La academia reproduce especies de plantas nativas que serán sembradas en Guayaquil

  Guayaquil

La academia reproduce especies de plantas nativas que serán sembradas en Guayaquil

Un vivero de la Espol sirve para investigar y preservar el medio ambiente

Espol vivero
El vivero 'Nativo' fue inaugurado oficialmente por la Espol.Cortesía

La Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol) cuenta con un vivero de reproducción de plantas que da vida a miles de nuevas especies nativas como guayacán, caoba, laurel, pechiche, entre otras, que serán utilizadas para la restauración ecosistémica en distintas áreas de Guayaquil.

ciudadela 9 de Octubre

La vecindad que clama por sombra desde hace 61 años

Leer más

La rectora de la Espol, Cecilia Paredes, recordó que el vivero satisfacía los requerimientos institucionales y de otras localidades hasta que llegó la pandemia y la producción se detuvo; pero ahora está reactivado para el servicio de la comunidad.

“Esta iniciativa nos ofrece grandes beneficios como posibilitar la investigación con respecto a la fenología de las especies. La capacitación, tanto para estudiantes como trabajadores; así como propiciar que especies que están en peligro de extinción no desaparezcan con el pasar del tiempo. También está en consonancia con el derecho de los guayaquileños de vivir en un ambiente sano y ecológicamente equilibrado; y contribuir a la preservación del ambiente, la conservación de ecosistemas, la biodiversidad, la integridad del patrimonio genético del país y la recuperación de espacios naturales”, manifestó

El trabajo para la reproducción de planta comienza con la recolección de semillas que se encuentran en los remanentes de bosques secos y bosques protectores de la ciudad.

Ciudad gris

Las zonas grises que aguardan a que llegue una metamorfosis

Leer más

Luego en el vivero se clasifican y empieza un proceso de germinación. Después de un período de adaptación son trasladadas al área de aclimatación y crecimiento para que finalmente sean utilizadas en los programas de reforestación y restauración de áreas específicas.

Como ha informado EXPRESO en varias ediciones, la falta de árboles hace que la ciudad sea cada vez más gris. 

En una urbe densamente poblada se necesita de al menos 14 árboles adultos por habitante. Guayaquil, según organizaciones ecológicas, tiene 4, es decir que hay un déficit de 10 troncos por persona.