Con o sin Lebron James, los Lakers son una ruina

  Deportes

Con o sin Lebron James, los Lakers son una ruina

El equipo de baloncesto de Los Ángeles perdió su quinto partido consecutivo, esta vez ante los Kings de Sacramento por 114-120

James-Westbrook-Lakers
Russell Westbrook y LeBron James se toman la cara en la derrota de los Lakers.cortesía

Cinco derrotas consecutivas y diez en los doce partidos que llevan este curso. Los Angeles Lakers siguen sin tocar fondo y la noche del viernes 11 de noviembre cayeron en casa ante los Sacramento Kings (114-120) en un encuentro que no jugó LeBron James por lesión y que deja a los angelinos con un ridículo balance de 2-10.

KYRIE IRVING Nets

Adam Silver: "No tengo dudas de que Irving no es antisemita"

Leer más

En ruina total, la franquicia de púrpura y oro comparte en estos momentos el peor registro de la NBA con los Houston Rockets (también con 2-10).

Sin LeBron, con molestias desde el partido del miércoles ante Los Angeles Clippers, los Lakers se vieron agarrotados y sin recursos en un final apretado en el que los Kings (5-6), que llevan cinco triunfos en sus últimos siete encuentros, estuvieron mucho más acertados y contundentes.

De’Aaron Fox, letal en el desenlace, fue el mejor de los Kings con 32 puntos, 7 rebotes y 12 asistencias.

Domantas Sabonis sumó 21 puntos, 10 rebotes y 6 asistencias, pero fue de más a menos porque tuvo problemas con las faltas.

Anthony Davis (24 puntos y 14 rebotes) y Russell Westbrook (21 puntos y 11 asistencias) lideraron a unos Lakers en los que Lonnie Walker IV y Austin Reaves metieron 19 puntos por cabeza.

El mexicano Juan Toscano-Anderson aportó 5 puntos, 3 rebotes y una asistencia en 13 minutos para unos Lakers a la deriva y que hoy reciben a los Brooklyn Nets de Kevin Durant.

Con 1.06 para el final, una penetración de Fox situó a su equipo con +2, Patrick Beverley falló un triple clave a continuación tras varias posesiones en las que Davis sufrió un dos contra uno, y de nuevo Fox, con un gran “fadeaway”, colocó un 114-118 que ya sonaba a una sentencia con solo 32 segundos por disputarse.