Deportes

Un golpe de realidad

La selección nacional está al borde de la eliminación del Preolímpico Sub-23, producto de errores en varias aristas

Preolímpico
Ecuador fue goleado por Colombia la noche del martes 21 de enero de 2020 en la segunda fecha del Preolímpico Sub-23.Ernesto Guzmán / EFE

Ecuador es bailado en el Preolímpico que se juega en Colombia. En dos partidos recibió siete goles, no marcó y está al borde de la eliminación. Bajo esas condiciones el fracaso parece seguro.

Y este mal paso tiene varias razones, identificadas por los exseleccionadores Sixto Vizuete y Polo Carrera, así como por el seleccionador de la Sub-23, el argentino Jorge Célico.

En los puntos que coinciden los dos primeros están la mala preparación del equipo, los problemas para la conformación y los planteamientos para los encuentros.

La mala preparación se refiere a que el equipo no tuvo el espacio suficiente para trabajar. Jorge Célico pasó demasiado tiempo con el encargo de la selección mayor y no tuvo la posibilidad de armar microciclos o partidos internacionales para la Sub-23. La fórmula que encontró para alistar a los suyos fue incluirlos en las nóminas de los partidos amistosos del combinado absoluto. Pero eso no fue suficiente.

Los problemas para la conformación fueron la poca ayuda de los clubes y la mala selección de jugadores.

Jorge Célico - Preolímpico

Preolímpico sub-23: pelearán hasta el final

Leer más

Célico tenía una lista preliminar de seleccionables, pero equipos como Emelec y Aucas no quisieron prestar a sus jugadores por diferentes razones. Se escudaron en que no se trataba de un torneo FIFA, así que no existía la obligación vía reglamento. Los clubes del exterior dieron respuestas similares, por lo que el estratega se vio obligado a conformar una plantilla diferente.

Además, creen Vizuete y Carrera, Célico dio mucha ventaja al refugiarse en la selección Sub-20 que fue tercera en el mundo el año anterior.

Tres años de diferencia es muchísimo. Al año cada jugador suma un promedio de 30 partidos y eso marca mucho. En esa edad todavía se nota la diferencia así que Ecuador dio demasiadas ventajas en ese sentido”, dijo Carrera.

Aclaran que sí es recomendable trabajar con ese equipo base, pero respetando los procesos paso a paso.

Vizuete considera que hay elementos de 23 años que pudieron potenciar el equipo, pero admite que tampoco hubo el tiempo necesario para hacer una verdadera selección.

Más allá de que el equipo fue conformado con elementos de 20 años, Carrera considera que Célico se equivocó en el planteamiento de los dos partidos, ante Chile y Colombia.

“Célico juega muy abierto y se expone a esta clase de resultados. Lo hizo en Universidad Católica y le pasaron seis, le sucedió con la selección mayor y terminó igual. Creo que no tomó las medidas preventivas del caso”, agregó Carrera.

Y Célico lo aceptó. Reconoció que ante Colombia hubo mucho espacio entre la última línea y los volantes. Esa zona fue bien aprovechada por Colombia y por eso sus ofensivos contaron con libertad para definir las jugadas.

El mismo Célico cree que están muy lejos del objetivo, sobre todo por la cantidad de goles en contra, pero advirtió que seguirán buscando resultados positivos en el torneo.

Ecuador no trabajó bien para este torneo. Hubo mucha distracción con la selección mayor, no sé cuántos microciclos sub-23 se cumplieron porque prácticamente no hubo espacio. Además, se jugó con chicos sub-20 y en esta categoría es mucha ventaja porque en un año acumulas 30 partidos de experiencia. Sí había otros elementos con la edad adecuada.

Sixto Vizuete, exseleccionador nacional

Jorge Célico estuvo mucho tiempo enfocado en la selección mayor porque eso requería el momento. La Ecuafútbol se demoró en designar al entrenador de la mayor y eso provocó este efecto dominó, sumado a que algunos equipos no prestaron a los jugadores y que se vieron chicos de mucha menor edad. Tres años es mucha diferencia para esta clase de torneos.

Polo Carrera, exseleccionador nacional

Por los goles en contra estamos virtualmente eliminados. Pero, esto es peleando hasta el final. Jugamos mal, tomamos mal las marcas, dejamos mucho espacio entre línea y los rivales ganaron con comodidad. El segundo tiempo contra Colombia jugamos mejor, independiente de que no pudimos convertir. Pero bueno, seguiremos peleando.

Jorge Célico, entrenador de la Sub-23