Deportes

La normalidad es utopía para el fútbol mundial en 2020

Copa Ecuador sin el Astillero y en peligro los torneos de menores y femenino, mientras en Europa se cambian formatos.

Borussia M
Los hinchas del Borussia Mönchengladbach pagarán para que sus imágenes estén en los graderíos en lo que resta de la temporada de la BundesligaCortesía

El fútbol volverá. No hay duda. Pero, este año no será el mismo debido al coronavirus. Está sin espacio para desarrollarse con normalidad y cambiará hasta en sus tradiciones para cumplir con sus agendas y convenios comerciales.

No hay otro camino. Al menos, no para FIFA, que insiste en que todos los torneos deben terminarse en la cancha. Y Ecuador vive ese escenario lleno de cambios, a pesar de que cuenta con varios meses para cerrar sus competencias.

Por ejemplo, Barcelona, Emelec y Guayaquil City renunciaron a la Copa Ecuador y hay una corriente que busca que se cancelen los torneos de las formativas por este año.

AP20026736092411.0

Vanessa Bryant y su primer aniversario de matrimonio sin Kobe

Leer más

El entrenador de la selección nacional sub-20, Jorge Célico, está al tanto y lejos de juzgarlo, dijo que “hasta se entiende este tipo de postura”.

En caso de darse, él anunció que pedirá a los equipos que los jóvenes que son considerados como seleccionables por lo menos entrenen con la plantilla mayor. El próximo año habrá un Sudamericano sub-20 y necesita que los jugadores estén en plena actividad.

El fútbol femenino local lo pasa peor porque lo quieren cancelar. Con eso, se terminó la confianza en el discurso de apoyo a su crecimiento, así lo dijo la capitana de Ñañas, Fernanda Vásconez.

Aunque, la seleccionadora nacional, Emily Lima, dijo que siempre se ha cortado por el lado más débil. “La gran mayoría hará que el fútbol femenino pague por este momento, pero esto no es una novedad para nosotras que ya trabajamos 20 años en esto, sería hasta común”, lamentó.

Tres equipos ya han mirado a la rama femenina como la primera para recortar del presupuesto. Y eso, sin considerar que no es posible, ya que el club femenino es obligación para cada institución, para contar con las licencias que permiten participar en torneos internacionales.

La LigaPro no se escapa de estos cambios constantes. Su presidente, Miguel Loor, puso sobre la mesa de discusión el terminar el año sin público en los estadios, pero saltando a la modalidad de transmisión por televisión de pague por ver.

Público en el estadio es muy complicado, probablemente confirmado que en 2020 no habrá y hay que analizar qué pasa en 2021.

Miguel Ángel Loor, presidente de LigaPro

Las Eliminatorias Sudamericanas también entraron a estudio. La Conmebol se reunió el pasado viernes y decidió mantener el inicio para las fechas de septiembre. Aunque, aclaró que espera la decisión de la FIFA, que considera la posibilidad de no jugar a escala de selecciones en este 2020.

En Europa existe un mayor apuro por la agenda

Marat safin

Coronavirus: Marat Safin cree que todo fue intencional para implementar chips a los seres humanos

Leer más

La temporada estaba por terminar en Europa. Y eso ha llevado a lanzar varias ideas. En Inglaterra, por ejemplo, planifican cumplir los 433 partidos pendientes de las diferentes divisiones en 56 días. En la Premier restan por jugarse 92 partidos (2 de la fecha 28 y 10 por jornada hasta la 38).

La UEFA y la Asociación de Clubes Europeos trabajan en la modalidad para terminar la Champions League. Hay dos corrientes. La primera maneja un torneo con los ocho mejores en una sola sede, a partidos únicos, tipo fase final de Mundial. La otra propone que los cuartos de final y semifinal se jueguen a partido único, pero en diferentes ciudades, neutrales para los clubes.

Los cambios no solo serán en los formatos. El fútbol no contará con hinchas en varios países. Al menos, no de inmediato. En Bélgica y Alemania prohibieron la asistencia a eventos masivos hasta el 31 de agosto. Algunos clubes como el Borussia Mönchengladbach se organizaron para que se ubiquen figuras de cartón en los graderíos. Lo mismo ya está sucediendo en la liga de Bielorrusia, donde el Dynamo Brest vende entradas virtuales para los hinchas que no quieren ir al estadio por temor a un contagio (en ese país no está prohibido ir al fútbol). Se paga la entrada y el club imprime el rostro del hincha para ubicarlo en un maniquí entre los graderíos.