Hakimi esconde las carencias del París Saint-Germain

  Deportes

Hakimi esconde las carencias del París Saint-Germain

El marroquí Achraf Hakimi, con dos goles, el segundo en el tiempo añadido, dio la victoria al París Saint-Germain frente al colista de la Ligue 1, el Metz

Como la pasada jornada frente al Lyon, el París Saint-Germain se salvó sobre la bocina.
Como la pasada jornada frente al Lyon, el París Saint-Germain se salvó sobre la bocina.EFE

El marroquí Achraf Hakimi, con dos goles, el segundo en el tiempo añadido, dio la victoria al París Saint-Germain frente al colista de la Ligue 1, el Metz, que mostró algunas de las carencias del cuadro parisino, abonado al individualismo sin un sistema reconocible.

Lionel-Messi-PSG-Pochettino

Lionel Messi, insatisfecho al ser cambiado por Mauricio Pochettino

Leer más

Como la pasada jornada frente al Lyon, el París Saint-Germain se salvó sobre la bocina. Si hace tres días el argentino Mauro Icardi se disfrazó de héroe con un tanto en el minuto 93, ahora el turno le tocó a Achraf, que firmó un partido sobresaliente para dar la victoria a su equipo.

Los cerca de 1.000 millones de presupuesto del cuadro parisino estuvieron a punto de naufragar ante los 85 del Metz. El primero de la tabla y con más poder económico casi no pudo con el más "pobre" y con el peor de la clasificación. Y es que, a veces, los nombres y el dinero no bastan para convencer.

De momento, el París Saint-Germain no lo hace. No muestra un juego colectivo reconocible. Brillan las individualidades, juega a ratos y parece que tardará en dar la tecla de un juego más reconocible. Pero aún así, gana. Otra cosa sería ilógica con las inversiones millonarias de este verano.

Sin embargo, rivales como el Metz, el más débil de la Ligue 1 hasta el momento, son capaces de plantar cara al cuadro parisino, que, también es cierto, no tiene suerte con las lesiones. En esta ocasión, Mauricio Pochettino acumuló hasta siete bajas, incluidas las de Lionel Messi, Marco Verratti, Sergio Ramos o Layvin Kurzawa.

Pese a tener la enfermería repleta, el fondo de armario del París Saint-Germain es impresionante y el técnico argentino todavía tiene que sudar la gota gorda para elegir un once. En esta ocasión, jugadores como Ángel Di María o Luigi Donnarumma, se quedaron fuera. Wijnaldun y Keylor Navas, ganaron la partida. Y Ander Herrera, uno de los hombres más en forma del club, se quedó en el banquillo.

Sin Messi, con una contusión en una rodilla, la responsabilidad de acaparar los focos recayó de nuevo en Neymar y Kylian Mpabpé. Para completar el tridente, Pochettino colocó a Icardi y el París Saint-Germain comenzó fuerte, como un huracán que durante 25 minutos disfrutó de muchas ocasiones.

En una de las primeras, muy pronto, Achraf Hakimi, a los cinco minutos, abrió el marcador tras recoger un rechace de Icardi. Después, el PSG disfrutó de sus mejores minutos y Mbappé en dos ocasiones, pudo marcar. Neymar, eléctrico, se convirtió en un incordio para el Metz, que, finalmente, reaccionó.

Messi-psg-brujas

Lionel Messi fue titular en el PSG, pero no le alcanzó para ganar

Leer más

Y lo hizo a lo grande. Primero, con un aviso de Niane, que a punto estuvo de marcar de chilena; después, con un intento de Yadé en un córner; y, finalmente, Boubacar Kouyaté, de cabeza, también en un saque de esquina, igualó un marcador que no se movió gracias a Keylor Navas, que sacó una mano milagrosa para frenar en un mano a mano a Lamine Gueyé.

En el segundo acto, al PSG se le apagaron las luces. Sólo Neymar y Wijnaldum, con un par de disparos que rozaron el palo derecho de la portería del Metz, pusieron algo de picante al choque hasta la aparición salvadora de Achraf, que salvó al PSG con un zurdazo que volvió a encender la llama de la victoria de un equipo que sin un colectivo fluido no conseguirá un premio más gordo en competiciones con rivales de entidad como la Liga de Campeones.

Por detrás del París Saint-Germain sigue el Olympique Marsella, que no aprovechó la oportunidad de recortar puntos y empató sin goles ante el Angers, que tampoco se mueve de su posición: sigue tercero. En un partido aburrido, solo Luis Henrique, para el Marsella, dispuso de una oportunidad clara que se quedó en nada porque no acertó en un mano a mano frente a Paul Bernardoni.

Tampoco le fue bien la jornada a una de las sorpresas agradables del inicio de curso. El Lens, eufórico tras ganar el derbi del norte al Lille la pasada jornada después de años sin conseguirlo, se pegó un tortazo. Ludovic Ajorque, con un cabezazo certero, dio la victoria al Estrasburgo por 0-1.

El Niza, uno de los clubes que más ha invertido este verano, tampoco ganó. Perdió con el mismo resultado, 1-0, en su visita al Lorient, que con un tanto de Monconduilt en la primera parte, se llevó la victoria. Gouiri pudo empatar, pero falló un penalti.

Mientras, el Lyon ya está cerca de los puestos europeos después de ganar 3-1 al Troyes. Tuvo que remontar el tanto de Chavalerin al filo del descanso y lo hizo con los tantos del suizo Xherdan Shaqiri, el primero que marca en la Ligue 1, y de los brasileños Emerson y Lucas Paqueta, que sentenciaron en los últimos veinte minutos.

En el Stade Louis II, el Mónaco tomó aire después de un inicio errático de curso y logró una victoria importante frente al Saint-Étienne (3-1) para alejarse de los puestos de descenso y hundir a su rival, penúltimo en la clasificación tras encadenar cuatro derrotas consecutivas.

lionel messi

Messi tiene síntomas de una contusión ósea y es baja para el próximo partido

Leer más

Con Cesc Fabregas en el banquillo, el Mónaco firmó un duelo efectivo que resolvió en la segunda parte tras una primera igualada en la que Kevin Volland adelantó a los hombres de Niko Kovac y Denis Boudanga empató al borde del descanso.

En la reanudación, Wissam Ben Yedder, suplente desde el inicio, apareció sobre el terreno de juego para erigirse como el protagonista del Mónaco. Al minuto de salir al campo transformó un penalti y, muy poco antes del final, sentenció el duelo tras aprovechar una asistencia de Volland con un disparo desde dentro del área.

El Lille tampoco falló, aunque sufrió más que el Mónaco para llevarse los tres puntos frente al Reims. Después de dos derrotas consecutivas, el vigente campeón necesitaba ganar para dejar de asomarse al descenso. Lo consiguió. Lo hizo 2-1, aunque en la segunda parte bajó los brazos y estuvo a punto de volver a perder puntos.

Los hombres de Gourvennec se pusieron por delante en el acto inicial con dos cabezazos: el primero, de Jonathan David a pase de Burak Yilmaz, que también asistió en el segundo a Benjamin Andre, que remató un córner a la red de la portería del Reims. Después, Alexis Flips, de penalti, puso incertidumbre al encuentro a falta de quince minutos. Al final, el Lille aguantó y sumó tres puntos importantes.

En el resto de partidos, el Montpellier, con un doblete de Valère Germain, se atascó en su pelea por acercarse a Europa tras empatar 3-3 ante el Girondins, que sigue cerca del descenso; el Nantes, con un golazo del español Pedro Chirivella, el primero desde que llegó a Francia, superó con facilidad al Brest (3-1) y roza los puestos continentales; y el recién ascendido Clermont sufrió la goleada de la jornada, 6-0 ante el Rennes, que se acomoda en la zona media de la Ligue 1.