Deportes

Entrevista: Luis Romero, “siempre hice sentir mi rigor en los partidos”

El defensa del Mushuc Runa se caracteriza por ser un zaguero ‘bravo’.  En los juegos le hace frente a cualquier rival y no se dejaba amilanar

LUIS ROMERO
El jugador Luis Romero es considerado uno de los defensas más 'bravos'. Archivo / expreso

Luis Romero se ha ganado la fama de ser un defensa bravo’ en el fútbol ecuatoriano, una faceta que él mismo quiso mostrar cuando entraba a los campos de juego, aunque nunca se fue de ‘quiño’ con otro futbolista.

El manabita y actual zaguero del Mushuc Runa cuenta que algunos jugadores uruguayos (que pasaron por el balompié local) fueron los que más pelea le han dado. Comenta que una vez hasta le quisieron hacer comer césped.

Pero el temperamento de Romero se queda solo en el campo de juego, afuera es amiguero. Incluso su esposa, Rosario Zambrano, lo “molesta” frente a sus amigos y familiares porque es “calladito”.

¿Luis Romero siempre fue ‘bravo’ en los partidos?

Desde que empecé a jugar fui así. Mostraba el carácter de ser un jugador aguerrido, de no perder un balón, y creo que eso me ayudó para estar donde estoy y ser reconocido. Diferenciarme me permitió jugar en grandes clubes (Liga de Quito, Aucas, entre otros). Siempre hice sentir el rigor de Romero (entre risa).

Felipe caicedo

Felipe Caicedo está cerca de volver a jugar en la Serie A

Leer más

¿Alguien tuvo la valentía de encararlo, le salió alguien más ‘bravito’?

En 2018 tuve un choque fuerte con el uruguayo Gastón Rodríguez (Liga de Quito) cuando visitamos (Aucas) Casa Blanca. Él entró en el segundo tiempo y en la primera jugada le hice sentir la firmeza de Romero.

Después me empezó a insultar, a sacarme en cara su sueldo, incluso en una jugada arrancó el pasto y me lo tiró y le dije que ese pasto se lo iba a hacer comer, al mismo tiempo que le decía unas palabras ‘cariñosas’ (entre risas).

Con Jonatan Álvez (de Barcelona) en un partido (cuando jugaba por Liga) en Quito nos dijimos de todo desde que empezó el juego, pero con él me llevo muy bien porque coincidimos en Liga. Luego de los 90 minutos nos dimos un abrazo y bromeamos porque todo se queda en la cancha, así como los otros choques.

Los uruguayos me han salido ‘bravitos’, pero acá se encontraron con alguien de sangre fuerte (entre risas).

LUIS ROMERO
Luis Romero junto a Jonatan Alvez, delantero de Barcelona.HENRY LAPO

¿Alguien lo hizo amilanar? 

Hasta ahora ninguno. Siempre pensé que en el campo de juego tengo que mostrarme fuerte, con firmeza y mostrar seriedad. Siempre fui con todo sin importar el rival, porque no me dejaba de nadie.

¿Ser temperamental lo llevó a pelear alguna vez?

Nunca. Eso jamás pasó en mi carrera. Sí hubo muchas expulsiones, pero por jugadas. Sé que voy fuerte a las jugadas, pero siempre respeté a mi rival y nunca reaccioné así, a pesar de lo que me decían en la cancha. No perdía la cabeza.

¿En los entrenamientos también va con fuerza sobre sus compañeros?

En el entrenamiento no me gusta arriesgar mucho porque puedo lesionar a mi compañero. Tengo una anécdota en Liga en 2015. Con Nacho Mina (Narciso) estábamos haciendo un ejercicio de uno contra uno, Nacho adelantó el balón y cuando salgo no le fui fuerte. Zubeldía (Luis) se molestó y me gritó que me vaya a bañar y me sacó del entrenamiento porque no metía la pata fuerte. Luego me llamó y me dijo: ‘loco’, porque así me decía, ‘te grité para que la gente vea que tienes que meter, te lo dije para que los demás vean tu ejemplo’.

¿A qué jugador le hubiera gustado hacer sentir su fuerza?

Con la selección hubiese querido enfrentar al uruguayo Luis Suárez porque es aguerrido y bravo, quería chocar con él para medir quién salía más bravo, medir el temperamento.

¿Qué técnico le pedía que fuera fuerte en las jugadas?

Al ‘profe’ Rubén Insúa le gustaba que los jugadores se tiren de cabeza y vayan fuerte a la marca, por eso me pedía que vaya con temperamento. A Zubeldía también le gustaba mi rigurosidad, él me ayudó a asentar como central y por delante de una extranjero (Rodrigo Erramuspe).

¿Fuera de la cancha también es temperamental?

Mi carácter cambia un ciento por ciento. Fuera de la cancha soy una persona muy diferente porque me gustan las bromas, ser amigable y contento. Cuando estamos reunidos con amigos o familiares y hablamos de lo duro que soy en los partidos, mi esposa me molesta diciendo que afuera me transformo porque suelo ser callado (entre risas). También soy una persona que si ve a alguien en la calle o una persona de edad (adulto mayor) se me quieren salir las lágrimas, porque me quebranto.

Pero para defender a mi familia mi temperamento sí se duplica. Ellos son sagrados para mí.

En 2015 estuvo cerca de jugar la Copa América con la Tricolor ¿Considera que debió asistir a ese torneo?

En lo personal creo que fue injusto que no me llevaran a la Copa América (Chile). La decisión en ese tiempo la tomaba Quintero (Gustavo). Hice lo mío y me sacrifiqué. Merecía estar en la lista definitiva porque hice una buena temporada. Creo que hice todo lo posible para poder vestir la camiseta de la Tricolor, pero no se pudo.