Deportes

Longboard Girls Crew, velocidad, adrenalina y libertad

Este movimiento nació en España en 2010 y llegó a Ecuador para fomentar la disciplina. Hoy, 50 mujeres potencian este colectivo

Longboard-girls-crew
Andrea Gómez es embajadora de Longboard Girls Crew Mundial y encabeza el movimiento en Ecuador.Christian Vinueza / EXPRESO

“Es un shot de adrenalina”, “sentirse libre”, “es exigirte a ti misma”, “a veces se siente como arte, a veces es felicidad”. En 2012, el colectivo mundial Longboard Girls Crew (LGC) -que nació en Madrid, España en 2010- llegó a Ecuador con el objetivo de promover la cultura. El deporte era reinado por hombres, pero con los años, las mujeres de esta comunidad se han abierto espacio en organización de eventos, clínicas de la disciplina y voz en las competencias a nivel nacional.

Alberto-Illanes-entrenador-The-Strongest

Rival de Barcelona en Copa vendrá con entrenador interino

Leer más

Fluir en una tabla, muchas veces, de forma errada, puede parecer algo sin mucha importancia desde fuera, pero para estas mujeres es sinónimo de valentía, coraje y libertad.

EXPRESO conversó con varias de las que practican el deporte, entre esas la embajadora actual de LGC en Ecuador, Andrea Gómez, quien contó cuál es el rol de este colectivo y su influencia en las mujeres que se animan a tomar una tabla y deslizarse.

“Mi función es motivar a las chicas para que patinen, que sepan que la comunidad es un espacio para desenvolverse sin ningún inconveniente. Que los ratos que vivimos sean amenos, que pierdan el miedo, de que si te caes te levantas, de que nadie se va a reír de ellas. Ser un soporte para ellas. Recomendarles qué comprar, qué utilizar y qué hacer”, explica la rider (patinadora) de 28 años.

  • Longboard-girls-crew
    Las patinadoras de LGC Ecuador se unen semanalmente a patinar en diferentes lugares.Christian Vinueza / EXPRESO
  • Longboard-girls-crew
    Las patinadoras de LGC Ecuador se unen semanalmente a patinar en diferentes lugares.Christian Vinueza / EXPRESO
  • Longboard-girls-crew
    Las patinadoras de LGC Ecuador se unen semanalmente a patinar en diferentes lugares.Christian Vinueza / EXPRESO

Mientras sonríe recordando que salió temprano del trabajo para patinar y se coloca el casco para practicar downhill en el Jardín Botánico, Gómez reconoce que estar a la cabeza de la comunidad “es una pérdida económica, pero una ganancia emocional”.

Romario-Caicedo-Sudamericana-Copa

Emelec: Fuerza mental en el Bombillo

Leer más

Comenzó en 2014 en el deporte con un amigo y luego, la entonces encargada del colectivo le propuso ser embajadora.

“Al ser embajadora te conviertes en un modelo a seguir y las normas que hay, en cuanto al manejo de la página, es no sexualizar a la mujer en el deporte, como por ejemplo hay gente que piensa en longboard y cree que es una chica de California con traje de baño cuando no es eso; no hacer comentarios machistas, involucrar a toda la comunidad, dejar el bienestar personal y buscar uno mayor”, puntualiza.

Gómez reconoce que el movimiento crece con fuerza y lo que más la satisface es que cada una ha sido atrapada por el deporte de acuerdo a sus diferentes percepciones y experiencias.

Patinar es sentirse libre mientras haces deporte. Esa emoción y adrenalina después de una bajada o de que te salga un truco, es increíble.

Paulina Rodríguez, patinadora

“Creo que lo bacán de patinar es verlo como una prueba para una misma. Es aprender, no solo a rodar, sino de forma física, mental y emocional. Tienes que desbloquear niveles y superar miedos al caerte. Si pasa, te vuelves a levantar y no dejas que el pánico te gane”, cuenta Ana Luque.

Fabián-Bustos-técnico-Barcelona

Fabián Bustos es el entrenador de la semana en la Copa Libertadores

Leer más

Para Joselyn Prieto es un grito a la libertad. “Patinar te libera de muchas cosas, te hace más exigente contigo misma y cada vez que quieres hacer más, vas a más velocidad, conoces más lugares y en el camino también te encuentras con gente increíble que te ayuda a crecer y no rendirte”.

De hecho, Karla Montesinos, quien el año pasado se convirtió en una nueva embajadora de LGC, explicó cómo ha sido la convivencia con hombres a la hora de patinar en los mismos lugares.

“Al principio daba un poco de recelo que ellos sabían más que yo o aún no podía hacerlo como ellos, pero al menos en la comunidad los chicos son bastante buenos, te motivan. Hay un ambiente en el que ellos siempre están predispuestos a dar consejos”, agregó la rider de 29 años.

  • Longboard-girls-crew
    Es clave utilizar estas herramientas para garantizar, primero, tu seguridad, y después, poder practicar el deporte correctamente.Christian Vinueza / EXPRESO
  • Longboard-girls-crew
    Es clave utilizar estas herramientas para garantizar, primero, tu seguridad, y después, poder practicar el deporte correctamente.Christian Vinueza / EXPRESO
  • Longboard-girls-crew
    Es clave utilizar estas herramientas para garantizar, primero, tu seguridad, y después, poder practicar el deporte correctamente.Christian Vinueza / EXPRESO

De hecho, algo clave para el crecimiento de la comunidad y el deporte ha sido impartir clínicas, en las que los hombres, al contrario de confrontarlas, las asisten.

A veces lo siento como si fuera arte, en otros momentos como felicidad pura. Pero lo que siempre siento cuando patino es libertad total.

Giomar Puente, patinadora
Barcelona-Aucas-LigaPro

Jugar durante la Copa América, una salida para el campeonato nacional

Leer más

“Siempre están prestos a ayudar y enseñarte. La comunidad es bien receptiva y no discriminamos a nadie por su sexo. Ellos también se interesan en enseñar. Tuvimos nuestra primera clínica el año pasado y tuvimos más de 50 personas. Pero por el tema de bioseguridad estamos evitando hacer eventos. La idea es que vengan niños que aún pueden desarrollarse a un nivel deportivo más alto porque también puede llegar a ser una carrera”, explicó Gómez.

Hay diferentes modalidades en el deporte: dancing (usas una tabla más grande y flexible y bailas sobre ella); cruising (tener una tabla y transportarte en ella); downhill (descender pendientes a grandes velocidades, el récord mundial es 146 km/h); slalom (tabla más chica para tener más giros) y Freeride (hacer trucos variados a velocidad en lomas).

Ellas están firmes y convencidas que del suelo no pasan, que cada encuentro con el pavimento es una experiencia, un motivo más para levantarse y luchar contra los miedos. Son libres y empoderadas sobre su tabla.