Deportes

Freestyle, lejos de la calle pero aún a la sombra del fútbol

Fernando Morlás, campeón ecuatoriano de freestyle, trata de evitar que se les relacione con un deporte de semáforo. Asegura que las marcas y empresas los buscan solo cuando juega la selección nacional

fernando morlás freestyle
Fernando tiene 22 años y cursa la carrera de Química y Farmacia en la Universidad de Guayaquil. Es campeón nacional de freestyle.Valentina Encalada / EXPRESO

Las semejanzas entre el fútbol y el freestyle son muchas y evidentes, pero son aún más la diferencias. Si bien ambas están conectadas por un balón #5 y la destreza de quienes puedan dominarlo a placer, una vive a la sombra de la otra y es observada nada más como atracción momentánea, al menos a nivel local.

egas-estrada_2019

El fútbol ecuatoriano vive su ‘Día D’

Leer más

"Solamente nos buscan cuando juega Ecuador y quieren que llamemos la atención del público para que se acerquen al stand", comenta Fernando Morlás, campeón nacional de fútbol freestyle, con más de seis años de experiencia.

Morlás retiene el campeonato desde 2018, año en el que se realizó el último certamen, en Quito. En 2019 no se ejecutó una nueva edición local debido a que Quito acogió el Abierto Latinoamericano de Freestyle y en 2020, como ya sabemos, todo se suspendió por la pandemia.

El joven estudiante, quien en 2019 pudo entrar al top 32 a nivel latinoamericano, empezó con sus primeras caricias al balón cuando tenía 16 años de edad. Sin estar seguro de que terminaría enamorado del freestyle, Morlás creyó que para ejecutar 'cascaritas y vueltas al mundo' a la perfección, debía primero ser un gran jugador de fútbol. Pero no es así.

"En ese tiempo mi limitación mental era que para hacer eso tenía que jugar fútbol en algún equipo. Cuando ya estaba por segundo o tercero de bachillerato me puse a ver videos tutoriales en internet, me enfocaba mucho en Ronaldinho. Entonces me di cuenta de que no era necesario aprender a jugar fútbol", narra y sonríe, mientras confiesa que cuando se trataba de partidos a él siempre lo mandaban al arco.

A pesar de que ha participado en activaciones, publicidades, comerciales y demás, el guayaquileño de 22 años es consciente de que vivir de lo que le apasiona en el país es prácticamente imposible. Pero en medio de su reflexión, distingue una problemática que le ha hecho replantear su manera de generar ingresos a través del fútbol freestyle: nunca más volver a pararse en un semáforo.

"Ya no me paro en los semáforos, si tuviera que hacerlo es porque realmente necesito el dinero para ayudar a mi mamá", afirma, sin evitar mencionar lo positivo y negativo de demostrar su talento mientras los autos están detenidos. 

A1-6506831 (16506831)

Ronaldinho sufre un revés judicial en Paraguay

Leer más

"De hacer plata se hace plata, se consiguen unos $ 25 en dos horas, pero desgasta bastante. Lo bueno también es que puedes limpiar una rutina en específico para poner en práctica durante alguna batalla. Otra ventaja es que pierdes los nervios para dominar el balón ante el público. Lo malo es que en caso de que te salga un futuro evento, el que te contrata te dirá ‘por qué me cobras tanto si en el semáforo te daban unas cuantas monedas", añade Morlás.

En Guayaquil existe un grupo muy pequeño de chicos que se dedican a practicar fútbol freestyle, son entre cuatro y cinco. Fernando se ha dedicado a sumar jóvenes, hombres o mujeres, para cuando él decida retirarse existan otros que continúen con el deporte.

¿Cuáles son las categorías del formato nacional de competiciones?

En el formato nacional hay tres categorías. La primera es Ironman, que consiste en ver quién tiene mayor resistencia en hacer un combo de trucos, quien más dure gana. La otra se denomina SickThree, que consiste en hacer un combo de tres trucos, pero ese combo tiene que ser el más difícil de todos y el que lo aterrice sale campeón. La última consiste en una batalla uno contra uno, se enfrentan tres minutos, en tres rounds de 30 segundos cada uno. Los jueces califican creatividad, control, domino, ejecución, limpieza y demás.

Orígenes del fútbol freestyle

fernando morlás freestyle
Fernando da clases personalizadas de freestyle a niños y niñas a partir de siete años.Valentina Encalada / EXPRESO

El hoy llamado fútbol freestyle o fútbol de estilo libre tiene sus orígenes hace casi 2.000 años y se remonta a juegos asiáticos como el chinlone, el jianzi y el sepak takraw. Incluso, varios de los trucos que ahora destacan en esta práctica fueron puestos en escena en Occidente, siglos después,  por artistas de circo.

Una de las primeras exhibiciones de freestyle en un campo de fútbol sucedió en el Napoli de Italia, cuando Diego Armando Maradona deleitó al público en el calentamiento previo al partido gracias a su exquisita capacidad de dominio del balón.

Luego aparece la figura del brasileño Ronaldinho de la mano de Nike con la campaña publicitaria 'Joga Bonito', allí se fomentaba la práctica de dominio de balón y se incitaba a desarrollar nuevos trucos. 

El mismo Ronaldinho fue nombrado por la Asociación Mundial de Fútbol de Estilo Libre (WFFA) como embajador del deporte.

En tanto, Fernando Morlás y el otro puñado de freestylers guayaquileños se juntan en el parque de la Kennedy o el Parque Samanes para pulir su técnica.