Deportes

Vida, pasión y muerte

Los siete hinchas de Barcelona que fallecieron en el trágico accidente de Perú dejan una estela de dolor con sus historias de “amor por los colores”.

accidente de barcelon (31221194)
Desconsuelo. Familiares de Christian Sánchez lloraron su pronta partida.gerardo menoscal

Aún desconsolado, Manuel Sánchez recuerda el diálogo que tuvo con su hijo, Christian Armando Sánchez Peñafiel, después de que saliera librado de un accidente de tránsito que por poco le cuesta la vida el 12 de agosto de 2018.

El joven, de 26 años, aquel día estuvo a bordo del bus que sufrió el percance en el kilómetro 55 de la vía Cuenca-Molleturo, en Azuay, y provocó la muerte de 12 hinchas de Barcelona.

“Él sobrevivió y conversamos bastante del tema. Me dijo que ya no iba a viajar, pero lo volvió a hacer”, recordó el progenitor.

Esta vez, Christian Armando no corrió con suerte, pues la madrugada del pasado sábado fue uno de los siete aficionados toreros que fallecieron después de que un micro cayera a un barranco en el sector El Alto, a pocos minutos de Máncora, en el norte de Perú.

Escenas de dolor como estas se vivieron ayer en varios puntos de la ciudad durante los velorios de los hinchas.

Recuerdos y anécdotas habían para llenar un libro en las diferentes casas de los hinchas.

En el caso de Christian, para viajar sin problemas, le dijo a su padre que tenía un contrato fuera de Guayaquil y que por eso se iba a ausentar algunos días. “Él era pintor. Dijo que tenía que hacer algo en una casa, pero no nos contó mucho. Ya después nos llegó la noticia”, relató el progenitor, quien velaba al chico en su casa, en el bloque 3 de Bastión Popular, en el norte porteño. Sus familiares aún no establecían en qué lugar sería el sepelio.

La historia no es muy distinta a la de Jason José Licoa Arechúa, otro de los fallecidos, de 23 años, a quien no le importaba pasar sin dinero con tal de alentar a Barcelona. Y es que desde los 18 acompañó a los canarios en la mayoría de sus viajes nacionales. Incluso, fue también a Cuenca en agosto de 2018, pero lo hizo en otro bus, por eso se salvó de ese accidente. El del sábado era su primer viaje internacional, según cuenta su madre, Fátima Arechúa. “Él amaba mucho a su equipo y como trabajaba de asistente de un electricista le había dicho al jefe que no le pague nada hasta que complete los 80 dólares que necesitaba para viajar”, relató la señora.

En Quevedo, en casa de Juan Gurumendi, el dolor era similar o mayor. Todos dieron la vida por los colores.

La única mujer del grupo

Foto de Sistema Grana (31221823)
Steven Cedeño trasladó el féretro de su hermana hasta la frontera en bus.EXPRESO

Su regalo de cumpleaños # 22 fue el viaje a Perú. Eso, sumado a que era la única mujer del grupo de hinchas fallecidos, hacen que la historia de Katherine Cedeño Cedeño sea diferente, aunque igual de trágica y dolorosa.

La joven viajaba en la parte delantera del bus y salió despedida por el parabrisas del conductor.

“Primero se fue a Uruguay haciendo escalas, es una rutina que tenemos los barristas de viajar, sin embargo uno nunca se imagina qué tipo de cosas le van a suceder”, precisó Steven Cristóbal Cedeño, hermano de Katherine, también barrista, quien precisó que la jovencita pertenecía a la filial ‘Mar Rock’ de la barra Sur Oscura desde hace ya más de un año.

“Yo también tenía planeado viajar a Lima con los muchachos, pero me quedé; en su lugar apoyé a mi hermanita porque era su cumpleaños. Cumplió 22 años viendo a Barcelona”, dijo el joven de 26, quien se hacía el duro para no quebrarse ante los funcionarios en la llegada del féretro a Huaquillas.

Murió en las vías como su padre

Hace cinco años, Patricia Sarmiento enfrentó el duelo tras perder al padre de sus dos hijos en un accidente de tránsito. Hoy, la mujer vive una tragedia parecida, pero con un matiz aún más triste: el mayor de sus vástagos, Cristhian Pino, de 23 años, era la víctima.

Foto de Sistema Grana (31221617)
Patricia es consolada por un familiar. Hoy, los restos de los chicos de Durán serán sepultados.EXPRESO

Patricia se enteró de la desgracia por familiares que vieron el nombre del chico en redes sociales; de ahí que con la esperanza de que se tratara de un error, viajó al vecino país. “Apenas llegué (a Perú) fui a varios hospitales. Había muchas madres en la misma situación, desesperadas. Yo debía traer al mío vivo o muerto”, indicó entre sollozos.

El cuerpo de Rickitillo, como lo conocían en la Sur Oscura, yacía frío en la morgue de Zorritos, Perú.

Foto de Sistema Grana (31217987)

Un tributo en honor a los hinchas fallecidos en Perú

Leer más

La progenitora nunca estuvo de acuerdo con los viajes, por lo que varias veces le aconsejó para que ya no se vaya.

Antes, Christian había viajado a Colombia y Perú, por lo que ahora hizo la ‘vaca’ y juntó $ 80. Patricia vivía con el temor de que su hijo tuviera problemas con algún otro barrista, no que iba a morir igual que su papá, en un accidente de tránsito.

Socios Barcelona no tienen ningún tipo de seguro

Ayer, durante el sepelio de los siete hinchas de Barcelona fallecidos en Perú, varios familiares y amigos mostraron una propaganda que aseguraba que los socios del club tenían derecho a un seguro mortuorio de 3.500 dólares, algo que -a decir de ellos- no se estaba cumpliendo.

Consultado por EXPRESO, el actual presidente de la Comisión de Socios, Rafael Verduga, fue categórico: “No hay ningún seguro de vida. Lo que había (en la anterior administración) era un seguro mortuorio y este era exclusivo para socios, no para la afición general, y hasta donde sé, entre los muertos solo hay un afiliado al equipo”.

Verduga explicó que el seguro que existía fue eliminado por el actual presidente, Carlos Alfaro Moreno, al considerarlo “que el contrato iba en contra de los intereses del club”. “No le puedo dar más detalles porque está en manos de abogados, pero esto es parte de los temas delicados que hemos encontrado y que están terminando en problemas legales”, acotó.

El dirigente reseña que desde el domingo, el presidente Alfaro Moreno trabaja con los afectados, sin distinción de que sean o no socios del club. “Barcelona hizo las gestiones y el traslado de los cuerpos (valorado en más de $ 800 cada uno); además fue el nexo con la gente del Gobierno para la ayuda, y anoche (domingo) se les dio $ 1.000 a los familiares para gastos mortuorios, ya que algunos querían llevarlos a otras provincias”.