Deportes

Lucely Chalá sobre Renato Ibarra: "Me presionaba psicológicamente"

En una entrevista para una revista mexicana, la esposa del atacante ecuatoriano cuenta cómo ocurrieron las cosas aquella noche del 5 de marzo.

Renato Ibarra
Renato Ibarra podría ser desvinculado del AméricaArchivo

Cuando las autoridades judiciales entreguen mañana su veredicto durante la segunda audiencia de formulación de cargos a Renato Ibarra, la dirigencia del Club América, indicará su decisión sobre el contrato que fue firmado con el futbolista hasta el 2023.

Después de las declaraciones de su esposa Lucely Chalá, quien relató la manera como fue supuestamente agredida por el futbolista, todo apunta a que el delantero del cuadro mexicano y mundialista con Ecuador en Brasil 2014 quedará fuera del club azteca. Si la jueza que lleva el caso, en la segunda audiencia de este jueves ratifica los cargos de tentativa de feminicidio, tentativa de aborto y violencia familiar, Las Águilas dejan anulado el contrato, porque así lo estipula una cláusula.

Fútbol

Renato Ibarra, a prisión por golpear a su esposa

Leer más

Lucely Chalá contó a la revista TVNotas lo que ocurrió la noche del jueves 5 de marzo. Cuenta que ambos crecieron en El Juncal, donde el 2013 se hicieron novios y al año siguiente comenzamos a vivir juntos, logrando tener un hijo en el 2015.

Añadió que cuando Renato jugaba en el Vitese de Holanda les iba bien y todo era amor. Pero una vez que llegaron a México, las cosas cambiaron.

"Con él los momentos buenos eran muy buenos, pero los malos eran muy malos. En ese entonces había discusiones, gritos, era violento con sus palabras, lastimaba mucho, me insultaba, sus enojos eran muy fuertes, pero nunca me pegó".

¿Qué podía propiciar un momento malo? le consultaron y ella respondió: "Es que con Renato nunca se sabía. A veces podía estar bien y de repente explotaba por cosas leves, como que yo llegara tarde a una cita con él. Podía durar una semana o dos molesto conmigo".

renato ibarra carcel preso

América de México rescindiría contrato con Renato Ibarra

Leer más

Perdió un bebé

Indicó que la relación se puso fea a partir de finales del año pasado. Pese a los problemas de pareja, ambos decidieron tener otro hijo. "En septiembre, él me dijo que era momento de hacer crecer la familia y yo dejé de cuidarme y en noviembre quedé embarazada, pero desgraciadamente justo en Navidad perdí a mi bebé", añadió Lucely Chalá.

Pero no dieron el brazo a torcer y volvió a embarazarse. "Actualmente tengo nueve semanas de gestación" relató a TV Notas.

Los problemas

Lucely dice que empezó a tener serios inconvenientes con Renato en los últimos meses del 2019. "Comenzamos a tener problemas de pareja muy fuertes. Hace unas semanas, un día agarró sus cosas y se fue, pero al día siguiente regresó. En diciembre pasado, él se lesionó y tal vez eso le afectó; yo no supe en qué momento crecieron tanto las cosas, pero hace unas semanas me dijo que quería que nos separáramos. Como él comenzó a ser grosero conmigo, acudí con el abogado Ricardo Heinch para ver qué procedía ante la violencia emocional y verbal con la que él me presionaba psicológicamente, pues me menospreciaba y amenazaba con no darme dinero", relató.

Lucely contó que desde que está con Renato, ha tenido problemas con su familia y que ellos nunca los han dejado tranquilos. "Dos días antes de la agresión, Renato mandó a traer de Ecuador a sus familiares: su hermana Alexandra, el esposo de ella, Marlon; su hermano Bayron y su esposa Tania, y Víctor, un amigo en común, quienes se quedaron en nuestra casa", indicó.

¿Por qué vinieron?. Ella añadió que una semana antes, su hermana Karen llegó de Ecuador para ayudarle con su embarazo y eso como que le molestó a Renato, argumentando que también traería a su familia para que lo proteja.

Agresiones del 5 de marzo

La mujer comentó que Renato se está recuperando de su lesión y esa tarde se había ido a entrenar. Mientras él estaba fuera, ella y su hermana recibieron insultos de la familia de él. "Por eso nos salimos de la casa y regresamos hasta la noche cuando ya estaba Renato y hablé con él para pedirle que calmara las cosas, que no hubiera problemas. Se irritó. Renato y yo estábamos en la habitación y él me jaloneó del cabello y me empujó contra la pared. Lo hizo pese a que sabía que mi embarazo era de riesgo por la pérdida tan reciente que tuve. Mientras él me pegaba, sus familiares, en lugar de calmarlo, comenzaron a pegarle a mi hermana y luego a mí. Lo bueno es que en la casa estaba un amigo en común, Víctor, quien nos metió a un vestidor", enfatizó la mujer.

Cuenta que su niño mayor gritaba que no le peguen a su mamá. "Sentí mucho miedo y me encomendé a Dios. Él nos salvó", señaló.

Mientras se desarrollaba la pelea, Karen logró enviarle un mensaje a su otra hermana, Liseth, (exesposa del fallecido Cristhian Benítez), quien vive en Ciudad de México, desde hace muchos años. "Ella hizo la llamada a la policía. Cuando sus familiares se dieron cuenta de esto, se gritaron entre ellos: Ya cálmense, que están llamando a la policía, y pararon. Karen se levantó y yo le dije a Renato: ¿Por qué nos estás haciendo esto? ¿Te das cuenta de que estoy embarazada. Llevo en mi vientre a tu hijo. Como pude, agarré a mi niño y con mi hermana nos fuimos al coche hasta que llegó la policía. Le explicamos lo que ocurrió, los dejé pasar y detuvieron a Renato y a su familia. Él se rehusaba a salir de la casa, hubo muchos gritos, forcejeos, hasta que lo sacaron. Él intentó de todo para que los policías lo soltaran", destacó.

Al llegar al Ministerio Público, Lucely tuvo un sangrado y la llevaron en ambulancia al hospital. Los médicos le dijeron que había un peligro de aborto y le mandaron reposo total, por lo que me tuvo que quedar hospitalizada, donde rindió su declaración.

Lucely añadió que por ahora no está en condiciones de perdonar a su esposo. "Eso no me compete a mí, eso se lo dejo a las autoridades, ellas se encargarán de saber qué hacer", relató. Esta versión engancha con lo dicho últimamente por el abogado defensor de las hermanas Chalá, quien argumentó que no están buscando ningún arreglo extrajudicial, que todo se debe resolver de acuerdo a lo que digan las autoridades.