Deportes

Tamara Salazar se adaptó a los tiempos en su casa de Pusir Grande

La pesista ecuatoriana, medalla de plata en Tokio, entrenó varios meses en su casa ubicada en Carchi afrontando el encierro por la pandemia

Tamara-Salazar-Pesas-Ecuador
Tamara Salazar, medallista de plata en los Juegos Olímpicos de Tokio.cortesía

La levantadora de pesas ecuatoriana Tamara Salazar, medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Tokio, supo afrontar el encierro de la pandemia del coronavirus y con pocas herramientas mantuvo su preparación para obtener la presea olímpica.

Tamara Salazar se ubica en tercer lugar, en su primer arranque.

Tamara Salazar, una medalla de plata que se siente de oro

Leer más

Nacida en el Valle del Chota, localidad situada entre las provincias de Imbabura y Carchi, cuna de grandes deportistas ecuatorianos, Salazar es doble medallista mundial de levantamiento de pesas y ahora ganador de una presea de plata olímpica.

Para Salazar, la pausa por la pandemia no fue más que un aplazamiento de sus sueños y continuó entrenándose en su casa de la comunidad de Pusir Grande, donde tiene "una pequeña plataforma y una barra para realizar los entrenamientos" para mantenerse en forma, dijo a Efe en su momento.

En junio del 2020, pudo volver a sus prácticas habituales en un gimnasio de la comunidad para conservar su estado físico, algo que resultó clave en lo que significó este nuevo logró olímpico para el país.

Esta ecuatoriana comenzó a los 12 su pasión por los deportes, inicialmente en el atletismo y luego en la halterofilia gracias a una hermana que también practicaba la disciplina, una década luchando por lograr el sueño olímpico.

Una de sus motivaciones para entrar al mundo del levantamiento de pesas fue "demostrar que las mujeres somos fuertes y podemos realizar cualquier actividad", indicó Salazar al rememorar cómo en sus inicios había personas que "decían que ese deporte era solo para hombres".

Tampoco fue fácil el camino para llegar a las competiciones de alto rendimiento como los Juegos Panamericanos de Lima 2019 o los campeonatos mundiales de 2018 y 2019, donde quedó subcampeona dos años consecutivos, y reafirmó su tesón este lunes 2 de agosto, luego de obtener la presea olímpica en Tokio.