Deportes

De siete a diez partidos de suspensión por jugador en la revuelta PSG-Marsella

La Liga Francesa decide este miércoles sobre Neymar y los otros expulsados en el polémico cotejo del fin de semana. Ni hoy ni mañana jugarán

Paris Saint-Germain Marsella
Los jugadores, tanto del PSG como del Marsella, protagonizaron el domingo pasado varios actos que ensombrecieron la victoria del segundo equipo.AFP

Tras los insultos, los enfrentamientos, las cinco expulsiones, entre ellas la de Neymar, y la prórroga en las redes sociales, el polémico triunfo 1-0 del Marsella sobre el PSG del domingo tendrá un epílogo importante este miércoles 16 de septiembre luego de que la comisión de disciplina de la liga francesa decida las sanciones.

El primer dosier en la mesa seràn las tarjetas rojas que sacó el árbitro en la prolongación del duelo donde el punto de mira serán los parisinos Neymar, Layvin Kurzawa y Leandro Paredes, asì como los marselleses Darío Benedetto y Jordan Amavi, todos expulsados por una pelea. La pregunta del millón es: ¿cuántos partidos de sanción?

De acuerdo con el reglamento disciplinario de la Federación Francesa de Fútbol (FFF), utilizado como referencia para la Ligue 1, un jugador culpable de "un acto de brutalidad/golpe" puede ser castigado con hasta siete partidos de suspensión si se realiza fuera de una acción de juego, sin provocar una lesión.

Este podría ser el caso para Kurzawa, que golpeó en la cara a Amavi, que le devolvió uno similar. Por su parte Neymar, quien dio un golpe más suave en la parte trasera de la cabeza de Álvaro González, también se arriesga a esta sanción. Paredes y Benedetto, expulsados por "conducta antideportiva", debería recibir sanciones más ligeras.

En cada caso, la comisión deberá elegir entre una larga paleta de sanciones en función del criterio (comportamiento excesivo, intimidación o amenazas, empujones voluntarios...) y según eventuales circunstancias atenuantes o agravantes.

Cabe recalcar que ninguno de los jugadores implicados estará en el campo el miércoles en el PSG-Metz, ni el jueves en el Saint Etienne-Marsella, debido a que ambos partidos fueron aplazados de la primera jornada.

"Estoy muy preocupado por las decisiones (de la comisión de disciplina) porque no nos lo podemos permitir", reconoció esta mañana Thomas Tuchel, haciendo referencia a su reducido efectivo.

Acusaciones de racismo

Neymar Álvaro González
Neymar Jr. (d) reclamó por los supuestos insultos raciastas que le habría dicho el jugador del Marsella, Álvaro González.EFE

Además de las sanciones, la LFP entra también a investigar las acusaciones de racismo que Neymar dice haber recibido por parte del defensa marsellés Álvaro González, por lo que la comisión de disciplina podría lanzar una instrucción de varias semanas.

"Mi único lamento es no haber golpeado en la cara a este tonto", manifestó Neymar en Twitter tras el partido, acusando al español de haberlo llamado "Mono hijo de puta".

El PSG ha argumentado que existen imágenes de insultos entre los dos jugadores filmadas por una cámara de BeIn y no difundidas por Telefoot, encargada de retransmitir el partido.

"Están siendo visionados por nuestros equipos", señaló este martes el PSG.

El Marsella insiste en que Álvaro González no insultó de manera racista a la estrella brasileña; mientras que el técnico del equipo, André Villas Boas, subrayó que estará detrás de su jugador y que no tiene dudas sobre él.

Para el centrocampista Valentin Rongier, es "imposible" que Álvaro hiciera un insulto racista. "No escuché nada", añadió en rueda de prensa.

Neymar se mostró el lunes más relajado en las redes sociales, pero no se desdijo de sus acusaciones.

"Yo soy negro, hijo de negro, nieto y bisnieto de negros también. Estoy orgulloso y no me veo diferente a nadie. Ayer quería que los responsables del juego (árbitros, asistentes) se posicionasen de forma imparcial y entendiesen que no hay cabida para tal actitud de prejuicio", señaló.

Si se prueban los insultos racistas, Álvaro González se arriesga a diez partidos de sanción como máximo.

Otra acción presunta fue el escupitajo de Ángel Di María hacia González, denunciado por el jugador en el campo y por Villas-Boas, también podría ser examinado.