Deportes

Jaime Ayoví: "Arruinaron mi continuidad en la Tri y no me soltaron a la Premier"

El ahora jugador de Guayaquil City se confesó con EXPRESO; pudo llegar hasta Inglaterra pero equipos de México y Arabia Saudita se lo impidieron

Jaime Ayoví Guayaquil City
El delantero ecuatoriano Jamie Ayoví (d) entrena ya en el Guayaquil City. Vuelve al país después de 7 años.Cortesía

La conversación fue más como un desahogo para Jaime Ayoví. Después de siete años de no jugar en Ecuador, el delantero vuelve a su casa, a sus orígenes y hace un balance serio, pero a la vez duro consigo mismo al calificar de que hubo situaciones y decisiones de las que aún se “arrepiente” de su paso por México, Arabia Saudita y China. No lo dejaron crecer futbolísticamente, dice. Lo vendieron sin su consentimiento, algo que le pasó factura en la selección y en no recalar al fútbol de Inglaterra. Hoy encara un reto con Guayaquil City, hasta diciembre.

¿Qué cambió del Ayoví de 2010 que se hizo goleador y trascendió al extranjero?

En 2009 me prestaron al Manta y conocí al técnico Fabián Bustos, quien me hizo explotar como delantero, porque en Emelec era volante. Con él empecé a marcar. En el último partido de 2009 le hice un gol a Emelec, lo que me valió para regresar al Bombillo. Recuerdo que a los dos días me llamaron porque Sampaoli (DT del equipo 2010) me había visto y me quería.

¿Qué le dijo ahí Sampaoli?

Nos juntó a todos y nos dijo que iba a sacar lo mejor de nosotros, que lo único que quería es que trabajemos fuerte. Después me dijo que me iba sacar goleador del torneo y que iba a llegar a la selección. Le respondí riendo: “Profe, si no me hace jugar cómo me va a sacar goleador”. Él respondió: “Ya vas a ver”. Tiempo después me hizo jugar y empezaron a salirme las cosas; me llamaron a la Tri.

¿Cómo fue eso?

Era mi primera convocatoria, no sabía nada porque la notificación llegó al club. Sampaoli me encaró: “¿Te acuerdas lo que te dije?. Bueno, ya estás en la selección”. Yo me puse a llorar; fue algo muy emocional y bacán. Tuve un buen año, porque me sirvió para irme al fútbol internacional, a México.

¿En 2010 solo México lo quería?

No, estas son las cosas que por ahí uno se arrepiente. Yo era inmaduro, tenía 21 años y tuve propuestas de varios clubes mexicanos y hasta aparecieron el Aston Villa y West Ham de Inglaterra; estos últimos vinieron en noviembre a Ecuador para verme en algunos partidos.

¿Por qué no escogió Inglaterra?

Ellos hicieron una propuesta y la parte económica no era buena; sin embargo, no me interesaba la plata porque era Inglaterra. Pese a ello, en ese momento las personas que me manejaban me aconsejaron que vaya primero a México, Toluca en este caso, porque jugaba en la altura y eso me iba a ayudar en la selección, donde estaba siendo titular. Seis meses después del Toluca, me compró el Pachuca, club que me vendió a Arabia Saudita sin decirme nada. Yo no quería ir, tenía 23 años y estaba en mi mejor nivel, pero me obligaron.

¿Cómo fue esa situación?

Fue dura. Yo estaba rindiendo en la selección y en el Pachuca cuando pasó todo. Vine a un partido con la Tri en Quito (2012) y después pasé por Guayaquil para visitar a mi familia, ahí me enteré por las noticias que me habían prestado al fútbol árabe. Llamé a México y les dije que no iba a ir e intenté regresar, pero me bloquearon la visa de ingreso. Desde Guayaquil tuve que irme directo a Arabia porque ya estaba hecho el traspaso. Me fui y allá me lesioné del peroné (pierna izquierda). Tiempos después llegué a Liga de Quito a préstamo (2013) y regresé a Tijuana (2019).

En Tijuana se dijo que no se adaptó a jugar en césped sintético, ¿Fue verdad?

Sí. Yo venía de la lesión y cuando te operan del tobillo queda totalmente inflamado. Se puede jugar, pero se inflama hasta que pase un tiempo y no me pude adaptar. Luego tuve la oportunidad de ir a Godoy Cruz (2014), donde mi carrera se realzó.

¿Considera que en Argentina fue su mejor nivel?

Sin duda alguna. Era un fútbol muy competitivo. Los primeros meses casi ni jugaba. Recuerdo que le dije a mi representante que me quería ir porque no me daban minutos; de ahí que empecé a prepararme mejor hasta que tuve muy buenas temporadas, entonces apareció nuevamente el interés del West Ham (Inglaterra) y la poderosa propuesta de China, liga donde tampoco me quería ir... Creo que esa era mi gran oportunidad de irme al fútbol inglés.

¿Y por qué no se fue?

Godoy Cruz me vendió porque solo tenía el 50 % de mi pase; el otro 50 % era de Tijuana. Si uno aceptaba, el otro estaba obligado a venderme, y a Tijuana le interesó mucho la oferta.

¿A todas estas desventuras le debe la irregularidad en la Tri?

Sí, mi traspaso al fútbol árabe, justo cuando era titular en la selección, complicaba mi venida porque eran dos días de viaje y ya llegaba al último entrenamiento, y agotado. Eso pasó factura; arruinó mi continuidad al 100 %. En mi mejor momento, en Argentina, me mandaron a China y tampoco podía venir... Esas son las dos cosas de las que aún me arrepiento.

Siete años después regresa al fútbol ecuatoriano, ¿qué le llamó la atención de Guayaquil City?

En mi cabeza estaba jugar, ganar minutos y en Argentina no había fecha de regreso por el coronavirus. En cambio, acá ya había una. Del City me motiva que es un equipo que juega bien al fútbol, eso me di cuenta cuando le ganó a Emelec (2-1) en Capwell el 23 de febrero; además mi familia vive aquí.

¿Emelec lo quiso fichar?

Sí, ellos me querían pero para 2021, y como sabemos ya tienen un equipo formado, además por la pandemia renovaron a algunos hasta diciembre y yo no entraba. Ahora estaré con Guayaquil City hasta diciembre y ya veremos si en futuro llego a Emelec; me quiero sacar la ‘pica’ de la final que no ganamos en 2010 a Liga de Quito (sonríe).

LA FICHA DE LA YOYA

Fecha nac.: 21/02/1988 (32 años) / Posición: delantero / Trayectoria: Emelec (2009-2008 y 2010), Manta (2009), Toluca (2011), Pachuca (2011-2012), Al-Nassr (2012-2013), Liga de Quito (2013), Tijuana (2014), Godoy Cruz (2014-2016 y 2020), Beijing Renhe (2017-2018), Shabab Al-Ahli Dubai (2018-2019) y Guayaquil City hasta diciembre del año en curso.