y agosto la creación de los muñecos, ya que hay algunos que requieren más tiempo para su elaboración”, comenta Luis Moreno, quien lleva 25 años confeccionando y vendiendo los monigotes en el centro de la urbe.

Luis trabaja con su hermano Wellington, quien también relata su experiencia, pero comenta el temor que se siente entre los artesanos. “Estamos felices de poder tener este ingreso al finalizar el año. Nos apasiona hacer los monigotes, pero sinceramente ahora estamos un poco preocupados”, destaca el artesano de 39 años, mientras suelta el papel periódico para sentarse y contar la situación.

“Tenemos temor por los ‘vacunadores’. No hemos recibido llamadas todavía, pero se comenta que apenas empecemos a sacar nuestros monigotes, ellos también comenzarán a extorsionar. No nos parece justo. Es nuestro trabajo de gran parte del año, esperamos que todo sea mentira”, expresó con mucha tristeza. 

Confiesa que esta situación desmotiva un poco. “Hay que seguir trabajando, pero no es igual que años anteriores. Hay una sensación agridulce en los artesanos. Esperamos que no pase nada con nosotros”, confía.

monigotes
Los personajes de ciencia ficción, videojuegos, entre otros, son los que más atraen a los pequeños.Freddy Rodriguez / EXPRESO

A lo largo de la calle 6 de Marzo existen alrededor de 600 artesanos censados que, año a año, se toman las vías para la venta de monigotes. 

Hay rumor de que llegaron los vacunadores, esperemos que no sea así. Tenemos temor por la inseguridad de la ciudad. Anhelamos que las cosas mejoren. 

Peter Rosero, artesano

Durante un recorrido por la tradicional arteria, EXPRESO evidenció que la preocupación por la inseguridad se extiende. 

A la altura de Calicuchima también se expone el trabajo de los artesanos, pero entre bromas también la intranquilidad por la situación. “Imagínese que saquemos nuestros monigotes más grandes y empiecen los ‘vacunadores’. Van a pensar que tenemos mucho dinero. Qué equivocados están”, comentó entre risas uno de los comerciantes.

Aquí instalaron una cámara, pero ni vale. Queremos que haya más patrullaje policial en la 6 de Marzo y que ya no haya toque de queda para trabajar con normalidad.

Pedro Rodríguez, artesano

Eddy Zambrano, presidente de la Asociación de Artesanos de Monigotes de la calle 6 de Marzo, manifiesta que no solo la situación de los extorsionadores les preocupa. “Esperemos que para ese momento ya no haya toque de queda y podamos trabajar bien. Eso sí sería una complicación para nosotros. Es el mes en el que vemos el fruto de todo el trabajo del año. Ojalá no nos hagan eso”, pidió Zambrano al resaltar la importancia de esta época. 

TrabajadoresSegún el último censo realizado en la calle 6 de Marzo, alrededor de 600 artesanos se dedican a la confección de monigotes. 

“Con los artesanos, más los trabajadores somos casi 1.000 familias que dependemos de esto, solo en la 6 de Marzo. En Guayaquil seguramente son más de 2.000. El año de muchos depende de este mes”, destacó el líder gremial.

locales1

Los comercios buscan un remedio contra las ‘vacunas’

Leer más

Otra de las preocupaciones que rodea a los artesanos es la inseguridad. “Aquí, la Alcaldía instaló una cámara que ni vale, el otro día robaron en el local comercial de la esquina. La gente está con miedo por los robos. Esperamos que esto no ahuyente a nuestros clientes”, anhela el artesano Pedro Rodríguez, mientras acomodaba los monigotes que le faltaba retocar. 

Una de las medidas que comenta va a tomar es dormir junto con la mercadería. “Lo que haremos es acampar aquí para poder trabajar hasta tarde y atender desde temprano y poder cuidar los monigotes”, dijo al tiempo de pedir a las autoridades más seguridad en el sector, para laborar con tranquilidad.