Deportes

La experiencia pesó a favor de Albina

La estrategia y la docilidad fueron las virtudes principales del ganador en el Clásico, de la última válida, de la hípica

Albina-hípica
Albina (caballo blanco) se quedó con el Clásico de la jornada en el hipódromo Miguel Salem Dibo.JIMMY NEGRETE / EXPRESO

"Faltan 180 metros, Albina saca dos cuerpos de ventaja. Punto Aparte se acerca y ahora está en segundo lugar. Faltan 100, Punto Aparte segunda y Albina se acerca a la meta. ¡Albina se mantiene! ...¡Albina gana el Clásico!”, así fue como la voz de Fabricio Paredes, narrador de la hípica, estremeció a los presentes que percibieron un emocionante final de carrera en el Hipódromo Miguel Salem Dibo.

Pau Gasol lesión

Pau Gasol sigue en el limbo, pero no se retirará aún

Leer más

Vamos paso a paso. El Clásico es la carrera más importante de la jornada en la que compiten los corceles con más nivel en el deporte. Las otras siete carreras también tienen su atractivo, pero este es el plato gordo.

El corcel estadounidense, Albina, era uno de los candidatos a quedarse con el Clásico por su vasta trayectoria en el deporte. Otros que tenían buena estadística eran los ecuatorianos Punto Aparte y Generoso.

Albina-hípica
Gustavo Luque fue el jockey que comandó a Albina hacia el triunfo.JIMMY NEGRETE / EXPRESO

Sin embargo, el corcel blanco que tuvo de jockey a Gustavo Luque y de preparador a Jaime Alfredo Estrada tenía una misión pendiente, ya no había podido coronar antes una de estas competencias.

“Fue emocionante porque empecé por detrás de Corfú y fui tomando un poco más de terreno y acortando distancias con el paso de los metros. En el final sentía que alguien se acercaba, pero hubo un sólido remate para asegurar el Clásico”, dijo Luque tras la carrera.

Oakley Mouth Shield casco temporada 2020

El casco anticoronavirus de la NFL

Leer más

Uno de los secretos que tiene Albina es su facilidad para manejarla. Estrada trabaja desde hace tres años con ella y reconoce que “es una yegua dócil”.

“La yegüita la tengo hace tres años, entonces sé como trabajarla. De estar con ella conozco sus mañas, sus cositas, no fue muy difícil prepararla para esta carrera: en el picadero la tuvimos uno o dos o tres días y después en la cancha, que es donde más tranquila y libre está”, cuenta el preparador de Albina.

Reconoció que fue una estrategia empezar desde el tercer puesto y de a poco escalar posiciones. “Así estaba planificada la yegua, la idea era que por los 800 metros tome mayor ventaja. Es muy dócil y fácil controlarla para que tenga fuerza en el remate y control en la conducción”.

Esta victoria se cocinaba hace tres semanas cuando ganó un especial en 1.600 metros. El semifondo le va bien a Albina, cuando muestra su poderío y disfruta galopar.